¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cuál es el secreto de los niños tailandeses para sobrevivir en la cueva?

THAILAND ACCIDENT CHILDREN CAVE
LILLIAN SUWANRUMPHA / AFP
Comparte

Conmoción en Tailandia y el mundo ante la resiliencia de unos chicos con inmensas ganas de vivir

Los chicos tailandeses desaparecidos protegieron sus ojos ante el resplandor de las linternas de los rescatadores británicos que por fin los localizaron. Habían llegado a su refugio, a un kilómetro bajo tierra en un estrecho y ventoso sistema de cuevas en el norte de Tailandia.

Con aspecto demacrado y hambriento, los 12 niños atrapados en la cueva desde hace más de 11 días fueron filmados por sus rescatistas en las oscuras entrañas de una gruta inundada. El vídeo se ha visualizado millones de veces en distintos lugares del mundo.

Después de recibir el saludo del rescatista, una de las primeras frases que se escuchan en el vídeo es pronunciada por uno de los adolescentes: “Estoy muy feliz”. “Nosotros también estamos felices”, responde el socorrista. “Muchas gracias”, responden los niños.

Gratitud y resiliencia son seguramente dos valores presentes es este joven equipo de chicos que están viviendo un momento dramático donde todos esperamos que se resuelva del mejor de los modos. 

La resiliencia es esa capacidad que tiene todo ser humano para afrontar las dificultades, los problemas, las adversidades de la vida, superarlas y transformarlas. Estos chicos han dado ya buenas pruebas de alto valor resiliente. 

Ahora toca la difícil labor de garantizarles el apoyo físico y psicológico para afrontar la incertidumbre ante este rescate que se presenta muy complicado. Y es que todavía no se conoce la fecha del fin de esta pesadilla. Se trata de un reto físico y psíquico.

Por ello es necesario que puedan satisfacer tanto sus necesidades físicas como psíquicas. Es importante por una parte contar con agua potable, alimentos y ropa para sobrevivir a esta situación. Y es que el frío, el hambre y la deshidratación tiene implicaciones físicas y psíquicas que puede llevar a un mal funcionamiento del cerebro en el momento de tomar decisiones. Pero sobre todo lo más importante es que cuenten con la certeza del apoyo afectivo de todos sus seres queridos y del ingente equipo de rescate. Sentir el afecto de quienes sufren con ellos esta desgracia será el principal motivo para no dejar de luchar.

Siempre y cuando se adapten al ambiente y no perciban la situación como un riesgo que amenaza su vida, los adolescentes estarán bien. Estas noticias y eventos nos recuerdan el gran valor en la vida del apoyo moral y afectivo que todos los seres humanos necesitan para desarrollar de manera equilibrada y serena la propia vida independientemente de las circunstancias. 

En estos casos tan difíciles un momento de oración por parte de todos es seguramente de gran ayuda, pues a fin de cuentas, nuestras vidas están siempre en manos de la Divina Providencia. Ojalá el joven entrenador tenga la brillante idea de motivar el grupo con una espontánea y constante oración por el bien y la sobrevivencia de todo el grupo. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.