¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Descubre el lenguaje que todos entienden

GIRL,CLASSROOM
Shutterstock
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

¿Qué hace posible que dos alumnos radicalmente distintos sientan lo mismo?

Cuando en un colegio llega un alumno nuevo procedente de un país lejano, su principal problema suele ser el lenguaje. Desconocer la lengua que se habla en el país de acogida se convierte para él en una enorme barrera para comunicarse y para integrarse en el grupo. Además, sus costumbres y conocimientos son muy diferentes a las de sus compañeros por lo que sus profesores le podrán ayudar adaptando el curriculum educativo y facilitarle la creación de vínculos con el resto de sus alumnos.

Tal vez, la materia que más ayude para lograr integrarlo es Música. Presente en todos programas educativos, ha de ser vista como una ocasión para crear un ambiente de acogida y colaboración en la clase.

Para ello es importante partir de una metodología que se adapte a los alumnos y tenga como objetivo principal la integración social. En este sentido cada niño puede aportar su experiencia musical, compartiendo con el resto de la clase la diversidad específica de su cultura.

La música es un arte universal. Todos los alumnos han tenido experiencias musicales diferentes que pueden compartir con sus compañeros a través de actividades en las que la intervención sea individual y grupal.

Una dinámica podría ser la siguiente: un alumno improvisa un sencillo esquema rítmico y los demás lo repiten. El hecho de ser el autor de esta secuencia rítmica interpretada a continuación por todos el resto de la clase favorece la autoestima, la autonomía y la relación con los demás, tan importantes para quien necesite integrarse en el grupo.

Estas breves improvisaciones individuales pueden ser también melódicas, vocales y de expresión corporal. La intervención individual se puede hacer también aportando canciones infantiles y juegos que lleven incorporados la música pertenecientes a su propia cultura.

De este modo el alumno se educa de manera activa como intérprete, auditor y receptor de la música, como realizador expresivo y creativo y como oyente crítico del papel de la música en la sociedad actual.

Unir intereses comunes por la música por medio de las emociones es un modo de potenciar la cohesión del grupo evitando la segregación o la discriminación y sobre todo creando el ambiente adecuado para acercar a los niños a la riqueza cultural que tienen en clase.

De esta manera lograremos que la clase sea un lugar de convivencia.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones