¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Macron calla la falta de respeto de un adolescente

MACRON
Capture @BFMTV video - Twitter - Fair use
Comparte

El presidente francés da una lección de autoridad a un estudiante que asiste a un acto oficial: “Tú a mí me llamas presidente o señor”

Un día te hacen una broma, otro día te ponen en ridículo y otro día varios se ríen de ti delante de todos sus compañeros de clase. Los profesores saben de lo que hablo. Se pasa mal, muy mal. Te sientes pequeño, diminuto, ridículo… Quieres marcharte de clase. ¡Y eres el profesor!

El presidente francés acaba de vivir una situación parecida. “¿Qué pasa, Manu?”, le dice el ‘chulito’ de la clase mientras Emmanuel Macron le estrechaba la mano y saludaba al público presente en un acto conmemorativo de la Segunda Guerra Mundial en Mont Valérien, al oeste de París.

La reacción del presidencia de Francia circula ahora a través de las redes sociales gracias a un vídeo que se ha hecho viral que recoge su contundente respuesta:

“Estás en una ceremonia oficial, así que compórtate como debe ser. Puedes hacerte el imbécil, pero hoy hay que cantar la Marsellesa y el Canto de los Partisanos (himno de la Resistencia francesa durante la ocupación alemana). Me llamas señor presidente de la República o señor, ¿vale?”.

En ese momento, la mirada del adolescente cambió y tan solo respondió: “Sí, señor presidente”.  Adiós al ‘chulito de la clase’ que, a continuación, recibió otra contundente lección del “señor presidente”.

“Muy bien y haces las cosas en orden. El día que quieras hacer la revolución aprende primero a tener un diploma y a alimentarte por ti mismo, ¿de acuerdo? Entonces, ya podrás ir a darles lecciones a los demás”.

Dejó callado al joven que seguramente estaba acostumbrado a tener siempre la última palabra. Y el presidente, que en ningún momento se sintió pequeño, continuó saludando al público.

 

Esta lección de Emmanuel Macron nos lleva hoy a reflexionar sobre la importancia de la educación en el respeto, la disciplina y la autoridad. Nuestros adolescentes necesitan referentes que transmitan con asertividad los valores que fundamentan la construcción de un mundo mejor.

Te puede interesar:
Educar no es domesticar
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.