Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 17 octubre |
San Ignacio de Antioquía
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es bueno apasionarse por el deporte y otros juegos?

MEXICO

Jefferson Bernardes - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/07/18

Lo lúdico saca lo mejor de mí, despierta mis pasiones, quiero vivirlas con paz

Tiene mi alma un gusto profundo por lo lúdico. Por la risa y lo liviano. Por competir y luchar hasta el último segundo. Y es lo lúdico lo que despierta en mí todas las pasiones del alma.

Lloro y río. Me alegro y me entristezco. Todo se mueve en un plano profundo. En el de las emociones guardadas en el alma. Se despiertan mis pasiones desordenadas, inconfesables.

Me gusta pensar en conjunto, en equipo. Cuando pierdo, todos perdemos. Cuando gano, todos ganamos. Así de sencillo. Así de complicado.

Me gusta el deporte que saca lo mejor de mí. No lo malo. Me hace más solidario. Me hace pensar que no soy yo la estrella, sino todos, un conjunto.

El deporte tendría que hacerme mejor persona, no peor. Despertar en mí el juego limpio, la solidaridad. Que nunca se impongan en mí la violencia y la mentira. El teatro para que castiguen a otro.

Me gusta el sacrificio que precede al éxito, que no siempre llega, no necesariamente. Y cuando no tengo éxito, no busco culpables, ni le echo la culpa al cielo. No me excuso, asumo la responsabilidad, no rehúyo la culpa propia. Así es el trabajo en equipo.

La vida tiene una parte lúdica que no descuido. Me la tomo en serio. Sufro cuando hay que sufrir. Y me río y alegro cuando toca. Pero no quiero dramatizar ni hacer un mundo de lo que sólo es un juego. La vida es más que eso, pero lo incluye.

Me gusta aprender de ese deporte colectivo en el que las figuras son secundarias. Y lo que importa es el sacrificio por todos. El trabajo que no se ve.

Es fácil criticar a otros. Ver la paja en el ojo ajeno. Denunciar a los demás y tratar de salvar mi propia imagen. Yo antes que todos. Mi vida antes que la de los demás.

Quiero que lo lúdico sea eso, nada más. Una parte alegre de mi vida en la que me distiendo. Y saco todo lo que hay en mi interior. Por una pasión. Por un premio fugaz. Así de simple. Me gustan en general las pasiones que surgen en mi alma.

Leía el otro día: Experimentar una emoción no es algo moralmente bueno ni malo en sí mismo. Comenzar a sentir deseo o rechazo no es pecaminoso ni reprochable. Lo que es bueno o malo es el acto que uno realice movido o acompañado por una pasión[1].

Quiero que mis actos sean buenos. Enaltezcan. Me lleven a juzgar bien a los que me rodean. Que lo lúdico saque lo mejor de mí y no lo peor. Que no llegue a odiar. No siempre lo consigo.

Lo lúdico es esa parte de mí que me hace reír. Es allí donde me vuelvo más niño, más inocente, más alegre.

Necesito no perder nunca esa parte escondida en mi alma. Cuidarla como algo sagrado. Que se despierten mis pasiones y no me escandalice.

Que sepa que la pasión es un deseo que tengo que encauzar. Una fuerza profunda que me lleva a la acción y saca de mí lo mejor, lo más noble. No la reprimo.

Le pido a Dios que entre en mi alma para purificarla. Para hacerla más suya. Para que reine Él en mi interior, en mi subconsciente.

Quiero aprender a ser más solidario, más justo en mi forma de comportarme. Que el llamado fair play, el juego limpio, sea lo que caracterice mis actos.

Que sepa enaltecer siempre al contrario. Hablar bien del que siente pasión por otros colores. Que no descalifique, que no condene. Que sepa unir y aprender de los demás.

Que deje que prime el conjunto y no las individualidades. Que no me importe ser uno más, y pasar desapercibido. Que siempre sea uno que sume, no que reste.

Quiero ser un apasionado de la vida. Quiero que mis pasiones no destruyan, ni a mí, ni a los que tengo cerca. Que sean fuente de vida, de alegría, de esperanza.

Dios entra en mi alma de niño apasionado. No sofoca los incendios. Pero cuida bien para que no abrase lo que no tengo que quemar. Es Él quien conduce mis afectos. Y enaltece mi alma enferma.

Me gusta reír con ganas. Y sufrir en momentos de tensión. Hacerlo todo con el corazón sabiendo que a veces podré equivocarme. Aceptar mis errores. Reconocer mis fallos.

Aplaudir al que gana. Sufrir con el que ha perdido. Luchar hasta el final sin perder la esperanza. No darlo todo enseguida por perdido. No fingir nunca. Reconocer la verdad de lo ocurrido. No volverme agresivo ni rencoroso.

Parece fácil pero no lo es. Lo lúdico saca lo mejor de mí. Despierta mis pasiones. Quiero vivirlas con paz. Y no guardar rencores.

Quiero ser más niño, más puro. Más de Dios y más enamorado de la vida. Capaz de tomarme las cosas en serio. Capaz de reír con los juegos que me hacen vibrar. Así es la vida.

[1] Papa Francisco, Exhortación Amoris Laetitia

Tags:
copa mundial de futboldeportefutboljuegosMundial 2018ociopasion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
3
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
6
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
7
Tom Hoopes
Fátima: 4 grandes lecciones del «Milagro del Sol»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.