¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El hombre que vivió más de 40 días en un aeropuerto y los “buenos samaritanos”

GUAYAQUIL
Comparte

Es de origen libanés y pasaba sus días aeropuerto de Guayaquil, Ecuador. Este miércoles su caso tuvo respuesta

No es una secuela de aquella recordada película protagonizada Tom Hanks, La Terminal (2004), una historia en la cual el protagonista no podía ingresar a Nueva York y debía permanecer en el aeropuerto. Al menos así se ha presentado este caso a nivel internacional en las últimas horas.

Al contrario, es un golpe de realidad y sucedió en aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil, Ecuador.

Se trata de Nizam Hussein Shalak, un hombre de origen libanés de 56 años que hace más de 40 días que tenía el aeropuerto por hogar debido a una situación vinculada a su documentación.  

Según cuenta a la prensa local, entre ellos El Universo, medio que se puso en contacto con él, durante todo ese tiempo ha tenido que improvisar con los asientos de lugar para transformarlos en cama.  

Este hombre no habla español y son solo algunos los que “no pasaron de largo”, entre ellos viajeros y personal, que lograron preocuparse por su situación no exenta de “heridas del camino” y angustia por todo lo que ello implica.

Entre otras cosas, además de ducharse cada cuatro días en un lugar especial que le es habilitado, lograba alimentarse gracias a algunos cupones de la aerolínea que estaba a su cargo. La comunicación de estos interesados ha sido gracias al traductor de Google.

 

 

A la hora de poder entenderlo, lo primero que logró manifestar fue el duro cansancio por la situación y ha pedido respuesta de parte de las autoridades, indica El Universo, que logró hablar con este hombre “atrapado” en un aeropuerto.

 

 

El origen de esta peripecia se remonta a dos meses atrás, de paseo por Guayaquil posterior regreso al Líbano, algo que implica pasar por Lima (Perú) y España. La pérdida del sobre donde guardaba pasaporte y tarjetas de créditos le implicó el comienzo del suplicio.

“He llamado al consulado de mi país en Bogotá y nunca me volvieron a llamar. LLevo más de un mes durmiendo en medio metro”, llegó a declarar a otros medios como Ecuavisa.

Con el transcurso de los días este hombre comenzó a ser más visibilizado y gracias a aquellos que se han mostrado compasivos su caso por fin llegó a oídos de Cancillería, que en las últimas horas intentaba darle respuesta el tema a través de algún salvoconducto y contacto con el consultado de Líbano.  Hasta representantes de la Defensoría del Pueblo lograron llegar al lugar.

Gracias a las personas que notaron su presencia, se interesaron la situación, el rumbo de este libanés ha cambiado. Este miércoles trascendió –informó también Ecuavisa–  que el cónsul de Líbano en Quito recibió un pasaporte de emergencia emitido por el Consulado del Líbano en Colombia para que finalmente Nizam Hussein Shalak pudiera continuar su viaje.

Con esta medida, que comenzaban a coordinarse este miércoles, y salvoconducto de parte de Ecuador se hace posible el desplazamiento de este hombre, además del respeto de sus derechos.

Cualquier parecido de todo este entramado con una película de ficción es mera coincidencia. Pero cualquier otra similitud con la parábola del “buen samaritano” es pura realidad.

Con información en base a El Universo y Ecuavisa

Tags:
ecuador
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.