¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

México es el país (sin guerra) con más homicidios del mundo

MACHORO
Comparte

México, donde “la vida no vale nada”; o muy poco…

José Alfredo Jiménez, uno de los más recordados y queridos compositores y cantantes de música ranchera mexicana, tenía aquel estribillo de la feria de León, en el Estado de Guanajuato, lugar donde “se apuesta la vida y se respeta al que gana” y terminaba diciendo que ahí, “la vida no vale nada”.

Eso que era una canción de mariachi, que incluso el club de futbol León la pone al comienzo de los partidos que se juegan en su estadio, y los chicos la cantan en las fiestas, envalentonados por el tequila, se ha convertido en una dolorosísima realidad nacional.

En efecto, después de que el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (INEGI) publicara las cifras oficiales del crimen en México, pareciera ser que en este país, como diría José Alfredo, “la vida no vale nada”. Mucho menos para los grupos criminales que se disputan las plazas y las rutas de la droga.

La escalada criminal pone a México muy mal parado a nivel internacional, solamente debajo de Siria, que sufre una larguísima guerra civil. Es, desde luego, el país con mayor número de homicidios dolosos que no se encuentra en una estado declarado de guerra civil, aunque exista una auténtica guerra en su interior.

Las estadísticas dadas a conocer el día 30 de julio por el INEGI, revelan que en 2017 se llegó a una horrible tasa de 25 homicidios por cada 100.000 habitantes a nivel nacional. Esta tasa que es superior a la registrada en 2016, que fue de 20 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Así las cosas, mientras en 2008 el total de homicidios dolosos llegó a 14.006, nueve años más tarde –lo que da idea de la descomposición del tejido social que afronta el país azteca—, en 2017, fue poco más del doble: 31.174 homicidios registrados y denunciados.

Un Estado-insignia de la escalada de violencia que padece el país es el Estado de Colima, en el Pacífico sur de México. En 2008, Colima registró una tasa de nueve homicidios por cada 100.000 habitantes de la entidad. En 2017, llegó a ¡113 homicidios por cada 100.000 habitantes!

La principal forma de homicidio en 2017 fue mediante agresión con armas de fuego con 20.049 homicidios, de los cuales 18.443 fueron cometidas en contra de hombres y 1.590 en contra de mujeres. Hay en este renglón 16 homicidios más en los que no se especificó el sexo.

Desde que el gobierno mexicano, a cuyo frente estaba Felipe Calderón Hinojosa, inició en 2006 la llamada “guerra contra el narco”, sacando al Ejército y a la Armada a combatir a los cárteles, más de 200.000 personas han muerto en el país, buena parte de ellos debido al propio conflicto.

Hay miles que ni siquiera son hallados: el gobierno federal admite la desaparición de 32.000 personas desde 2006. Pero podrían ser el doble, según estimaciones de grupos civiles.

Desde luego, para ser un país devoto de la Virgen de Guadalupe y con cerca de 100 millones de católicos (82 por ciento de la población mayor de cinco años según el último censo llevado a cabo en 2010), la contradicción es flagrante.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.