¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

El Fútbol, ¿sucedáneo de la religión?

RUSSIA
Shutterstock.com
Comparte

Nada hoy moviliza tanto a las masas como el fútbol

Cada vez que se juega un mundial de Fútbol, los fenómenos sociales que acontecen y la transformación de las conductas de sociedades enteras, llaman poderosamente la atención. Analizarlo es complejo, porque sería como meterse con la “religión oficial” de millones de seres humanos. 

Las discusiones sobre el tema son más emocionales que racionales y despierta pasiones que ya no despiertan ni la religión ni la política. 

El fútbol se ha convertido progresivamente en un sucedáneo de las religiones, con sus mitos, sus ritos, sus “dioses”, sus templos que congregan multitudes enardecidas que entran en un ciclo litúrgico festivo que suspende la vida ordinaria trasladándolos a un mundo paralelo.

Los gobiernos suelen utilizar este tiempo para aumentar tarifas e impuestos, mientras las multitudes no quieren saber de otra cosa que de fútbol. Incluso se suelen votar leyes impopulares. A nivel de las noticias ya nada es importante, porque todo pasa a ser secundario.

El efecto es muy potente socialmente, porque por un mes aparecen símbolos patrios como en ninguna fecha conmemorativa de la historia de un país.

Nada hoy moviliza tanto a las masas como el fútbol, y también es aprovechado para las ventas de televisores, bebidas, alfajores, snacks o lo que sea. Los conflictos internos de cualquier país desaparecen, como si por un tiempo sagrado todos viviéramos reconciliados y apoyados en una esperanza épica. Las diferencias sociales e ideológicas se esfuman como por arte de magia mientras se contempla el espectáculo en el que parece jugarse el destino de la sociedad y la felicidad de cada uno en particular.

La FIFA agrupa más naciones que la ONU y parece desatarse una batalla cósmica en la que los equipos de once gladiadores representan a cada uno de los que gritan por ellos.  El fútbol ha sido visto por algunos analistas de la cultura como una representación del drama del mundo y una imagen de un combate ritual.

La traslación de lo sagrado al ámbito profano

El juego siempre ha representado la ruptura con la rutina, con el trabajo, con lo obligatorio y penoso de lo cotidiano. El ser humano cuando juega imita a los que pueden ser libres para jugar, a los niños y a los dioses, cuando juega entra en un tiempo gratuito y sagrado, ensayando lo que en sus sueños desearía que fuese toda la vida, cuando juega realiza lo que la realidad debiera ser siempre. 

Varios investigadores han visto en el fútbol grandes analogías con una celebración religiosa. Es un drama representado por un número preciso de oficiantes sobre el altar del césped, en ese recinto sacro de los estadios que recuerdan a los antiguos templos, bajo grandes focos de luz, ante la atenta y participativa, exultante o deprimida, pero siempre devota y fanática mirada de los miles de aficionados. El punto más alto del culto, como verdadera consagración de este culto de multitudes, es el “gol”. En este momento los fieles se levantan, se abrazan en total comunión, gritan y claman en una catarsis colectiva que termina en emocionado entusiasmo cuando se ha conseguido un triunfo o en una aplastante desesperación cuando se pierde.

En “la previa” los asistentes son como fieles religiosos, que hacen largas filas como en una peregrinación hacia el gran templo donde se rompe la noción de tiempo cotidiano y se entra en una nueva dimensión de la vida. Las “procesiones” de “hinchas” van acompañadas de cánticos rituales repetitivos, con distintivos de su devoción personal y en una especie de éxtasis místico de sentirse un solo cuerpo, una sobrenatural comunión de almas que al unísono cantan en honor de sus dioses y de su religión que les da sentido a sus vidas y les hace ser capaces de actos profundamente generosos como violentos, porque aquí la hermandad o la enemistad también adquiere un carácter sagrado.

RUSSIA
Shutterstock.com

Un nuevo tiempo litúrgico

Los colores que invaden el tiempo fuerte de los partidos, son señal de identidad tribal, de fiesta y la expresión de la trascendencia específica de cada grupo o país. Los medios de comunicación, especialmente la TV, convierten la transmisión de partidos de fútbol en un rito seguido por millones de personas, en el que a la misma hora se reúnen en torno al altar doméstico –o en el bar transformado en pequeño templo- aquellos que anhelan esa porción de emoción y entusiasmo colectivo en la que se entra en comunión con una realidad que trasciende lo cotidiano y la pequeñez de la propia existencia, ofreciendo sentido y pertenencia en medio de la rutina gris de la cotidianeidad.

Con la ayuda de las nuevas tecnologías y mass media el tiempo se organiza y estructura en función de los “tiempos fuertes”, ya sean fines de semana o eventos a gran escala como los mundiales de fútbol.

Lo mismo suele suceder con los tiempos políticos y las campañas electorales, llenos de ritos y mitos, pero que al lado del fútbol, ya es una “religión” desgastada.

Después de los partidos de fútbol, los comentarios durante la semana en programas televisivos, lugares de trabajo, bares o en el transporte colectivo, pasan a ser la prolongación cotidiana de esa fuente de sentido y pertenencia.

RUSSIA
Shutterstock.com

Memorial un combate ritual

Los encuentros deportivos se convierten también en lugar simbólico de la confrontación internacional, donde se rememora confrontaciones y rivalidades históricas, expresando ansias de supremacía, compensando superficialmente las frustraciones políticas y económicas.  Para las personas es más que un deporte, porque ni la comercialización descarada y aplastante, ni los escándalos de corrupción pueden opacar el halo sagrado del fútbol.

Asistimos a una divinización de un fenómeno social y deportivo. Ya se ha visto en algunas publicidades la sustitución de los “héroes” del fútbol por los tradicionales héroes de la patria, santos católicos, o la sustitución explícita de un nuevo dios al que se le rinde adoración y se le consulta cuál oráculo que define lo realmente importante para la vida de millones: el resultado final del partido.

Así lo expresaba el sociólogo José María Mardones en 1994: “Una mentira social piadosa, se dirá, representada por un ceremonial de antorchas, banderas, altares, uniformes, medallas; sostenida por la repetición massmediática de las hazañas deportivas –leyendas- de los héroes creados por los periodistas deportivos; puesta compensativamente al servicio de las frustraciones de las masas y especialmente de la gran industria, donde la ética deportiva se convierte en vasallo de las especulaciones publicitarias o simplemente técnicas… la religiosidad deportiva hace aparición, pero la ambigüedad no es capaz de eliminar la influencia de una valor simbólico capaz de transfigurar lo social y dotarlo de la numinosidad que permite soñarlo puro y verdadero”.

RUSSIA
Shutterstock.com

¿Signo de una crisis cultural y espiritual?

La traslación de lo sagrado a ámbitos tradicionalmente profanos no es algo exclusivo del fútbol. La religión civil, la sacralización de lo político, de otros deportes, el culto al cuerpo, no son algo nuevo.

Si bien estos fenómenos, incluyendo el fútbol tal como lo hemos descrito, no son religión en el sentido estricto, si podemos encontrar no solo analogías, sino traslaciones vivenciales, rituales y de sentido que nos dicen mucho sobre lo que le sucede a la sociedad y a las religiones. Comprender los fenómenos religiosos y sus sucedáneos nos permite también comprender fenómenos sociales complejos.

Es interesante ver cómo la expresión de emociones fuertes y pasiones es vista como “normal” si se trata de fútbol, pero si se trata de creencias religiosas o vivencias espirituales se lo observa como algo extraño, cuando en realidad si la religión de una persona es lo que le da sentido a su vida, allí debería volcar su mayor pasión y sus emociones más fuertes.

Cuando la religión no es un mero barniz cultural, sino una verdadera vida de fe, debería ser el centro y lo más importante de la vida, lo que da forma y sentido a todo lo demás. Pero cuando el centro que moviliza la vida entera y la fuente de sentido es otra cosa, es que se ha cambiado de religión sin advertirlo.

El fútbol como deporte y los masivos fenómenos que arrastra detrás de sí son capaces de generar valores muy positivos para la convivencia y la cohesión social. Lo que antaño eran las religiones para la mayoría, luego fue la política y hoy un deporte.

Tal vez la pregunta más difícil de hacernos es: ¿cuál es el vacío que vino a llenar?

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo