Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

En la medalla del Papa: “Nada se pierde con la paz. Todo con la guerra”

Comparte

La medalla del sexto año de pontificado de Papa Francisco

La medalla, en oro, plata y bronce, del sexto año de pontificado de Papa Francisco ha sido puesta a la venta por parte de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica en la Ciudad del Vaticano y en las instalaciones de la Biblioteca de la Editorial del Vaticano. Asimismo, junto a cada copia se entregará un certificado de garantía, con el sello de la Secretaría de Estado, el Instituto Poligráfico y la Casa de la Moneda del Estado Italiano.

La medalla evoca la paz, la misericordia y los muertos en las guerras. De hecho, este sábado se cumple el 104 aniversario del comienzo de la Primera Guerra Mundial. El conflicto comenzó con la declaración de guerra del Imperio Austro-Húngaro al Reino de Serbia tras el asesinato del Archiduque Francisco Fernando de Hapsburg-Este, que tuvo lugar el 28 de junio de 1914 en Sarajevo.

En la medalla también aparece la frase “Nada se pierde con la paz. Todo puede perderse con la guerra” tomada del Mensaje radiofónico de Pio XII el 24 de agosto de 1939. Después de un siglo del final de la Primera Guerra Mundial, la elección entre paz y guerra sigue siendo para todos aun dramáticamente diaria.

Se trata de la obra de la artista Chiara Principe, la medalla se caracteriza en su verso por la imagen de una paloma, de la cual se propagan rayos de luz concéntricos que iluminan el escudo papal y se refieren simbólicamente a los dones que el Espíritu Santo da a la Iglesia. 

En el borde se encuentra la inscripción “E CIVITATE VATICANA” y junto a ella, el número de la medalla. En el reverso, la paz triunfa en su parte superior, en donde se observa una rama de olivo y el abrazo de la madre al niño. 

En la parte inferior está representada la guerra, con un alambre de púas, símbolo de coerción y violencia. La encargada de dividir estos dos escenarios tan diferentes es la tradicional flor de amapola, símbolo de los caídos en la guerra.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.