¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Una maestra deja un millón de dólares en herencia a su escuela

MONEY
Shutterstock-Roobcio
Comparte

Geneviève era muy querida por su desempeño como profesora de Educación Especial y por su trato amable con cualquier persona

Geneviève lo había dicho, pero todos creyeron que se trataba de un brindis al sol. La profesora de Educación Especial del distrito Dumont, en Nueva Jersey (Estados Unidos), había manifestado en alguna ocasión de dejar una herencia de un millón de dólares a la escuela cuando ella falleciera.

Pensé que era una broma, pero luego nos llegó el papeleo”, confesó Emanuele Triggiano, superintendente del colegio.

Geneviève había trabajado durante años en aquel centro escolar y era una persona muy querida. “Era muy bondadosa, a pesar de que en ocasiones mostraba un exterior más duro; pero era muy compasiva en el fondo de su corazón”, dice Richard Jablonski, amigo de la maestra. “Era muy amorosa y se ganaba a las personas con su sonrisa”.

Una generosidad que llegará a muchos

Pese a lo sorprendente de la cifra que llegó a reunir esta mujer, muchos alumnos podrán ahora beneficiarse de su generosidad. A partir del curso 2019-2020, cualquier estudiante de Educación Especial que quiera seguir en la Universidad o ampliar la formación de tercer ciclo, podrá beneficiarse de una beca de 25.000 dólares.

Un fondo gestionará los intereses de la herencia de Geneviève, de manera que en el futuro sigan pudiendo darse ayudas a estudiantes, según explicó a “The New York Times” el administrador Kevin Carlotto.

La herencia de Geneviève no pasará desapercibida, sin duda, pero tampoco la forma de ser que la hizo estimada en su entorno: “Era una mujer maravillosa que iluminaba cualquier habitación en la que entrara”, recuerda Jablonski. “Tenía una sonrisa que era increíble. Podía hablar con quién sea y podía iniciar una conversación fácilmente, y para cuando se despedía de un recién conocido, ya estaban abrazándose”.

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.