Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa firma decreto para la beatificación del obispo Angelelli y de sus colaboradores

Public Domain
Comparte

La Congregación de las Causas de los Santos publicó el decreto firmado por el Pontífice que reconoce el martirio en odio de la fe, padecido también por los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville, y el laico Wenceslao Pedernera

El papa Francisco firmó el decreto que admite el martirio del Obispo Enrique Angelelli, dos sacerdotes católicos y un laico padre de familia, asesinados en 1976 bajo la dictadura argentina, así se acercan al camino de la beatificación. El decreto de la Congregación de las Causas de los Santos ha sido publicado este sábado 9 de junio de 2018.

Así, se firmó el decreto sobre el martirio de los Siervos de Dios Enrique Ángel Carletti Angelelli, obispo de La Rioja, Gabriel Joseph Roger Longueville, sacerdote diocesano, Carlos de Dios Murias, sacerdote profeso de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales, y Wenceslao Pedernera, laico y  padre de familia, asesinados por  odio a la fe en Argentina en 1976.

El golpe de Estado de 1976 en Argentina depuso a la Presidenta, María Estela Martínez de Perón, el 24 de marzo de ese año. En su lugar, se estableció una junta militar, liderada por el teniente general Jorge Rafael Videla y permaneció en el poder hasta diciembre de 1983.

En esos años, decenas de miles de personas mueren, víctimas de la represión y de la ‘guerra sucia’. Después del golpe, algunos sacerdotes y obispos recibieron amenazas de muerte, sobre todo debido a su compromiso con los pobres, en un contexto marcado por desigualdades sociales. Por ejemplo, Angelelli obispo de La Rioja apoyó a los trabajadores sin tierra. 

El 18 de julio de 1976, Carlos de Dios Murias, sacerdote franciscano argentino y Gabriel Joseph Roger Longueville, sacerdote francés enviado Fidei Donum, fueron secuestrados y llevados a una base aérea militar; por dos días, interrogados, torturados y finalmente asesinados. Sus cuerpos acribillados  fueron encontraron dos días después en la base aérea de Chamica. 

Ahora la causa de beatificación procede junto con la de Wenceslao Pedernera, organizador del Movimiento Rural Católico, asesinado en su casa frente a su esposa, Coca, y sus tres hijas, María Rosa, Susana y Estela,  el 25 de julio de 1977. Murió varias horas después en el hospital al recibir los últimos ritos. Nació el 28 de septiembre de 1936 en Los Jagüeles, La Calera, provincia de San Luis.

Luego sería el turno fatal del obispo, Enrique Ángel Carletti Angelelli, 4  de agosto de 1976, quien al regresar de una misa en honor de los dos sacerdotes asesinados, es víctima de un  ‘misterioso’ accidente de tránsito cuando viajaba acompañado por el sacerdote Arturo Pinto a bordo de un auto que terminó volcándose tras haber sido chocado por otros dos autos.

El obispo se dirigía desde El Chamical a La Rioja con varias carpetas donde reunía pruebas de los asesinatos de los sacerdotes masacrados y del laico, Pedernera. Asimismo, estos asesinatos suceden quince días antes del atentado que le quitó la vida a monseñor Angelelli. 

De esta manera, con la noticia de hoy, la Congregación para la Causa de los Santos de la Santa Sede reconoció que las cuatro víctimas de la junta militar argentina murieron “por odio a la fe“. En este sentido, el martirio es suficiente para la beatificación, por lo tanto no será necesario el reconocimiento de un milagro. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.