Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

Cuando menos lo espero brota mi ira… ¿cómo mantener la paz?

DEPRESJA NASTOLATKA

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/07/18 - actualizado el 20/07/18

Esa forma de vivir de otros que no comparto o las incongruencias de mi propia vida me hacen sentir como un nudo en el estómago...

Con frecuencia me veo sin paz. Quiero ser paciente, pacífico, tranquilo, ecuánime, justo, moderado, prudente. Y me encuentro con otra versión de mí mismo. Algo diferente a lo esperado.

Es como si dentro de mi alma naciera una duda profunda. Juzgo la realidad que me rodea sin encontrar la paz que busco. Determino lo que está bien y lo que está mal. O al menos es así como lo veo.

Me gustaría no caer en la crítica sin misericordia. Me pregunto qué es lo que me quita más la paz. Si esa forma de vivir de otros, la cual no comparto. O las incongruencias de mi propia vida que no responde al ideal que persigo. No sé la respuesta.

El otro día leía: «La persona madura no pierde la paz frente a la tensión y, por otra parte, es capaz de mantenerse en esa situación, mostrando así una libertad de fondo que no se extravía en medio de las dificultades y los posibles conflictos, como la falta de aprobación por parte de los demás o la crítica a raíz de un comportamiento coherente con la propia opción de vida»[1].

No tengo siempre razones que justifiquen todos mis actos. No tengo la madurez que envidio en otros. Cuando menos lo espero pierdo la paz y brota la ira.

Me gustaría tener un corazón como el de Jesús. Calmado, lleno de fuego y luz, apacible. Un corazón algo más roto que el mío. Y algo más lleno de misericordia infinita.

Me sorprendo a veces pensando mal de los que me rodean. No me reconozco en mis pensamientos oscuros. ¿Por qué no son de Dios?

Mi corazón va por un lado mientras que mi cabeza busca razones que calmen mi deseo de verdad. Quisiera que estuvieran unidos en mí la voluntad, el corazón y la cabeza. Pero compruebo una y otra vez que siguen normas propias y se adentran por caminos diferentes.

De vez en cuando siento una mano amiga que toca mi alma por dentro. Y calma muy lentamente los nervios que tengo, mis ansias, mis pasiones.

Y siento de repente la fuerza del Espíritu de Dios que acalla todos mis miedos. Dejo de temer al que piensa diferente a mí, sin sorprenderme.

Me acostumbro a tocar el cielo con las manos pobres que Dios me ha dado. Pero a veces quiero que el mundo al que amo esté en un orden perfecto. O deseo al menos que algunos tengan esa perfección en sus vidas que yo no poseo.

Me detengo mirando al sol y pensando en todo aquello que me quita la paz. Un nudo en el estómago. Un nervio profundo. Busco raíces ocultas en el fondo del alma.

Percibo miedos inconfesables, inseguridades reconocibles, tentaciones insuperables. Y al final siempre de nuevo veo mi pecado.

En medio de esa maraña que descubro en mí, ese mundo de emociones que no controlo, escucho una voz callada que me dice: «Mi gracia te basta». Y yo me lo creo.

Pero a veces me confundo y me creo que no basta para salir adelante. Que no es suficiente su gracia para vencer mi torpeza.

Sueño con esa armonía que mi alma desea. Es un don que pido cada día para seguir adelante. Sólo deseo esa gracia que tal vez Dios me conceda.

Mientras tanto, en medio de mis debilidades y pecados, camino confiado. No creo que todo lo que haga esté mal hecho. Y tampoco creo que todo lo que haga sea perfecto.

Esa certeza de la imperfección me acompañará siempre. No para quebrar mi voluntad en medio de los miedos, ni mi ánimo. Sino para sujetar mis brazos en medio de la lucha.

Quiero hollar caminos que no conozco y recorrer sendas que nunca he pisado. Sé que temblaré a veces cuando la tormenta arrecie.

Pero no por ello me desanimo ni dejo de caminar un día más, una jornada más, una montaña más. No importa.

Quiero cambiar el mundo con mis manos tan pobres. Y llenar el vacío que siente mi alma enferma. No de cosas, ni de bienes, sino de un amor más hondo que lo llene todo.

Quiero levantar al caído para que no se rompa. Sostener al que tiembla cuando nadie responda. Pero sé también que mi yo a veces es demasiado fuerte. Lo llamo orgullo.

Y prefiere el egoísmo como camino de vida. En esa lucha eterna se debate mi alma. Esperando ese día sin retorno en el que tocaré a Dios con mis propias manos y dejaré mis miedos, mi cansancio y mis dolores en sus manos llagadas.

Y sonreiré al fin como los niños después de tanta lucha. Abrazado en su regazo. Soñando días eternos para siempre.

[1] Giovanni Cucci SJ, La fuerza que nace de la debilidad

Tags:
confianzafeirapaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.