¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ni débil ni frágil, la depresión no te define

DEPRESSION
Comparte

Son muchas las ideas equivocadas sobre la depresión. Una de ellas, que es síntoma de fragilidad

Los problemas emocionales no son una elección, y nadie desea atravesar una depresión ni pasar por momentos de ansiedad. Simplemente, pueden surgir tras un período de acumular situaciones y circunstancias complicadas.

Existe la falsa creencia de que la ansiedad y la depresión son signos de debilidad y de incapacidad para la vida. Los problemas emocionales y psicológicos no son sinónimos de fragilidad o vulnerabilidad. Los progresos de la ciencia hoy lo demuestran ampliamente. 

La depresión es una enfermedad en la que intervienen numerosos factores. Padecerla no es un signo de debilidad o fragilidad, y su complejidad aconseja, por seguridad y por calidad de vida, acudir a un psicólogo para iniciar el adecuado tratamiento.

La tristeza es una emoción que todos hemos sentido muchas veces, y que sin duda seguiremos sintiendo a lo largo de nuestra vida. Es una respuesta emocional natural ante determinados hechos concretos (pérdidas materiales o afectivas, momentos difíciles en el trabajo, en la familia, en la pareja) o por motivos orgánicos (desequilibrios hormonales, dolor, enfermedades).

Conviene recordar que hay una gran diferencia entre los síntomas de tristeza y los síntomas de depresión. 

Se estima que en el mundo más de 350 millones de personas padecen depresión y según la Organización Mundial de la Salud se considera la primera causa de enfermedad entre los jóvenes y la principal causa mundial de discapacidad.

Sabemos que afecta más a la mujer que al hombre. Lo importante es ser conscientes de que actualmente la ciencia nos ofrece tratamientos eficaces para la depresión.

Evitemos ideas equivocadas sobre la depresión

A pesar de ser un término que se usa con frecuencia, hay confusión, prejuicios y falsos mitos sobre la depresión. Estos son algunos de los más relevantes:

  •  Solo es un estado de ánimo. Recordemos que es una enfermedad y que hay que tratarla clínicamente. 
  •  La depresión no es tan grave. Si no es tratada de forma temprana puede evolucionar hasta estadios tan graves como el suicidio.
  •  Solo estoy triste. La tristeza es una respuesta emocional natural ante determinados acontecimientos, situaciones o vivencias. Debemos estar atentos a un estado emocional de tristeza donde no hay un origen coherente y sobre todo controlar la frecuencia, la intensidad y la duración de ese estado emocional negativo.

Los principales síntomas de depresión son:

  •  Cambios en el apetito o en el ritmo del sueño.
  • Falta de energía o continua fatiga, en ocasiones también irritabilidad.
  • Sentimientos de infravaloración o culpano valgo, no creo que pueda salir de esto, mi vida no tiene sentido…
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones.
  • Falta de interés. Actividades que antes se hacían dejan de tener interés, incluso las personas (pareja, hijos o hijas, familiares…).En muchas ocasiones no se tienen “ánimos para nada”, y se tiende a no levantarse de la cama o salir de casa.
  • Ideas o pensamientos recurrentes de muerte o de suicidio. Es importante saber que la depresión cursa con diferentes niveles e intensidades (cómo la Depresión Mayor o Trastorno Depresivo Mayor) y que puede llegar a límites muy preocupantes.

 

http://www.apa.org/topics/depression/recover.aspx 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.