¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Así se prepararon las 13 cápsulas que salvaron a los niños de Tailandia

CHŁOPCY UWIĘZIENI W JASKINI NAPISALI LISTY
Xinhua / eyevine/EAST NEWS
Comparte

Una venezolana participa en la fabricación de las cápsulas y muestra a su familia cómo vivió el extraordinario momento

Se llama María Giovana Castro Ricardi-Salas. Es venezolana y reside en los Estados Unidos desde hace 4 años. De las tantas jóvenes profesionales y talentosas cuyos servicios han sido solicitados por importantes proyectos en el exterior. Egresó de la Universidad Central de Venezuela (UCV) con un título de Ingeniero Industrial. Hoy, se desempeña como Directora en Wing Inflatables Ca, compañía que fabrica equipos y botes para la marina norteamericana y otras empresas de gran importancia.

Su madre, en Caracas, nos envió este mensaje: “Muy orgullosa de mi hija María Giovanna. Talento venezolano destacándose en un hecho transcendental. Ella es la Directora del proyecto. Aquí les dejo el relato de su gran reto”.

Seguidamente, venía la nota de Giovana a los suyos: “Familia, ayer participé en una de las cosas más increíbles. Temprano en la mañana el dueño de Tesla y Space X llamó a Wing para que diseñara y fabricara unas cápsulas para sacar a los chamos (*) del equipo de fútbol de Thailandia que están en la cueva atrapados. En seguida nos pusimos a correr para hacer un prototipo. Lo llevamos a la piscina para probarlo y luego Space X nos dio luz verde para hacer más. Hicimos 13 cápsulas. Y salimos corriendo a montarla en el avión privado de Space X. Fue todo súper emocionante y, bueno, trabajamos mucho ayer hasta las 8:30 de la noche”.

Suponemos cuánta alegría embargó a este equipo al laborar tantas horas pensando que salvarían vidas con su esfuerzo, aunque estuvieran lejos. Hermoso y gratificante. Mucho más, al saber a cada uno de los chicos y su entrenador fuera de peligro.-

(*) Así se llama a los jóvenes en Venezuela

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo