¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

El Papa: Familias, engañadas, llevaban sus hijos a Karadima 

POPE FRANCIS
Antoine MEKARY I ALETEIA
Comparte

El Pontífice se refirió a crisis de la Iglesia Católica en Chile

El corazón de la Iglesia en Chile está herido por los abusos de poder, de conciencia y sexuales del sacerdote Fernando Karadima, párroco de la Iglesia El Bosque, en Santiago, en los años 80 y 90.

“Las familias llevaron a sus hijos a Karadima porque creían que la doctrina era sólida y no sabían lo que estaba sucediendo allí”, dijo el papa Francisco a la agencia norteamericana Reuters en una entrevista publicada este 20 de junio de 2018. 

Karadima fue condenado por la justicia vaticana el 18 de febrero 2011, culpable de abuso de menores y abusos del ministerio sacerdotal.

El Papa indicó a Karadima como una persona “gravemente perturbada”. Karadima ha desencadenado una profunda crisis en la Iglesia Católica de Chile; al final de abril, convocados a Roma, los obispos en bloque han puesto sus cargos en manos del Papa. Hecho, que el Papa comentó como un  “gesto generoso” en la mencionada entrevista.

Asimismo, Francisco aceptó el 11 de junio la renuncia de tres obispos chilenos, incluido el controvertido Juan Barros, ex obispo de Osorno, perteneciente al ‘círculo de hierro’ de Karadima, tras el escándalo de encubrimiento y haber beneficiado de sus favores para escalar en la jerarquía eclesial. 

Francisco aceptó que este caso golpeó los cimientos de la Iglesia chilena y lo definió como algo complejo donde “había una mezcla de la élite chilena con situaciones sociopolíticas”.

Francisco volvió de su visita apostólica a Chile, en enero, donde aceptó el “dolor” y la  “vergüenza” frente a este tipo de crímenes, con la inquietud para volver a analizar el caso Karadima y sus implicaciones en la diócesis de Osorno y escuchar a las víctimas.

“Mucha gente hubiera estado feliz si solo hubiera removido al obispo Barros y no hubiera hecho nada más. ¡Pero no!”, expresó el Papa en la última entrevista. 

KARADIMA
CrowdSpark/MARIO TELLEZ
Fernando Karadima, Párroco de El Bosque, el 18 de febrero 2011, se informa de la sentencia de la CDF: Culpable de abuso de menores y abuso del ministerio sacerdotal

A esto se suma el grito de justicia de las víctimas más conocidas: Juan Carlos Cruz, James Hamilon, Andrés Murillo, quienes visitaron a Bergoglio en el Vaticano. Ellos informaron que el Papa les había pedido perdón y escuchó sus experiencias e ideas para prevenir nuevos casos. 

Buscando una explicación a todo lo ocurrido en la Iglesia chilena por los casos de abuso, el Papa admite que es “un fenómeno difícil de entender”, pero “ciertamente es el trabajo del espíritu del mal”.

OSORNO
Twitter @iglesiachile

El 19 de junio de 2018, los enviados del Papa a Chile, en la conclusión de su segunda misión pastoral; el arzobispo Charles Scicluna y el sacerdote Jordi Betomeu, oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, declararon su agradecimiento al pueblo de Dios por su acogida y testimonio. 

La misión papal tuvo como objetivo reconocer y admitir la realidad completa de los abusos en Chile, con todas sus dolorosas repercusiones y consecuencias, es el punto de partida para una curación auténtica, tanto de la víctima como del autor de los abusos, confirmó Scicluna. 

Por su parte, Fernando Karadima, 87 años, recluido en el Hogar de Ancianos San José, parece inmune a manifestar un arrepentimiento público; actualmente se encuentra, obligado por la ley canónica, retirado a una vida de oración y de penitencia, sin la posibilidad de ejercer públicamente el sacerdocio (no puede confesar o dar dirección espiritual). 

“Quiero justicia para mi familia y mi apellido…Pero sobre todo quiero que salve su alma y que pida perdón”, dijo el hermano del sacerdote abusador, Oscar Karadima, 77 años, avergonzado por lo sucedido y la falta de humildad del condenado, a pocas semanas de su reunión con el papa Francisco en el Vaticano, como él mismo cuenta a varios medios chilenos. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo