¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Sabes descansar de verdad?

PORADNIK PIELGRZYMA
Kamil Szumotalski/ALETEIA
Comparte

Difícil encontrar la paz en el consumo, en las redes sociales, en evasiones y compensaciones

Comenta el papa Francisco: “¿Sé descansar recibiendo el amor, la gratitud y todo el cariño que me da el pueblo fiel de Dios? O, luego del trabajo pastoral, ¿busco descansos más refinados, no los de los pobres sino los que ofrece el mundo del consumo?”.

A veces veo que no sé descansar. Busco la paz en el mundo lleno de prisas. En el consumo que satisface mis ansias. En las redes sociales, en el mundo de las noticias, en las evasiones y compensaciones.

Sé que el descanso verdadero no consiste en no hacer nada. Me recuerda el padre José Kentenich: “Piensen además en sus vacaciones. ¿Qué hacen en ese tiempo? Naturalmente, queremos descansar. Si no hacen nada serán muchas las fuerzas que se pierdan”[1].

No hacer nada no es descansar. El descanso verdadero es hacer otras cosas diferentes a las habituales.

Consiste en cambiar lo que miro. En recorrer otros caminos. En dejar a un lado de mi camino ese cansancio malo guardado como un peso.

Descansar es hacer aquello que llena el alma de vida, de esperanza. Es renovar mi mirada. Leer lo que me da paz y esperanza. Estar con las personas que me llenan el corazón. Sólo estar. No hacer mucho.

Y que pueda decir lo que decía san Francisco en un relato biográfico de la época: “Una vez, Francisco, cansado, llegó a una fuente de aguas cristalinas y se inclinó a mirar durante largos instantes esas aguas claras. Después, volvió en sí y dijo alegremente a su íntimo amigo fray León: Fray León, ovejita de Dios, ¿qué crees que vi en las aguas claras de la fuente? La luna, que se refleja ahí dentro, respondió fray León. No, hermano, no vi la luna, sino el rostro de nuestra hermana Clara, lleno de santa alegría, de suerte que todas mis tristezas desaparecieron”.

Contemplar a los que amo, a los que forman parte de mi historia, me sana. Estar con ellos. La tristeza desaparece. El alma se calma.

Quisiera en mi tiempo de descanso disfrutar de los que quiero. Valorar el tiempo a su lado. Sin hacer nada especial. O haciendo cosas distintas a las que hago durante el año.

Es lo que necesito en el tiempo que tengo para descansar. No importa que sea poco. Lo importante es cómo lo aprovecho para que mi alma se llene. Luego el curso es muy largo.

Quiero dejar todas mis tristezas y frustraciones en las manos de Dios. Quiero que desaparezcan y que el alma se llene de alegría.

Jesús es quien conduce mis pasos. El que me espera al final del día para que descanse en su regazo. Porque estoy cansado y agobiado. En Él descanso.

Veo su rostro alegre reflejado en el lago. Sonríe y me dice que me quiere. Que no tema. Que ha merecido la pena todo mi esfuerzo. Que la vida es larga y necesito descansar.

Tags:
descanso
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.