Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Wenceslao
home iconEspiritualidad
line break icon

El Papa: ¿Insultas a los demás? ¿Te has preguntado por qué lo haces?

Complot

Vatican Media - publicado el 14/06/18

En la homilía de Francisco en Casa Santa Marta, una reflexión sobre la negativa actitud de descalificar al otro

Cuando insulto, quizás sea en el auto en la hora de más tráfico, pero más frequentemente es por envidia, y empiezo a matar al otro, le quito el derecho a ser respetable, mato su futuro. La reconciliación que nos pide Jesús es radical, respetar la dignidad del otro y también la mía. Así lo dijo el papa Francisco en la homilía de la misa en Casa Santa Marta del 14 de junio de 2018, comentando el evangelio de Mateo sobre el discurso de Jesús acerca de la justicia, el insulto y la reconciliación.

“Ponte en seguida de acuerdo con tu adversario” para que no te entregue al juez “y el juez al alguacil y te meta en la cárcel”.

La invitación de Jesús a los discípulos, comenta el Papa, es “sabiduría humana: siempre es mejor un mal acuerdo que un buen juicio”.

Para que se comprenda bien su enseñanza sobre la relación de amor, de caridad con nuestros hermanos, el Señor usa “un ejemplo de todos los días”. Pero después “da un paso más y explica el problema de los insultos”.

Descalificar al otro

Son insultos anticuados, los que cita Jesús, sonríe Francisco, “nosotros tenemos una lista de insultos más fuertes, más folclóricos, más coloridos”.

Y es duro porque al “no matarás” de los Mandamientos añade:  “quien se enoje contra su hermano será reo ante el tribunal”. Decir al hermano “estúpido” o “loco” lleva a la condena.

“El Señor dice: ‘El insulto no termina en sí mismo’, es una puerta que se abre, es empezar el camino que acabará matando”

Porque el insulto “es el commento del asesinato, es descalificar al otro, quitarle el derecho de ser respetable, es dejarle de lado, es matarlo de la sociedad”.

El Papa reflexiona sobre nosotros, que estamos “acostumbrados a respirar el aire de los insultos”. Basta  “manejar el auto durante la hora punta. Allí hay un carnaval de insultos. Y la gente es creativa para insultar”.

Los pequeños insultos, “que sin querer se dicen en hora punta mientas manejamos el auto, se convierten después en insultos gordos”.

Y el insulto borra el derecho de una persona. ‘No, no le escuchen’. “Y la lapida. Esta persona ya no tiene derecho a hablar”, se ha borrado su voz.

El insulto nace de la envidia

El insulto es muy peligroso, explica Francisco, “porque muchas veces nace de la envidia”. Cuando una persona tiene una discapacidad, mental o física, no me amenaza, y no tenemos ganas de insultarla.

Pero cuando una persona hace algo que no me gusta la insulto y la hago pasar como “discapacitada”: discapacitada mental, social, familiar, sin capacidad de integración… Y por esto mata: mata el futuro de una persona, mata el itinerario de una persona. Es la envidia la que abre la puerta, porque cuando una persona tiene algo que me amenaza, la envidia me lleva a insultarla. Casi siempre hay envidia allí.

El Libro de la Sabiduría, añade el Pontífice, “nos dice que por la envidia del diablo entró la muerte en el mundo. Es la envidia la que trae la muerte”.

Si decimos “yo no envidio a nadie“, pensémoslo bien: “esa envidia está escondida, y cuando no se esconde, es fuerte, es capaz de volverte amarillo, verde, como hace la bilis cuando estas enfermo”. Gente con el alma amarilla, con el alma verde por la envidia que les lleva al insulto, les lleva a destruir al otro.

La valiente propuesta de Jesús

Pero Jesús detiene este recorrido, subraya finalmente el Papa: “No, esto no se hace”, hasta el punto de que si vas a rezar, vas a Misa y te das cuenta de que tu hermano tiene algo contra ti, ve a reconciliarte.

Jesús es así de radical. La reconciliación no es una actitud de buenos modales, no: es una actitud radical, es una actitud que intenta respetar la dignidad del otro y también la mía. Del insulto a la reconciliación, de la envidia a la amistad. Este es el recorrido que Jesús nos da hoy.

Hoy nos hará bien pensar, concluye el Papa: “¿cómo insulto, yo? ¿Cuándo insulto yo?”.

¿Cuándo aparto al otro de mi corazón con un insulto? Y ver si allí está esa raíz amarga de la envidia que me lleva a querer destruir al otro para superarlo en la competencia. No es fácil, pero pensemos: qué bueno es no insultar nunca. Es bueno porque dejamos crecer a los demás. Que el Señor nos dé esta gracia.


depressed

Te puede interesar:
Oración para poder reconciliarte con un amigo

Tags:
criticasenvidiapapa franciscosanta marta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
P. Paulo Ricardo
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos antico...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.