¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Es bueno apasionarse por el deporte y otros juegos?

MEXICO
Jefferson Bernardes - Shutterstock
Comparte

Lo lúdico saca lo mejor de mí, despierta mis pasiones, quiero vivirlas con paz

Tiene mi alma un gusto profundo por lo lúdico. Por la risa y lo liviano. Por competir y luchar hasta el último segundo. Y es lo lúdico lo que despierta en mí todas las pasiones del alma.

Lloro y río. Me alegro y me entristezco. Todo se mueve en un plano profundo. En el de las emociones guardadas en el alma. Se despiertan mis pasiones desordenadas, inconfesables.

Me gusta pensar en conjunto, en equipo. Cuando pierdo, todos perdemos. Cuando gano, todos ganamos. Así de sencillo. Así de complicado.

Me gusta el deporte que saca lo mejor de mí. No lo malo. Me hace más solidario. Me hace pensar que no soy yo la estrella, sino todos, un conjunto.

El deporte tendría que hacerme mejor persona, no peor. Despertar en mí el juego limpio, la solidaridad. Que nunca se impongan en mí la violencia y la mentira. El teatro para que castiguen a otro.

Me gusta el sacrificio que precede al éxito, que no siempre llega, no necesariamente. Y cuando no tengo éxito, no busco culpables, ni le echo la culpa al cielo. No me excuso, asumo la responsabilidad, no rehúyo la culpa propia. Así es el trabajo en equipo.

La vida tiene una parte lúdica que no descuido. Me la tomo en serio. Sufro cuando hay que sufrir. Y me río y alegro cuando toca. Pero no quiero dramatizar ni hacer un mundo de lo que sólo es un juego. La vida es más que eso, pero lo incluye.

Me gusta aprender de ese deporte colectivo en el que las figuras son secundarias. Y lo que importa es el sacrificio por todos. El trabajo que no se ve.

Es fácil criticar a otros. Ver la paja en el ojo ajeno. Denunciar a los demás y tratar de salvar mi propia imagen. Yo antes que todos. Mi vida antes que la de los demás.

Quiero que lo lúdico sea eso, nada más. Una parte alegre de mi vida en la que me distiendo. Y saco todo lo que hay en mi interior. Por una pasión. Por un premio fugaz. Así de simple. Me gustan en general las pasiones que surgen en mi alma.

Leía el otro día: Experimentar una emoción no es algo moralmente bueno ni malo en sí mismo. Comenzar a sentir deseo o rechazo no es pecaminoso ni reprochable. Lo que es bueno o malo es el acto que uno realice movido o acompañado por una pasión[1].

Quiero que mis actos sean buenos. Enaltezcan. Me lleven a juzgar bien a los que me rodean. Que lo lúdico saque lo mejor de mí y no lo peor. Que no llegue a odiar. No siempre lo consigo.

Lo lúdico es esa parte de mí que me hace reír. Es allí donde me vuelvo más niño, más inocente, más alegre.

Necesito no perder nunca esa parte escondida en mi alma. Cuidarla como algo sagrado. Que se despierten mis pasiones y no me escandalice.

Que sepa que la pasión es un deseo que tengo que encauzar. Una fuerza profunda que me lleva a la acción y saca de mí lo mejor, lo más noble. No la reprimo.

Le pido a Dios que entre en mi alma para purificarla. Para hacerla más suya. Para que reine Él en mi interior, en mi subconsciente.

Quiero aprender a ser más solidario, más justo en mi forma de comportarme. Que el llamado fair play, el juego limpio, sea lo que caracterice mis actos.

Que sepa enaltecer siempre al contrario. Hablar bien del que siente pasión por otros colores. Que no descalifique, que no condene. Que sepa unir y aprender de los demás.

Que deje que prime el conjunto y no las individualidades. Que no me importe ser uno más, y pasar desapercibido. Que siempre sea uno que sume, no que reste.

Quiero ser un apasionado de la vida. Quiero que mis pasiones no destruyan, ni a mí, ni a los que tengo cerca. Que sean fuente de vida, de alegría, de esperanza.

Dios entra en mi alma de niño apasionado. No sofoca los incendios. Pero cuida bien para que no abrase lo que no tengo que quemar. Es Él quien conduce mis afectos. Y enaltece mi alma enferma.

Me gusta reír con ganas. Y sufrir en momentos de tensión. Hacerlo todo con el corazón sabiendo que a veces podré equivocarme. Aceptar mis errores. Reconocer mis fallos.

Aplaudir al que gana. Sufrir con el que ha perdido. Luchar hasta el final sin perder la esperanza. No darlo todo enseguida por perdido. No fingir nunca. Reconocer la verdad de lo ocurrido. No volverme agresivo ni rencoroso.

Parece fácil pero no lo es. Lo lúdico saca lo mejor de mí. Despierta mis pasiones. Quiero vivirlas con paz. Y no guardar rencores.

Quiero ser más niño, más puro. Más de Dios y más enamorado de la vida. Capaz de tomarme las cosas en serio. Capaz de reír con los juegos que me hacen vibrar. Así es la vida.

[1] Papa Francisco, Exhortación Amoris Laetitia

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.