Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los periodistas argentinos que no temen nadar contracorriente y defienden la vida

Manuel Cortina / NurPhoto
Comparte

Obarrio y Feinmann, dos influyentes líderes de opinión, han mantenido firme su postura pese a las presiones

Que en la Argentina la ciudadanía está dividida, no hay dudas. Que cientos de miles en todo el país se oponen al aborto, mucho menos. Pero que en los medios de comunicación más importantes del país en la gráfica, radio, online y televisión los periodistas en su mayoría promueven la despenalización tampoco. En ese contexto, alzar la voz y expresar públicamente la disidencia con la opinión mayoritaria es además de un acto de coherencia, un acto de valentía.

Recientemente dimos cuenta del Gerente General de Turner Argentina quien al recibir un premio Martín Fierro se expresó a favor de la defensa de las dos vidas en un evento que pareció organizado para apoyar la despenalización y el que se luzcan los artistas y periodistas que promovían la despenalización.

Entre los periodistas que no temen nadar contracorriente en su ámbito y defienden la vida se destacan algunos como Mariano Obarrio, de La Nación, y Eduardo Feinmann, del Canal América.

El caso de Obarrio es doblemente meritorio, porque además de expresarse con absoluta libertad en un medio en el que la versión online en más de una ocasión pareció orientar los contenidos de manera tendenciosa hacia el cambio en la legislación argentina y la ridiculización de los que se oponen a él, sufrió en el medio del debate el fallecimiento de su pareja.

Aún en el dolor, Obarrio insistió en promover principalmente en redes sociales, y en algunos artículos en el diario, la defensa de las dos vidas. “Hay muchas cosas mejores antes que el aborto. Más humanas y más concordantes con nuestra cultura de ser argentinos. En la que siempre hay lugar para “uno más” y en la que no queremos “ni uno ni una menos””, escribió en una columna el 13 de junio, de las pocas que escribió en su medio en el que si bien se han dado lugar a distintas voces, y en el que la editorial es claramente provida, en el portal abundaron las notas y fotografías tendenciosas durante mucho tiempo.

Eduardo Feinmann es periodista de la señal A24 y de Radio La Red. Desde hace años, su vehemente estilo de entrevistar y de expresar lo que piensa le han valido muchos detractores. Feinmann ha dicho que desde hace años viene madurando su postura ante el tema y que no se muestra ni con pañuelos verdes, con los que se identifican los promotores de la despenalización, ni con pañuelos celestes, con los que lo han hecho en general los defensores de la vida desde la concepción.

Feinmann ha cuestionado en numerosas ocasiones las cifras desde las cual se argumenta a favor del aborto, las inconsistencias constitucionales del proyecto, ha defendido la dignidad del médico y los derechos de las clínicas a no realizar prácticas que consideran un crimen, y ha expresado cada vez que le ha tocado debatir con alguien con mucha claridad “ojalá que se salven las dos vidas”.

“Está penalizado el robo y está penalizado el asesinato. Eso significa, esa penalización impide, ponele la cifra, 500 mil robos por año en la Argentina, así como hablamos de 500 mil abortos, hablemos de 500 mil robos. ¿Cuántos delincuentes mueren por ir a robar? Arriesgan su vida para ir a afanar. Despenalicemos el robo y el asesinato”, expresó con ironía.

Obarrio y Feinmann, cada uno desde su estilo, son representantes de un periodismo argentino que se anima a pensar distinto en un contexto mediático en el que pedir el respeto a la vida por nacer comienza a percibirse como un desconocimiento a una ley.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.