Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué es el «imprimatur» que encontramos en algunos libros?

IMPRIMATUR,BOOK

Mercy McNab | Aleteia

Philip Kosloski - publicado el 03/08/18 - actualizado el 03/08/18

¿Y qué es un “nihil obstat” o un “imprimi potest”, también impresos en el interior de la cubierta?

Si abres un polvoriento libro católico viejo (y también alguno nuevo), normalmente hay unas expresiones en latín impresas en la contracubierta o en la portada. Estas palabras pueden ser cualquiera de las siguientes: imprimatur, nihil obstat ó imprimipotest.

¿Qué significan estos términos y por qué están impresos en tantísimos libros católicos?

La respuesta breve es que estos términos reflejan el permiso dado por una autoridad católica para publicar un libro católico determinado.

El actual Código de Derecho Canónico explica que “en las iglesias y oratorios no se pueden exponer, vender o dar libros u otros escritos que traten sobre cuestiones de religión o de costumbres que no hayan sido publicados con licencia de la autoridad eclesiástica competente, o aprobados después por ella” (Can. 827 §4).

El tipo de permiso también se extiende a libros litúrgicos y colecciones de oraciones católicas. Es la forma que la Iglesia tiene de “preservar la integridad de las verdades de fe y costumbres” (Can. 823 §1).

A los obispos se les confía la tarea de preservar la fe católica y esa tarea se extiende a cualquier publicación que trate sobre las enseñanzas o la vida devocional de la Iglesia católica. De esta manera, los fieles católicos pueden estar seguros de que lo que leen es consistente con lo que la Iglesia cree y enseña. Esto da cierta tranquilidad.

Más concretamente, los términos imprimatur e imprimi potest significan, en latín, “imprímase” o “puede imprimirse”, y representan la aprobación oficial de una autoridad eclesiástica local. Un libro que tiene un imprimátur ha sido aprobado oficialmente por un obispo local o superior religioso antes de su publicación. Técnicamente no es un “respaldo” a un libro, sino simplemente una declaración de que el libro está “carente” de errores teológicos según el mejor entender de la autoridad correspondiente.

Los libros que tienen un imprimátur suelen ser examinados primero por un censor cualificado que examina el contenido y da su recomendación al obispo. Si no se encuentra nada que pueda impedir su publicación, se le da un nihil obstat, que básicamente significa que “no existe impedimento”.

Así que la próxima vez que veas estos términos usados en un libro católico, puedes estar seguro de que lo que sigue está de acuerdo con la fe católica y no contradice ninguna enseñanza central de las que se nos han transmitido en los últimos 2.000 años.

Recuerda también que muchos tipos de libros católicos —ensayos personales, ficción, poesía, reflexiones espirituales, biografías, etc.— no requieren la revisión de la autoridad eclesiástica competente, porque no abordan la fe de una manera que trate la doctrina o pretenda enseñar en nombre de la Iglesia. La ausencia de un imprimátur en tales obras personales no indica que haya algo contrario a la fe y a la moral, ni tampoco que tenga el sello de aprobación de la Iglesia. Simplemente significa que no se requiere canónicamente ningún imprimátur.

Tags:
catolicismolibro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.