Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconActualidad
line break icon

Seminaristas, se preparan para ejercer en las parroquias más peligrosas de México

PRIESTS MEXICO

JESUS GUERRERO I AFP

Alix Hardy - publicado el 15/06/18

En Guerrero, la región más violenta de México, los seminaristas se preparan para largos años de sacerdocio a pesar de las tasas récord de asesinatos de hombres de la Iglesia

Para la Iglesia, el mes de abril de 2018 se grabará en el recuerdo como un “abril negro”. En un mes, tres sacerdotes perdieron la vida en México, secuestrados o muertos a tiros en su propia parroquia. Con estos asesinatos, el balance alcanza las 41 víctimas en doce años en México, “el país más peligroso del mundo para un sacerdote”, recuerda el padre Omar Sotelo, director del Centro Católico Multimedial, un observatorio religioso mexicano. “Formar a un sacerdote representa de diez a doce años de estudio en el seminario. Cuando uno de ellos es asesinado, es como talar un árbol que tardó años en crecer”.

Las vocaciones se resienten por ello. “Desde hace algunos años hay muchos menos candidatos en el seminario”, confiesa el hermano Pedro Antonio Ribera Uribe, que estudia desde hace diez años en el seminario de Chilapa, en el estado de Guerrero (suroeste de México). Los cárteles de la droga compiten por el control de esta región, la tercera productora mundial de adormidera, que alimenta su tráfico de heroína. El territorio tiene tasas récord de homicidios y los sacerdotes no se salvan. “El miedo impide a estos jóvenes seguir su vocación”, continúa el hermano Pedro. Aunque también existe el caso contrario: jóvenes que, precisamente, encuentran refugio en la Iglesia para alejarse de esos ambientes”.

Parroquias cerradas por el miedo

Los seminaristas de Chilapa, que visitan las comunidades rurales de su diócesis los fines de semana, se enfrentan a dificultades en el terreno incluso antes de su ordenación. “Tuve que acompañar a una familia cuyo padre acababa de ser asesinado”, declara el hermano Pedro. “Sus hijos, pequeños, no lo supieron  hasta el mismo día del funeral. Me faltaban las palabras en el momento de la oración…”.

Los hermanos deben predicar la buena palabra en parroquias cerradas por miedo. En Nejapa, una parroquia de menos de 4000 habitantes cerca de Chilapa, el padre John Ssenyondo, un misionero ugandés, desapareció durante varios meses antes de que su cuerpo fuera encontrado en una fosa común. Al parecer fue asesinado por el cártel de Los Rojos, como castigo por su libertad de expresión. El hermano Rafael Severina García recuerda “la tristeza, el dolor y la incomprensión de la población”. “En esos momentos, es difícil luchar contra la impotencia que se apodera de ti”.

Coches marcados y comunidades prohibidas

Como puede, la comunidad trata de protegerse. Cuando los hermanos van a las parroquias más alejadas de esta vasta región de 20.000 km2, los fieles piden a los seminaristas que pasen la noche en el lugar y que no conduzcan después de la puesta del sol. Varios de ellos ya han sido detenidos en las carreteras y amenazados a punta de arma. Los coches del seminario están ahora marcados con un gran logotipo para evitar cualquier confusión con un cártel rival cuando los hermanos circulan.

La violencia puede estallar en cualquier momento, impidiendo que los hermanos hagan su trabajo. “Hay meses enteros en los que ya no podemos ir a algunas parroquias”, continúa el hermano Pedro. “Los grupos rivales luchan por el control del territorio y, de repente, nadie puede entrar o salir”.

“Sí, tenemos miedo. Pero somos hombres de fe”

Sin embargo, hace diez años, la violencia siempre latente en la región  no formaba parte de la ecuación de los seminaristas de Guerrero. “Cuando llegué a Chilapa para estudiar, la ciudad era tranquila y muy agradable”, recuerda el seminarista. “Las cosas cambiaron en mi tercer año. Las calles se vaciaron. El miedo se instaló”.

Un miedo que no perdona a los seminaristas. “Sí, tenemos miedo. Pero somos hombres de fe. Esto es lo que nos mantiene a flote”, dice el hermano Pedro. Desde hace varios años, cada tarde, los seminaristas rezan juntos ante el Santísimo Sacramento para implorar la paz.

Un mártir como modelo

Dentro de unos meses, los hermanos Pedro y Rafael serán ordenados y asignados a una parroquia de la diócesis. “Me conmueve mucho la idea de ponerme al servicio de la gente, aunque estoy un poco preocupado”, confiesa Pedro Uribe. Y añadió: “La Iglesia siempre ha sido perseguida. En mi pueblo, hay un sacerdote mártir, san David Uribe Velazco [asesinado durante la Guerra de los Cristeros, que enfrentó en la década de 1920 a los campesinos católicos mexicanos y al Estado anticatólico; David Uribe fue canonizado en 2000 por el papa Juan Pablo II; Ndlr]. Fue uno de mis modelos a seguir a lo largo de todo mi seminario”.

Tags:
mexicosacerdoteviolencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.