Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Puedo usar un método natural con ciclos irregulares?

WOMAN
Natalia Laurel - Shutterstock
Comparte

En la sexualidad natural la clave está en el conocimiento. Saber es poder.

¿Alguna vez pensaste “Imposible. Mis ciclos son muy irregulares. Nunca podré seguir un método natural con tantos cambios”? Si este es tu caso, todavía hay esperanzas de que puedas hacer un seguimiento natural de tu fertilidad con confianza. 

Los métodos naturales te permiten diferenciar lo que es “irregular” de lo que no lo es

Antes que todo, asegúrate de que realmente tus ciclos sean irregulares. La mayoría de las mujeres que dicen ser irregulares, luego de comenzar un seguimiento natural de la fertilidad terminan dándose cuenta de que no lo son. 

Saben que los ciclos no duran exactamente 28 días, pero muchas veces desconocen que pueden tener ciclos más cortos o más largos y que estas son circunstancias normales que pueden experimentar en cualquier momento de su vida reproductiva.

Lo que es importante entonces es comprender cuáles son las variaciones que son normales de las que no lo son y para ello necesitas información. 

Los métodos naturales te aportan una información más completa de los ciclos.

 

La visión que una mujer puede tener de sus ciclos puede ser muy limitada si presta atención únicamente a la cantidad de días que dura, teniendo como referencia el signo más visible que es la menstruación. Lo cierto es que existen otros marcadores biológicos también que nos ayudan a comprender mejor el estado de los ciclos. 

Para comprender la diferencia entre un ciclo regular, uno corto o uno largo -todos normales- es necesario tener conocimiento sobre la ovulación. Y para ello los marcadores que son importantes son la presencia del moco cervical en la fase preovulatoria y la durabilidad de días de las fases del ciclo. Una mujer que aplica un método natural y realiza un registro diario, podrá aprender a identificarlos. 

Los métodos naturales te enseñan a anticipar las situaciones por la que tus ciclos pueden cambiar

Hay varias situaciones por las que los ciclos pueden cambiar: cuando la mujer ovula más temprano y el ciclo se acorta, o bien cuando por efecto del estrés la ovulación puede dilatarse provocando como resultado que ese ciclo sea más largo. 

También hay otras circunstancias como la lactancia, la premenopausia o incluso después de dejar los anticonceptivos, donde se pueden esperar cambios debido a los estados anovulatorios y las irregularidades subyacentes. 

Para todos estos casos, la mujer que cuenta con información de antemano no sólo sabrá si es sensible a estos cambios y sabrá cómo anticiparlos, sino que también tendrá certeza si está viviendo alguna de estas etapas en su vida reproductiva y contará con las herramientas para poder atravesarlas sin mayores problemas. 

Los métodos naturales al estar “hechos a la medida” están destinados a todas las mujeres, tengan ciclos regulares o irregulares

Los métodos naturales son la respuesta a las mujeres que tienen ciclos irregulares porque literalmente les permite registrar día a día lo que sucede con su cuerpo y la fertilidad: saben cuando están menstruando, que días son fértiles e infértiles y cuándo ya han ovulado. 

El conocimiento biológico empodera a las mujeres enseñándoles sobre sus cuerpos para que puedan entender lo que está pasando y tener confianza en ello. Al estar registrando día a día, ciclo a ciclo, el método se adapta a sus necesidades concretas. 

Los métodos naturales te permiten identificar las irregularidades que necesitan consulta médica.

Lo bueno de los métodos naturales es que no son métodos pensados para bloquear el funcionamiento normal de tu cuerpo, sino para poder comprenderlos. El no comprender los cambios y caer rápidamente en métodos artificiales de “regularización”, alejan a las mujeres del entendimiento de las causas de esas irregularidades. 

La falta de conocimiento en este sentido -incluso de algunos médicos- puede ser muy perjudicial para la mujer. En la medida en que una mujer se conoce y aprende las normalidades y cambios que puede esperar, será más fácil para ella notar anomalías a tiempo para poder realizar una consulta médica. 

Dentro de las irregularidad más comunes encontramos la presencia de sangrados inusuales, ciclos secos con ausencia de moco cervical y una fase postovulatoria muy corta o muy variable. 

Los métodos naturales te invitan a superar las dificultades pensando en la inversión que haces a futuro.

Es normal que una mujer que experimente muchos cambios en sus ciclos sienta cierta frustración o desánimo. La falta de paciencia y la disciplina que son necesarias para ir obteniendo confianza en el aprendizaje, pueden generar mucha ansiedad. 

Lo importante es contar con un buen especialista en fertilidad que la guíe de manera personalizada en el aprendizaje del método natural y que la mujer sepa que aunque pueda tomar un poco más de tiempo, finalmente tendrá información muy valiosa sobre sí misma, su fertilidad y su salud ginecológica que de otro modo tal vez nunca obtenga.

Este conocimiento será el que le permitirá tomar mejores decisiones en el futuro con respecto a la vivencia de su sexualidad, la planificación familiar y su salud reproductiva. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.