Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿María Magdalena fue una prostituta?

MARY MAGDALENE
Comparte

Una investigación aporta datos nuevos sobre la figura de María de Magdala

¿María Magdalena fue una prostituta? Pues, existen pruebas de que fue una mujer con recursos, que vivió en un pueblo próspero dedicado a la pesca y al comercio. Así, lo confirma una investigación de Jennifer Ristine, autora del libro “María Magdalena. Reflexiones sobre la antigua Magdala” que será publicado el 22 de julio de 2018. 

La autora revela en la página, magdala.org, portal especializado en estudios jadeocristianos, que sus conclusiones se basan en un trabajo de cuatro años, al lado de arqueólogos internacionales, en el lugar de Magdala, el centro religioso que surge exactamente sobre el pueblo de ese nombre ubicado a las orillas del Mar de Galilea, identificado como la localidad de nacimiento de María Magdalena. Allí, “vemos los baños de purificación y podemos observar una próspera ciudad judía del primer siglo”.

“Académicos y expertos tienen todo tipo de teorías, pero cuando caminamos alrededor de la ciudad antigua de Magdala podemos obtener algunas ideas y evidencias para entender en verdad quién era ella y lo que pudo haberla influenciado”, agregó Ristine.

Situación que coincide con la descripción del evangelio de san Lucas, capítulo 8. “María Magdalena no era una pobre prostituta en la calle. Era probablemente una mujer influyente que apoyaba a Jesús en su ministerio, en Galilea y sus alrededores”.

Pero, ¿por qué asociar María Magdalena a una prostituta? Ristine explica que algunos estudiosos identifican en la homilía 33 del Papa Gregorio, pronunciada en el siglo VI, el surgimiento de la idea de que ella era una ramera. 

La autora ilustra que “muchos hacen referencia al Papa San Gregorio Magno en el siglo sexto como la persona responsable del mal nombre que recibe María Magdalena como prostituta. Pero cuando analizamos un poco más de cerca el pasaje en la homilía 33, podemos descubrir que hay un contexto pastoral detrás de todo esto”.

Así, indica que la confusión nace de la mala interpretación. “El Papa dice, “Aquí nos encontramos a una mujer pecadora.” Quizás todos nosotros podemos identificarnos con esto en algún momento. Una mujer pecadora que necesita restauración y Jesús se la ofrece. Al final, lo que ella usó en algún momento para vicio, ahora lo usa para virtud. Lo usa para alabar y glorificar a su Señor. Vemos cómo toma lugar una transformación”.

“La Iglesia Occidental a través de 2000 años ha asociado como la misma persona” a María Magdalena y María de Betania. Además, la cultura popular del cine y de la televisión asocian a las dos Marías con la mujer pecadora y prostituta. Aquella que lloró a los pies de Jesús y la que fue salvada de ser lapidada.  Incluso, el arte ha pintado a María como las cortesanas de la época con cabellos rubios o tinturados.

¿De donde saco tanto dinero? “En la cultura judía las mujeres recibían el dinero de su esposo, quizás en su caso era viuda o quizás recibió una herencia de su padre”, explica La autora del libro.  

“María de Magdala se vuelve la primera en ser testigo de Su resurrección y, de esta manera, se convierte, como la tradición ha afirmado, en la apóstol de los apóstoles”. 

Te puede interesar:
¿Quién era María Magdalena?
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.