¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Perú, la “Tierra Prometida” para los venezolanos

VENEZUELANS
Comparte

Entran en el país 3.000 venezolanos diariamente

Desde enero pasado se ha producido un incremento sostenido de la presencia de venezolanos en Perú. La Superintendencia Nacional de Migraciones  asegura que 330.000 se encuentran en el país, aunque algunos lo hacen en tránsito hacia  naciones vecinas.

En Colombia hay cerca de 900.000 ciudadanos de ese país, en Chile más de 100.000 y en Argentina también más de 100.000. El  Grupo de Lima, compuesto por 14 países de América, publicó las cifras de la migración venezolana en la región, donde Perú aparecía como el segundo país con más inmigrantes venezolanos (298.000 en ese momento), después de Colombia (800.000).

En Perú se les tramita lo que se conoce como el PTP (Permiso Temporal de Permanencia) y estarán debidamente registrados por el Estado peruano. Según las informaciones oficiales, la gran mayoría de venezolanos llegados a Perú permanece en el país con la calidad migratoria de turista, que permite como máximo una estancia de seis meses. Se habla de 115.000 personas en condición de turista y 31.300 Permiso Temporal de Permanencia (PTP)

Solo aproximadamente una cuarta parte de ellos ha tramitado el PTP, que les otorga la residencia y les permite realizar legalmente actividades como trabajar y estudiar, mientras que otros siguen su camino hacia Chile, Argentina y Uruguay.

La mayoría de los venezolanos que llegan a Perú afirman que lo hacen por razones económicas y falta de trabajo, reveló una investigación difundida recientemente por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en Lima. El estudio “Monitoreo de flujo de migración venezolana en el Perú” se basó en encuestas hechas a 2.760 inmigrantes de esa nacionalidad entre diciembre de 2017 y enero de 2018 en puntos oficiales de frontera con Ecuador y Chile, en el norte y sur del país, respectivamente, así como en Lima Metropolitana.

El estudio permitió determinar que 57,9 % dejó el país “principalmente por razones económicas”, el 10,9 % indicó que el motivo principal fue la falta de trabajo, 9,8 % argumentó que la situación de inseguridad o violencia y un 8,3 % mencionó a la falta de alimentos y medicamentos.

Del total de venezolanos encuestados, más de 60 % fueron hombres y en su mayoría jóvenes y adultos, con edades entre 18 y 39 años.

Los que migrantes que eligieron Perú como país destacaron entre los motivos principales para elegir el destino las condiciones socio-económicas del país (43,7 %), la reunificación familiar (34,8 %) y las facilidades legales para la regularización de su calidad migratoria (12,5 %). Recordemos que, desde un comienzo, el gobierno del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, implementó una serie de facilidades para los venezolanos que arribaran al país, además de mantener una abierta posición crítica contra el presidente Nicolás Maduro.

Perú y Venezuela comparten una larga historia migratoria: más de 110 mil peruanos emigraron a Venezuela durante la dictadura fujimorista, hoy la inmigración va en la dirección contraria.

La mayoría de los venezolanos que llegan al Perú tienen menos de treinta años y el 60 por ciento de ellos son profesionales, muchas veces diplomados, que trabajan en comercios, en restaurantes, para conseguir dinero lo más rápidamente posible.  “No se trata solamente de que el peruano acepte al venezolano, sino que también el venezolano se integre”, ha dicho Martha Fernández, directora ejecutiva de la ONG Venezolanos en el Perú.

“El socialismo nos ha dividido por la necesidad”, sostienen. El albergue de San Juan de Lurigancho, en las afueras de Lima, es un ejemplo de la solidaridad venezolano-peruana. En el local del empresario peruano René Cobeña, cuya capacidad inicial es de veinte personas, viven ahora más de 90 venezolanos. “La mayoría de los venezolanos han sido ayudados por peruanos. “En la realidad la situación es muy diferente. La xenofobia hacia los venezolanos existe pero se limita a situaciones muy particulares, exacerbadas por los medios de comunicación”, explica un venezolano, limeño desde hace cinco años.

La oposición venezolana tenía en PPK a uno de sus grandes aliados, a la cabeza del Grupo de Lima. Era la tierra prometida para los venezolanos que juntaban  centavos de dólar para conseguir los 300 que necesitaban para marchar a Perú.  El internacionalista Mariano de Alba avizoró en su momento que Perú estaba entrando en “una situación de inestabilidad y parálisis que le dificultará protagonizar la presión internacional contra Maduro y la ayuda para los migrantes venezolanos”.

Se perdió un presidente que había mostrado compromiso concreto en ayudar a que regresara a Venezuela la democracia. Martín Vizcarra es un hombre cercano a PPK, que se esfuerza en continuar con los mismos principios de la política internacional. Sin embargo, para los venezolanos es la comprobación concreta de que los demás países de la región también viven situaciones de inestabilidad. No siempre otras tierras son “prometidas” .

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.