Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Oración solemne el día de la muerte de alguien

PRAYING ANGEL STATUE
Comparte

Cuando fallece un ser querido, la Iglesia nos anima a rezar esta confortante oración

El día de la muerte de una persona es a menudo muy difícil para aquellos que más la amaron. La pérdida es difícil de soportar y parece que hay poco que pueda servir de consuelo.

Durante este tiempo de pena, es importante volverse a Dios y rezar por el alma que se ha marchado. Como católicos, creemos que nuestras oraciones no solo pueden afectarnos a nosotros mismos, dándonos fuerza y consuelo, sino también ayudar a las almas de los difuntos.

Aunque no sabemos el destino final de nuestro ser amado, todavía podemos orar por su alma, confiándola a Dios y pidiéndole a nuestro Señor que tenga misericordia de ella, acelerando su tránsito hacia la dicha celestial.

A continuación disponen de una de esas oraciones que la Iglesia provee para el día de la muerte de una persona. Suplica a Dios que se apiade del alma difunta y la conduzca a “su patria, el Paraíso”.

Oh Dios de quien es propio compadecerse siempre y perdonar; humildemente Te rogamos por el alma de tu siervo/a [insertar nombre], que hoy has hecho salir de este mundo; no la dejes caer en las manos del enemigo para olvidarla por siempre, antes ordena a tus ángeles que la reciban y la introduzcan en su patria, el Paraíso, de suerte que, habiendo puesto en Ti su esperanza y su fe, no tenga que sufrir los castigos del infierno, sino que entre en posesión de la alegría eterna. 

Por Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.