Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Duele ver morir a una hermana, también cuando eres niño

SIBLINGS
Comparte

La pequeña Addy, enferma de un extraño cáncer, generó una cadena de amor. Su hermano Jackson le acompañó en todo momento

“Un niño tan pequeño no debería tener que despedirse de su compañera de travesuras, de su pareja de juego, de su mejor amiga, de su hermanita pequeña“. Matt Sooter preferiría no haber tenido que escribir nunca estas líneas en su cuenta de Facebook. Se refería a su hijo mayor, Jackson, y a Addy, la pequeña de los Sooter.

La imagen que ha dado la vuelta al mundo llegó poco antes de que Mat Sooter enviara el último mensaje acerca del estado de la pequeña Addy:

“A la 1:04 AM nuestra dulce niña recibió la curación milagrosa por la que todos hemos estado rezando durante tanto tiempo, y encontró los brazos de Jesús. Pasó de esta vida a la siguiente tal como había vivido: obstinada pero también pacíficamente y rodeada de familia”.

Addy (Addalyn) ha sufrido durante dos años un tumor cerebral de una tipología contra la cual la medicina todavía no ha encontrado hoy remedio: el glioma pontino intrínseco difuso (GPID). Se trata de un tipo de cáncer que afecta al tronco encefálico, la zona del cerebro que controla la respiración, la función cardíaca, el sistema nervioso y muscular.

No fue fácil para Jackson que en su mentalidad de niño comprendiera qué era lo que ocurría en la familia y más concretamente con su hermanita enferma. Sin embargo, el 3 de junio la cruda realidad se impuso y Addy falleció.

Por la alegría de Addy

En estos más de 20 meses de dolor, sufrimiento y preocupación ha habido también mucho amor y mucha esperanza, y de ello es testimonio la cadena de solidaridad que se ha formado a través del grupo de Facebook “Hope for Addy Joy”.

Esa comunidad de internautas enviaba mensajes de apoyo, ofrecía ayuda a familias con enfermos y seguía el día a día de la enfermedad de Addy, así como el estado de ánimo de Jackson, que no se despegaba de la cama de su hermanita. Jackson ha pasado ahora a ser la viva imagen del hermano protector y leal hasta el último suspiro de Addy.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.