Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
Frei Galvao
Aleteia logo
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Irán-España: ¿los once de David contra Goliat?

BEYRANVAND

Instagram alirezabeyranvand.official

Dolors Massot - publicado el 20/06/18

El guardameta de la selección iraní era pastor de rebaño y el fútbol ha supuesto para él, como para muchos, un ascenso social impensable de otro modo.

El once de Irán en el Mundial de Fútbol de Rusia 2018 puede convertirse en unas horas en el Ocean’s Eleven de este campeonato si logra vencer a España, el equipo favorito del grupo B y uno de los que mejor avanza en líneas generales pese a su empate con Portugal.

Nada tienen que ver las cifras millonarias de muchos de los jugadores de España en sus respectivos clubes, a lo que se añaden las primas que se les ha prometido si ganan en Rusia’2018; en comparación con los jugadores de Irán, algunos de ellos con unas trayectorias dignas de Tom Sawyer.

Un país con alto desempleo juvenil

Llegar desde Irán en calidad de futbolistas de la selección hace a estos hombres un modelo para los jóvenes de su país, donde el 25% de los muchachos se encuentran en el paro, según estadísticas recientes.

Para colmo, el boicot de Estados Unidosa Irán ha provocado que algunos jugadores no dispongan de las botas de la equipación ya que la marca patrocinadora no ha podido entregárselas. En los entrenamientos se ha visto a varios seleccionados con zapatillas pagadas de su bolsillo.

La historia de David

Pero quién sabe. En el antiguo Testamento se nos relata la historia de David, un joven del pueblo de Israel que se dedicaba al pastoreo. Al enfrentarse Saúl y el pueblo contra los filisteos, David se ofreció para combatir con un gigante llamado Goliat.

David solo disponía de una honda y un morral donde introdujo cinco cantos rodados, pero confiaba en el Señor: «De la misma manera que Dios me ha librado de las garras del león y de las zarpas del oso, así también me librará de las manos de este filisteo«, rezó. Y así fue: dio un golpe mortal a Goliat, este cayó y David le cortó entonces el cuello.

El camino a una vida mejor

El fútbol, como para muchos niños y jóvenes de países con pocos recursos, es el camino hacia una vida mejor en Irán.

Así, el hoy guardameta de la selección, Alireza Beiranvand, tiene presente que era pastor de rebaño. Un día decidió abandonar a su familia y viajar a Teherán en busca de una oportunidad. Tuvo que dormir en la calle, lavó coches, fue barrendero y más tarde pizzero antes de encontrar finalmente un lugar en un club de fútbol. Hoy juega en el Persépolis, que es el campeón de Liga en su país.

Sus 25 años y su 1,95 m. de altura le ayudan a ser imbatible en la portería porque, como el mismo Beiranvand explica, el recuerdo de la pobreza le impulsa a no querer regresar a pastorear las cabras.

Facebook Iran National Football Team

El fútbol internacional es el actual medio de vida de la mayoría de estos once que conforman hoy el pequeño David al que se enfrenta la Roja. Nada despreciable si se repasa con cuidado. Aquí van algunos ejemplos entre los que hoy estarán en la lista definitiva.

Dejagah (31 años) es centrocampista en el Nothingham Forest, con doble nacionalidad alemana y un flamante restaurante de sushi en Berlín. Ha sido internacional en la sub 1 por Alemania.

Masoud Shojaei (34 años) es el capitán del equipo. Juega como centrocampista en el AEK Atenas. Tuvo un enfrentamiento importante con el régimen iraní, pero ahora cuenta con las aprobaciones de su gobierno para defender los colores del país. Los seguidores españoles lo conocen bien porque jugó con el Osasuna, aunque encadenó varias lesiones y no dejó muy buen recuerdo. Hoy tiene la oportunidad de desquitarse.

El más culto del equipo

Ghoochannejhad es delantero y juega en el Heerenveen de Holanda. Es conocido porque se desempeña bien con el violín y habla 4 idiomas (persa, inglés, holandés y francés) además de entender otros tres: italiano, alemán y portugués. Tiene claro que la fama de las redes sociales es un bluf: quizá le sirve la experiencia de su cuñada, la actriz iraní Sareh Bayat. Quiere acabar la carrera de Derecho cuando se retire.

Alireza Jahanbakhsh (24 años) es el pichichi de la Eredivisie, la División de Honor de los Países Bajos. La Real Sociedad española bebe los vientos por ficharle, como otros equipos, de modo que este será un partido decisivo para pujar por él en un sentido o en otro.

Sardar Azmoun (24 años) vive queriendo sacarse de encima dos etiquetas: la de parecerse a su padre, una vieja gloria del fútbol iraní, y la ser el nuevo Messi. «Mi juego no tiene nada que ver con ninguno de ellos», asegura. Y puede que hoy lo comprueben los millones de espectadores de todo el mundo.

Morteza Pouraliganji (26 años) juega como defensa con el ex barcelonista Xavi en el Al Saad, de Qatar.

Milad Mohammadi (24 años), ha sido apodado Mig Mig como el personaje de dibujos animados Correcaminos, por su velocidad. Juega en un equipo de Chechenia.

Saeid Ezatolahi (21 años) es el más joven de ese hipotético once. Juega en un equipo de Rusia pero casi «accidentalmente», por las dificultades en las gestiones de inmigración que le habían llevado al Atlético de Madrid en 2014. No pudo ser, pero Simeone seguro que hoy lo observará detenidamente.

Ramin Rezaeian (28 años) es, del elenco de aspirantes, el que ya ha probado las mieles del éxito… y se ha empachado. Juega en el Ostende y, al poco de llegar, se le vio por el Paseo marítimo de la ciudad con un Lamborghini custimizado con detalles en oro. Los medios belgas lo criticaron, pero en Irán deslumbró con la postura de nuevo rico.

Ansarifard (28 años) juega como delantero en el Olimpiakos de la Supeliga de Grecia. Ha confesado que es una gran oportunidad para que hoy pongan en él sus ojos oteadores de los cinco continentes.

En 90 minutos, la selección Melli (como se le llama) podrá demostrar una vez más que el técnico portugués Carlos Queiroz sabe hacer una gran lista de internacionales, como lo logró en Brasil’2014.

Este antiguo colaborador de sir Alex Ferguson es consciente de que Irán se juega hoy mucho más que un partido. Y la Selección Española deberá recordar aquel dicho popular: no hay enemigo pequeño. 

Tags:
copa mundial de futbolfutbolsuperación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
MONTERREY
Jaime Septién
Tras diez años perdida, reaparece la Virgen de Guadalupe en Monte...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.