Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Teresa de Jesús
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

5 grandes razones para no perderse el encuentro de primos este año

FAMILY DINNER

Pressmaster I Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 01/08/18

El verano propicia los encuentros familiares en el campo o la playa. No puedes faltar a esa cita: hay poderosos motivos para que sea imprescindible en tu vida.

Sin ser una familia numerosa, ya somos un batallón. Pasamos de 40 cada año. Nos reunimos los primos (solo los del segundo apellido de mi padre), pero se suma todo el árbol genealógico viviente: desde los abuelos y tíos hasta los más pequeños (siempre hay bebés, aunque este año nos saludaron por WhatsApp desde el hospital). Y algo que dice que la cosa funciona: los jóvenes quieren llevar a sus novios y novias.

Un encuentro de primos es algo sensacional, aunque a uno le dé pereza o tenga que hacer varios cientos de kilómetros para acudir a la cita. Ese día lo compensa todo, y eso hace que nadie quiera fallar. En mi caso se suele celebrar en mayo, pero he visto que a mi alrededor la mayoría aprovecha las vacaciones de verano para festejar el encuentro de primos.

Hay razones poderosas para acudir a esta cita:

GROUP OF FOUR FRIENDS LAUGHING
By oneinchpunch | Shutterstock

1. Fortalecemos los lazos familiares

¿Cuántas veces nos decimos «te quiero, te quiero mucho»? No tantas como deberíamos. Y no es por mala voluntad, pero va pasando el tiempo y a lo mejor no le hemos dado un abrazote a un primo o un beso a la abuelita.

En cambio, sabemos de corazón que por ellos haríamos lo que no haríamos por nadie más. Un encuentro de primos es como hacerle un pequeño reset a nuestro corazón: sabemos quiénes son nuestros seres queridos y ellos deben saberlo. Un guiño, un brindis, una conversación distendida después de los postres es un bálsamo que luego se registra en la memoria.

Además, uno comprende que aquel rasgo (bueno o malo) de carácter que tiene le viene de familia: «Eres igual que tu difunto tío», le dirán. Que sea una «herencia» familiar le confiere algo más de disculpa si es un defecto.

Los encuentros de primos no son para aprobar un examen o pasar una aprobación de nadie. Cada uno se muestra como es y sabe que se le quiere así. Eso es la auténtica familia. Por eso es tan descansante, porque no hay imposturas: cada uno se expresa tal cual es, sin miedo a ser juzgado o rechazado.

FRIENDSHIP
Diego Cervo - Shutterstock

2. Creamos buenos recuerdos de familia

Cada año tiene sus anécdotas y sus historias. Mientras a unos les gusta darle al balón antes del almuerzo, otros explican su último viaje o se entretienen, si estamos en casa, en mostrar algo hecho por uno mismo (la bolsa del pan, una colcha, una mesita baja de bricolaje…).

En un grupo tan numeroso siempre hay algún amante de la fotografía, que sabe sacarle partido al paisaje y a esos momentos naturales de sonrisas y confidencias. Luego llega el momento de la «foto para la posteridad»: los 40 (o 50…) alineados. Y aquello comienza a rodar por el Facebook y por WhatsApp, porque ya somos historia de la familia.

Nota importante. No hay que olvidar el agradecimiento a quien se ha encargado de la organización: la prima que chequea cuántos van a ser a comer o quién se aloja por la noche en casa de quién. Un brindis por los organizadores.

BARBECUE
Shutterstock

3. Es bueno compartir las batallitas

Todas las familias tienen historias de las que uno o más miembros han sido protagonistas. Y en un día de encuentro con los más queridos, es lógico que afloren los recuerdos de acontecimientos importantes: bodas, accidentes, tal vez la guerra. Alegrías y tristezas. Canciones que expresan momentos especiales, tal vez. Hay que saber trenzarlas y, sin que acaparen la atención de todo el día, los más jóvenes hemos de ser pacientes con los que nos recuerdan aquel suceso porque, así de generación en generación se va tejiendo la vida.

No te impacientes si el abuelo tarda mucho en explicar algo. Es su forma de contarlo en esta etapa de la vida, y seguramente nosotros también lo haremos así.

Compartir recuerdos nos hace más fuertes como familia, porque empatizamos con los que vivieron aquellos hechos.

FRIENDS
Virginia State Parks-(CC BY 2.0)

4. La familia es mi colchón y mi seguridad

El mundo es cambiante, rápido, veloz. Pero a veces atropella y es agresivo. La familia, en cambio, siempre está ahí para lo bueno y lo malo. Son los míos, los que no me van a juzgar si meto la pata. Los que, a pesar de todo, estarán siempre a nuestro lado.

La sociedad no suele avivar los vínculos familiares: fomenta la empresa, la escuela… y sí, eso está muy bien, pero antes somos familia. Por eso lo más natural es agradecer a la familia la estabilidad emocional que nos produce. Son nuestro resorte, nuestro colchón.

La estabilidad que nos da la familia no la aporta ninguna otra institución en la sociedad. Y eso lo comento a pesar de los disgustos, de que tal vez no nos llevemos bien con todos, a pesar del choque entre generaciones o de una bronca importante. Pese a todo, sigue siendo esa red con la que trabajan los trapecistas: sabemos que nos protege de los riesgos que corremos en la vida.

FRIENDS HAVING A MEAL
Shutterstock

5. Un día para descansar y para un buen almuerzo

En la cultura latina, todo se celebra comiendo. Y sí que es cierto. Por eso el encuentro de primos no va a ser la excepción. Marquen un lugar y día en el calendario. Y que puedan sentarse en torno a una mesa apetecible.

Si todos están cansados, repartan las tareas de la comida entre los asistentes y que cada uno lleve algo. Otra opción es encargarlo a un catering o encontrarse en un lugar que disponga de restaurante y espacio para los juegos de los niños y el descanso de los mayores.

Transcurrida la jornada, irán a dormir con una sensación de gratitud enorme. Y les aseguro, como si fuera un médico, que al día siguiente estarán como nuevos. No hay mejor spa para el cuerpo y el espíritu.


FAMILY

Te puede interesar:
Vacaciones en familia: frases que no han de salir de tu boca

Tags:
familiafraternidadprimos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
2
Matrimonio cristiano
Besar la alianza cada día, la indulgencia especial de san Juan XX...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
ROBOTICS
Macky Arenas
Estas son las profesiones que dominarán el futuro
5
MIDNIGHT MASS NETFLIX
P. Jonathan Mitchican
En lo que ‘Midnight Mass’ se equivoca y acierta sobre la fe catól...
6
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.