Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Sabes descansar de verdad?

PORADNIK PIELGRZYMA

Kamil Szumotalski/ALETEIA

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/07/18

Difícil encontrar la paz en el consumo, en las redes sociales, en evasiones y compensaciones

Comenta el papa Francisco: “¿Sé descansar recibiendo el amor, la gratitud y todo el cariño que me da el pueblo fiel de Dios? O, luego del trabajo pastoral, ¿busco descansos más refinados, no los de los pobres sino los que ofrece el mundo del consumo?”.

A veces veo que no sé descansar. Busco la paz en el mundo lleno de prisas. En el consumo que satisface mis ansias. En las redes sociales, en el mundo de las noticias, en las evasiones y compensaciones.

Sé que el descanso verdadero no consiste en no hacer nada. Me recuerda el padre José Kentenich: “Piensen además en sus vacaciones. ¿Qué hacen en ese tiempo? Naturalmente, queremos descansar. Si no hacen nada serán muchas las fuerzas que se pierdan”[1].

No hacer nada no es descansar. El descanso verdadero es hacer otras cosas diferentes a las habituales.

Consiste en cambiar lo que miro. En recorrer otros caminos. En dejar a un lado de mi camino ese cansancio malo guardado como un peso.

Descansar es hacer aquello que llena el alma de vida, de esperanza. Es renovar mi mirada. Leer lo que me da paz y esperanza. Estar con las personas que me llenan el corazón. Sólo estar. No hacer mucho.

Y que pueda decir lo que decía san Francisco en un relato biográfico de la época: “Una vez, Francisco, cansado, llegó a una fuente de aguas cristalinas y se inclinó a mirar durante largos instantes esas aguas claras. Después, volvió en sí y dijo alegremente a su íntimo amigo fray León: Fray León, ovejita de Dios, ¿qué crees que vi en las aguas claras de la fuente? La luna, que se refleja ahí dentro, respondió fray León. No, hermano, no vi la luna, sino el rostro de nuestra hermana Clara, lleno de santa alegría, de suerte que todas mis tristezas desaparecieron”.

Contemplar a los que amo, a los que forman parte de mi historia, me sana. Estar con ellos. La tristeza desaparece. El alma se calma.

Quisiera en mi tiempo de descanso disfrutar de los que quiero. Valorar el tiempo a su lado. Sin hacer nada especial. O haciendo cosas distintas a las que hago durante el año.

Es lo que necesito en el tiempo que tengo para descansar. No importa que sea poco. Lo importante es cómo lo aprovecho para que mi alma se llene. Luego el curso es muy largo.

Quiero dejar todas mis tristezas y frustraciones en las manos de Dios. Quiero que desaparezcan y que el alma se llene de alegría.

Jesús es quien conduce mis pasos. El que me espera al final del día para que descanse en su regazo. Porque estoy cansado y agobiado. En Él descanso.

Veo su rostro alegre reflejado en el lago. Sonríe y me dice que me quiere. Que no tema. Que ha merecido la pena todo mi esfuerzo. Que la vida es larga y necesito descansar.

Tags:
descanso
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.