Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa: No rechacemos la humildad de Dios

NEWBORN MIRACLE
Comparte

Al rezar el Angelus, Francisco invita a dar la bienvenida a la realidad divina que viene a nuestro encuentro

En alusión a la lectura dominical que narra cuando Jesús es rechazado como profeta en su propia tierra, el papa Francisco exhortó hoy a “abrir el corazón a la fe”, gracia con la que Dios, “hecho hombre”, quiere llenar nuestro vacío interior.
Lo hizo este domingo 8 de julio al rezar la oración mariana del Ángelus, como es habitual, desde la ventana del Palacio Apostólico acompañado por miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

Nadie es profeta en su tierra

Profundizando sobre la lectura dominical, el pasaje del Evangelio según san Marcos (6:1-6) que relata el regreso de Jesús a Nazaret para enseñar en la sinagoga (sin guardar el sabat), el Papa explicó cómo Jesús, cuya fama de sabio y maestro se había extendido por toda Galilea, no fue capaz de realizar ningún prodigio en su propia tierra, sino sólo un par de curaciones.

Y a partir de este hecho, indicó el Obispo de Roma, surge una frase que se ha convertido en proverbio: “Nadie es profeta en su tierra”.

De esta manera, “lo que podría considerarse un éxito, se convirtió en un rechazo rotundo”, dijo Francisco,observando la actitud del pueblo nazareno: “primero escucha y se queda asombrado; luego se pregunta perplejo: “¿de dónde vienen estas cosas?”, ¿esta sabiduría?… y al final se escandaliza, reconociendo en él al carpintero, el hijo de María, a quien vieron crecer”.

Pero… ¿cómo es que los conciudadanos de Jesús pasan de la maravilla a la incredulidad?

El Papa destaca que los habitantes de Nazaret “hacen una comparación entre el origen humilde de Jesús y sus capacidades actuales: es carpintero, no ha estudiado, sin embargo, predica mejor que los escribas y hace milagros. Y en lugar de abrirse a la realidad, se escandalizan”.

El escándalo de la encarnación de Dios

“¡Dios es demasiado grande para rebajarse a hablar a través de un hombre tan simple!”, puntualiza Francisco, recordando que se trata del escándalo de la encarnación: “el evento desconcertante de un Dios hecho carne, que piensa con una mente humana, trabaja y actúa con manos humanas, ama con un corazón humano, un Dios que lucha, come y duerme como cada uno de nosotros”.

El Sucesor de Pedro va más allá de este hecho y subrayó que esta es una causa de escándalo e incredulidad incluso hoy en día.

“El cambio hecho por Jesús compromete a sus discípulos de ayer y de hoy a una verificación personal y comunitaria. En nuestros días, de hecho, puede pasar el hecho de alimentar prejuicios que nos impiden captar la realidad”, añadió Francisco.

Y dijo que Cristo hoy nos invita a adoptar una actitud de escucha humilde y de espera dócil, “porque la gracia de Dios a menudo se nos presenta de maneras sorprendentes, que no se corresponden con nuestras expectativas. Dios no se ajusta a los prejuicios”.

Abrir el corazón a la fe, gracia de Dios

Por último, el Papa exhortó a esforzarnos para abrir el corazón y la mente, “para dar la bienvenida a la realidad divina que viene a nuestro encuentro”.

Se trata, en definitiva, de tener fe: “la falta de fe es un obstáculo para la gracia de Dios”, afirmó Francisco, señalando que muchos bautizados viven como si Cristo no existiera: los gestos y signos de fe se repiten, pero no corresponden a una verdadera adhesión a la persona de Jesús y a su Evangelio. Cada cristiano, está llamado a profundizar en esta pertenencia fundamental, tratando de atestiguarlo con una conducta coherente de vida, cuyo hilo conductor es la caridad”.

Francisco concluyó pidiendo, con la intercesión de la Virgen María, que el Señor ablande la dureza de los corazones y la estrechez de mentes, “porque estamos abiertos a su gracia, a su verdad y a su misión de bondad y misericordia, dirigida a todos, sin exclusión”.

Artículo originalmente publicado por Radio Vaticana

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.