¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Encontré el lío del que habla el Papa en la basura y en la gente de la calle”

EXPRESO CHILE
Comparte

Maite Zubia funda el taller de la alegría, la solidaridad y la creatividad

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La frase de San Alberto Hurtado “cuando ayudas a otro con su cruz, el corazón vuelve a latir” es la expresión favorita de Maite Zubia, creadora de la fundación Expreso, en entrevista a Radio María, relató cómo empezó a “hacer lío en la calle” como pidió el Papa Francisco a los jóvenes.

“Yo salí a la calle y empecé a incomodar a los que vivían ahí, a los es estaban acostumbrados a la invisibilidad; al frío de que no te vean que no le importas a nadie, ni siquiera a ti mismo. Remover ese escombro, que es una persona, y que nosotros mismos hemos desechado. Es duro y tienes que tener fuerza. Gracias a Dios salí en familia y con mis hijos que eran pequeños. Ellos han sido, y son, los mejores embajadores del anti prejuicio y de romper esquemas”, cuenta Maite Zubia.

En la calle nace la idea de concretar estos vínculos que Maite había ido creando con los adultos mayores o “viejos” como ella los llama; se da cuenta que a su alrededor está lleno de escombros y maderas. “Mirar para el lado y encontrar que el lío del que habla el Papa yo lo vi en la basura y en las personas que están la calle. Ahí está el milagro”, subraya la fundadora de Expreso.

Maite Zubia llegó al Hogar de Cristo y pidió no trabajar con adultos mayores porque le daban pena. “Todavía no sé por qué Dios me eligió a mí. Soy desordenada, chascona, me pongo la ropa al revés. Pero hay un dicho que creo que me calza perfecto: Dios no elige a los dotados, dota a los elegidos; y mi principal virtud es mi fuerza y energía.

Y cuando uno está con un viejo que se va a morir, porque la calle ya pasó por encima y arrasó con su vida, dignidad, familia, todo; y la muerte es inminente; es ahí cuando creó que lo que se necesitas es un torrente de energía que sea capaz de levantarte, sin lástima y decir: “¿por qué estás en el suelo? ¡Hace frío! Levántate y entremos a tomar una sopa”, cuenta emocionada Maite.

Expreso es el taller de carpintería del Hogar de Cristo, y hace tres años Maite comenzó a recolectar maderas que están en la calle, y que no sólo han pasado por la lluvia, barros y que han servido de refugio para perros y muchas veces para personas.

“Yo pongo en la mesa esta basura y ahí viene el desafío. Una vez más se dota a los elegidos, y son estos viejos quienes asumen la responsabilidad de transformar esta madera en algo precioso que vuelve a la sociedad, a una familia en forma de una tabla de cocina; y volvemos a vincularnos porque se hace en forma cooperativa y comunitaria” resalta esta mujer de 39 años.

Este taller tiene la genialidad de que cada viejo tiene su delantal bordado con su nombre y apellido: “se honra al padre y a la madre, tu historia. Porque José Salazar hay uno solo, no hay dos. Lo que más me gusta de este taller es que todos volvemos a tener identidad y nos tratamos por nuestros nombres y honramos a nuestras familias”, enfatiza Maite.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.