¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué somos tan miserables?

DOUBTFUL WOMAN
Shutterstock
Comparte

Si te desespera la limitación humana, cambia de enfoque

Vivo empeñado en hacerlo yo todo bien. En estar siempre a la altura y no cometer errores. Es tan grande el daño que puedo hacer… Es tanto el bien que Dios puede lograr a través de mi vida.

Tomo conciencia de mi limitación. Asumo que no todo puede depender de mí. Y confío. No quiero ser mediocre, no quiero aburguesarme. Quiero vivir la generosidad del que nada retiene para sí.

Parece tan sencillo. Pero luego la vida es exigente. No me quejo. No caigo en las excusas. Quiero vivir mi vida con un corazón agradecido.

Dejo que la gracia de Dios obre en mí. Me abro, me dejo hacer. Es tanto lo que Dios puede hacer en mí… Son tantos los milagros que puedo llegar a ver.

¿Dónde he puesto mi corazón? Sufro por lo que no merece la pena. Me afano por lo que no es un bien para mi vida. Tengo tesoros escondidos en campos ajenos.

Y no descanso totalmente en las manos de Dios. Esa confianza de los niños me parece un ideal inalcanzable.

Quiero llegar a tocar las alturas. Parece sencillo pero no lo es. Santo entre los santos. Una iglesia de santos. Así era la primera Iglesia.

A veces me desanimo al ver el pecado de los hombres y también mi propio pecado. Y pienso que es imposible. Puedo caer en la actitud escéptica del que no cree en el poder de Dios en los hombres.

Es tan grande el pecado… Hace tanto daño la debilidad… Pero todo es porque he puesto la mirada en lo que puede hacer el hombre.

Me he fijado solo en sus capacidades humanas, en sus dones, en lo razonable. No acabo de creer en el poder infinito de la gracia en mí.

Me cuesta pensar que Dios lo puede hacer todo nuevo en mi alma enferma. Me abajo para que Dios brille en mí.

No me importa que se rían de mí, de mi pequeñez, de mi pobreza. No tengo nada de lo que enorgullecerme.

Quiero tocar su poder en medio de mi impotencia. Quiero la santidad que me hará feliz y me dará su paz. Sueño con esa luz que ilumine mi corazón y acabe con la oscuridad.

Dios lo puede hacer en mí. Pongo mi vida en sus manos. Mi corazón herido en el suyo. Él es mi tesoro verdadero. A veces no me lo creo.

Tags:
fepecado
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.