¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cuándo es correcto decir NO cuando los demás piden ayuda?

MAN STRESS
Comparte

Existen límites para tu tiempo y tu capacidad de donarte - mira cómo establecer prioridades

Muchas personas son bombardeadas diariamente por invitaciones a implicarse en nuevas actividades. Otras personas requieren tu tiempo y tu energía, e intentan convencerte de seguir sus planes y proyectos. A veces es difícil decir NO.

Sin embargo, tu tiempo es limitado y, si no tienes cuidado, puedes implicarte en tantos proyectos que, después de sumar el tiempo que empleas en ellos, resultan haberse convertido en un segundo empleo sin remuneración. A veces tu familia sufre por causa de esto.

¿Cómo hacer para evitar asumir responsabilidades en exceso?

Tu NO podría ser la oportunidad para que otra persona diga SÍ. No intentes hacer todo tú; da a los demás la oportunidad de implicarse y de mostrar lo que pueden hacer. Aquí tienes algunas ideas que te ayudarán a establecer límites y evitar compromisos en exceso.

  1. Cree que sólo tú sabes lo que es importante para ti

Tú sabes lo que es mejor para ti. Si no confías en ti mismo para saber cuándo decir no, los demás estarán encantados de organizarte la vida, ellos dirán lo que tienes que hacer y tú perderás el control de tu tiempo. No dejes que nadie dirija tu vida. Sé proactivo y moldea conscientemente tu vida.

  1. No acuerdes nada de forma impulsiva 

Si alguien te invita a participar de un nuevo proyecto, no aceptes impulsivamente; reserva un tiempo para preguntarte si es un buen proyecto para ti. Date a ti mismo el tiempo para orar y reflexionar. ¿Dios te está invitando a hacer esto? ¿Es realmente lo que tú quieres? No tengas prisa en aceptar, incluso aunque el proyecto te parezca un sueño.

  1. Analiza el tiempo de que dispones

Muchas personas están sobrecargadas. Trabajo, familia y tareas domésticas ocupan todo su tiempo. Si alguien te pide que le hagas un pequeño favor (cocinar algo o ayudar en una organización), pregúntate si realmente tienes tiempo para hacer eso. ¿Tu compromiso hará que tu familia, tu descanso o tu trabajo sufran? Sólo porque puedas tener un tiempo de sobra no significa que tengas que participar de todo lo que surge. Aunque sea importante que nos sacrifiquemos por los demás algunas veces, tus deberes con tu familia vienen en primer lugar; tenemos que mantener un espacio de tiempo para lidiar con los problemas familiares que puedan surgir, y sencillamente para estar con nuestros seres queridos.

  1. Recuerda, tú necesitas tiempo para descansar

Si descuidas tu descanso, antes o después pagarás un precio. Todo el mundo necesita de un tiempo para no hacer nada – tiempo para regenerarse, respirar. El descanso es lo que recarga tus baterías y te da la energía para actuar y ser creativo. No robes esos momentos esenciales de descanso. No le serás de utilidad a nadie si tienes un colapso nervioso.

  1. Define tus prioridades

Para las personas solteras, puede ser más fácil implicarse en muchas actividades. Sus prioridades incluyen crecer como persona y desarrollarse en muchas direcciones diferentes, ganando en experiencia, conociendo a nuevas personas y tal vez teniendo tiempo para conocer a alguien.

Cuando estás casado –y aún más después de que llegan los niños– las prioridades cambian. Tienes que concentrarte en tu relación con tu cónyuge e hijos, creciendo juntos como una familia y apoyando a unos y otros en sus diversos deberes y proyectos. Por ello, resulta más difícil implicarse en actividades fuera de la familia y del trabajo. Cada persona tiene que respetar su propio momento en la vida y mantener sus prioridades claras, adaptándose a medida que las circunstancias cambian.

  1. Diferencia entre obligaciones a corto y a largo plazo

Un acontecimiento único, como por ejemplo ayudar a alguien en una mudanza de casa, es diferente al compromiso de participar en un proyecto a largo plazo. Inicialmente, los proyectos a largo plazo pueden parecer que no consumen energías, pero piensa en cuantos vínculos y reuniones serán necesarias para concluir el proyecto. ¿Tendrás tiempo y energía para todo eso?

Finalmente, recuerda que no necesitas dar explicaciones cuando dices no. Tú sabes lo que es mejor para ti y para tus seres queridos. Si piensas que tienes que justificar tu respuesta, sólo di que esa petición está en conflicto con tus planes anteriores. No todo el mundo entenderá tu decisión, pero el hecho es que no puedes agradar a todos todo el tiempo. Lo más importante es actuar de acuerdo con tus principios y prioridades.

Texto inspirado en el libro Professionalizing Motherhood, de Jill Savage.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.