Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

5 maneras de pensar en el cielo

Shutterstock

Tom Hoopes - publicado el 30/06/18

El cielo no es un aniquilamiento del cosmos y de todo lo que nos rodea…

¿Cómo será el paraíso? La cuestión es crucial, porque todo depende de ello: el cielo es la esperanza que confiamos alcanzar por el sufrimiento en la tierra.

Sin embargo, es difícil de responder, porque el cielo es imposible de describir. San Pablo lo vio y declaró que era “inefable”. Santo Tomás de Aquino lo vio y consideró la inmensa obra de su vida nada más que “paja”.

Eso sí, se han presentado varias respuestas a la pregunta que a mí me parecen consoladoras. Aquí hay cinco.

1. El cielo es un “océano de amor infinito”

woman looking at the sunset
By Nicoleta Ionescu/Shutterstock

El papa Benedicto XVI tomó un tono poético en su encíclica sobre la esperanza, Spe Salvi, de 2007.

Primero, reconoció que para muchas personas el cielo les suena a algo tedioso porque la “vida eterna” suena como “una condena” en “un continuo sucederse de días del calendario”.

No es así, nos dice.

El cielo es “el momento pleno de satisfacción, en el cual la totalidad nos abraza y nosotros abrazamos la totalidad”, escribió el Papa emérito. La vida eterna es como “sumergirse en el océano del amor infinito, en el cual el tiempo –el antes y el después– ya no existe”.

Benedicto XVI concluye en un pasaje que me hace pensar en la canción I Can Only Imagine: “Podemos únicamente tratar de pensar que este momento es la vida en sentido pleno, sumergirse siempre de nuevo en la inmensidad del ser, a la vez que estamos desbordados simplemente por la alegría”.


CROSS IN GRASS

Te puede interesar:
¿Qué hace Jesús en el cielo? Responde el Papa Francisco

2: El cielo es la Casa de nuestros Sueños

BUISSONETS HOUSE
Sanctuaire de Lisieux

Aun así, esto puede seguir sonando un poco extraño. Mi imagen favorita del cielo es la que le cuento a mis hijos: en el cielo por fin podremos vivir en la “casa de nuestros sueños”.

Otras traducciones hablan de “moradas” o “casas” en lugar de “mansiones”, pero a mí me gusta esa palabra. ¡Yo siempre quise vivir en una mansión!

Pablo siguió a Jesús al describir el cielo de esta forma: “Tenemos una casa permanente en el cielo, no construida por el hombre, sino por Dios”.

Los Padres de la Iglesia coincidían. El cielo “contiene mansiones en abundancia que están siempre listas para recibirte”, dijo san Juan Crisóstomo. “Quiere decir evidentemente que ya hay muchas mansiones”, escribió san Agustín.

Así que el cielo es en cierto sentido un maravilloso “edificio de Dios”. Sin embargo, cuidado con pensar en una casa celestial en términos materialistas. Los placeres del cielo no serán una piscina envolvente y sofás exteriores.




Te puede interesar:
¿Cómo es el cielo? 10 santos te lo cuentan

3. De hecho, la verdadera dicha del cielo será el llegar de verdad al “hogar” por fin

BABY SITTER
Shutterstock | fizkes

Me encanta cómo escribe sobre esto el padre jesuita Robert Spitzer. Una “casa de ensueño” terrenal no nos colmará porque nuestros deseos apuntan hacia algo más allá del mundo material, dice.

Anhelamos el Amor Incondicional, la Bondad Incondicional, la Verdad Incondicional y la Belleza Incondicional, ninguno de los cuales puede encontrarse en la tierra.

También anhelamos el “Ser Incondicional”, que Spitzer apoda “Hogar”.

“Los seres humanos también busca una armonía con todo lo que es”, escribió. “No solo quieren sentirse como en casa en un entorno particular, quieren sentirse como en su hogar con la totalidad, como si el cosmos fuera su casa”.

“¿Has sentido alguna vez, de niño o de adulto, esa sensación de alienación o discordancia, un profundo sentimiento de no pertenencia?”, pregunta. Sin embargo, también te has sentido “como en casa”, dice.

“Cuando el deseo por el Hogar perfecto se satisface incluso parcialmente, los filósofos, teólogos y místicos se refieren a ello de diversas formas: dicha, amor, sobrecogimiento, unidad, santidad, calma”.

Solamente hay un lugar donde esta sensación “hogareña” es más que temporal.

“El cielo, la Casa del Padre, constituye la verdadera patria hacia donde tendemos y a la que ya pertenecemos”, dice el Catecismo.

San Pablo lo explica de forma sucinta: “Somos ciudadanos del cielo”.


POMOC BEZDOMNYM

Te puede interesar:
¿Tienes un hogar espiritual?

4. La vida eterna traerá “un cielo nuevo y una tierra nueva”

MĘŻCZYZNA
Pexels | CC0

Otra lección que me gusta enseñar a mis hijos es que el cielo no será del todo diferente de las cosas que nos gustan ahora; de hecho será la mayor expresión de esas cosas.

El papa Francisco ya destacó esto, citando a san Pedro y el Libro del Apocalipsis, donde describe un “cielo nuevo” y una “tierra nueva”.

“Todo el universo será renovado y liberado una vez para siempre de todo indicio de mal y de la muerte misma”, dijo Francisco. El cielo “no [es] un aniquilamiento del cosmos y de todo lo que nos rodea, sino un llevar cada cosa a su plenitud de ser, de verdad, de belleza”.




Te puede interesar:
¿Iremos al cielo?

5. Por encima de todo, el cielo será un encuentro con Jesucristo

HOMOSEKSUALISTA W KOŚCIELE
Joshua Earle/Unsplash | CC0

No obstante, el cielo, a fin de cuentas, no es principalmente un océano de alegría, una casa de ensueño, una patria, un hogar o una tierra nueva. No necesitaremos ninguna de esas cosas para evitar el aburrimiento en el cielo, dijo el papa Francisco, porque “el cielo es el encuentro con Jesús”.

Será verdaderamente emocionante.

Pero que no haya error: encontrar a Jesús será solo emocionante para quienes Le conozcan y Le amen.

El beato John Henry Newman describió una vez cómo el cielo será en su mayoría como una iglesia: un lugar para contemplar a Jesús con Sus ángeles y santos.

“El cielo sería un infierno para un hombre irreligioso”, dice Newman. Si alguien que no apreciara a Jesús y a Sus ángeles y santos entrara allí, “¡cuán desamparado vagaría a través de las cortes celestiales!”.

Conócele ahora y no tendrás nada que temer.


RAGAZZA, VENTO, CIELO

Te puede interesar:
¿Cómo será el cielo?

Tags:
cieloferesurrección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.