¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Decoración: ¿Tan importante es el espacio donde vivimos?

HOME
Monkey business images - Shutterstock
Comparte

La neuroarquitectura confirma algunas de las intuiciones del feng-shui

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

¿Cómo percibe nuestro cerebro los espacios en los que vivimos? ¿Cómo afectan a nuestro estado de ánimo o nuestro rendimiento?¿Hay una relación entre cerebro y espacio?

Aunque la neuroarquitectura es un concepto bastante novedoso, que los arquitectos tomen en cuenta principios de salud a la hora de diseñar inmuebles no lo es.

Y es lógico que sea así, porque más del 90% del tiempo que estamos despiertos al día lo pasamos dentro de edificios, y lamentablemente muchos de ellos no están pensados y construidos para hacernos sentir bien.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) habla de edificios enfermos ; alerta de que aproximadamente un 30% de los inmuebles actuales no ayudan a que el organismo mantenga el equilibrio; y cuando eso pasa, aparece la enfermedad.

Eso explica que en la OMS se impulse la construcción de fincas pensadas para su función: para vivir, para trabajar, para descansar, para enfermos de Alzhéimer, para educar a los niños, para cuidar a personas convalecientes,…

Francisco Mora, doctor en neurociencia y catedrático de Fisiología Humana en la Universidad Complutense de Madrid, plantea unas preguntas muy interesantes:

¿Por qué nos sentimos bien en una iglesia hermosa o en los claustros de un espacioso monasterio?

¿Por qué obtienen mejores resultados los alumnos que aprenden en clases con enormes ventanales y mucha luz?

¿Por qué se recuperan mejor y más deprisa los enfermos en modernos hospitales que dan importancia a los espacios naturales y verdes?

¿Por qué ciertos ambientes de ciudades, viviendas o trabajo generan descontento y agresión?

 

FAMILY,PAINT
Shutterstock

Neuroarquitectura

Jonas Salk fue quien puso la primera piedra a la Academia de la Neurociencia para la arquitectura inaugurada en 2003 en San Diego. En ella, expertos en ambas ramas científicas trabajan mano a mano para entender y conocer cómo el entorno modula el cerebro.

“Todo aquello que nos rodea, nos influye porque es información que llega al organismo. Y esa información hace que el cerebro ponga en marcha mecanismos de producción de hormonas que acaban produciendo sensaciones y emociones”, explica la doctora en biología Elisabet Silvestre, experta en biología del hábitat y que colabora con el Colegio Oficial de Arquitectos de Catalunya (COAC).

Otra investigación observó mediante resonancia magnética del cerebro a los participantes mientras miraban objetos. Descubrieron que cuando veían cosas puntiagudas, angulosas, rectas, se activaba la amígdala, región cerebral asociada al miedo, ansiedad y peligro.

“El cerebro codifica ese tipo de formas como agresivas e inconscientemente se sitúa en un estado de alerta, de inseguridad. Y pasa no sólo con los muebles, también con los edificios. La arquitectura, por ejemplo, de Calatrava puede provocar esa sensación inconsciente”, señala Francisco Mora.

Las intuiciones del feng-shui -¡de hace 5000 años!- están encontrando hoy una explicación científica gracias a la neuroarquitectura, que busca diseñar entornos donde nos encontramos bien tanto física como mentalmente.

Pincha en la galería para encontrar unas pistas con las que el feng shui y la neuroarquitectura buscan lograr ese bienestar en nuestro entorno:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.