¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Cuál es la postura correcta para hacer ejercicios espirituales?

PRAYERS RETREAT
Corinne SIMON - CIRIC
Comparte

La postura correcta del cuerpo es indispensable para el éxito de la contemplación. Estos son los errores que no hay que cometer

Durante los ejercicios espirituales hay que mantener una postura correcta. Franz Jalics, autor de “Ejercicios de contemplazione” (Ancora editrice), explica en qué posición ponerse cuando uno se acerca a la oración contemplativa. Porque también la postura ayuda al éxito de la contemplación, que es el fin último de los ejercicios. Y hay muchos errores a evitar.

La distancia de los propios deseos

La contemplación, explica Jalics, nos enseña a “desconectar”. Aprendemos a existir simplemente para Dios, sin deseos, sin preocupaciones, sin objetivos, sin intenciones y libres de todos los demás intereses, pensamientos y actividades. El que existe de esta forma, puede existir para Dios y puede existir para el prójimo, dado que las dos relaciones son una sola cosa.

El que, al contrario, no logra tomar distancia de sus propios deseos, de sus preocupaciones, de los objetivos que se ha puesto, de los propios problemas y opiniones, y de la ansiedad de hacer, no puede encontrarse ni con Dios ni con los demás. También bajo este punto de vista, la oración contemplativa es la mejor escuela para encontrar a las personas.

Ambiente silencioso

Si es posible, dice Jalics, elige para la meditación un ambiente silencioso, donde no te molesten ni el teléfono, ni los libros, ni las visitas. Puede ser una sala de meditación, o simplemente un rincón, donde retirarte solo para la oración. Este lugar separado será una ayuda al recogimiento.

Sentado o de rodillas

La posición correcta del cuerpo, sentados o de rodillas, contribuye a encontrar la calma interna y a permanecer atentos. Muchos métodos de meditación dan, desde el principio, gran importancia a una postura exacta y correcta. “Yo pienso – dice Jalics – que no es ventajoso ocuparse de ello excesivamente, porque se puede uno alejar fácilmente de lo esencial. Por un largo periodo puede ser suficiente observar simplemente algunas reglas fundamentales”.

Espalda recta

Lo más importante al estar sentados o de rodillas es la postura recta de la espalda. Para lograr la calma es necesario que el cuerpo adquiera una postura en la que ya no tenga necesidad de moverse por mucho tiempo.

Cuando se está sentado curvado, el cuerpo necesita de un gran esfuerzo muscular para sostenerse. Al estar sentado recto, la columna vertebral se levanta vértebra a vértebra, y asume una postura que no cuesta esfuerzo y que puede mantenerse cómodamente, permaneciendo inmóvil durante mucho tiempo.

El cuerpo es expresión del alma. Una persona deprimida tiende a aflojar la parte superior del cuerpo. Mientras que quien es feliz y lleno de energía levanta la espalda, elevando así el flujo de energía en su cuerpo y elevando el alma.

Cuerpo y alma

Al revés es posible que la postura del cuerpo ejerza una influencia sobre el alma; también por este motivo es tan importante en la meditación.

Hay varios modos de estar sentados o de rodillas. Te puedes sentar en una silla. Ten la planta de los pies bien apoyada en el suelo, de manera que la distancia entre los pies coincida con la amplitud de los hombros.

La superficie en la que sentarse debería ser suficientemente alta como para permitir a los fémures mantener una posición horizontal. No te apoyes en el respaldo, o como mucho hazlo solo con la zona baja. Toda la espalda, a partir de las vértebras lumbares, debería estar en posición vertical.

La silla de mantas

Si estás de rodillas, puede sentarse en un banco de meditación. Pon atención a que la espalda esté bien recta. Usando mantas de lana, dobladas una sobre otra, puedes hacer una silla y sentarte encina. Es una manera muy buena de estar sentado que se puede regular a varias alturas, según las propias necesidades.

Los métodos de meditación oriental hoy han difundido la postura conocida como “loto”. “Te desaconsejaría aprenderla ahora, porque te costaría un tiempo precioso”, dice Jalics.

Cambiar después de cada meditación

Es conveniente poder cambiar la postura de cuando en cuando, pues la introducción a la oración contemplativa requiere estar tranquilamente sentado o de rodillas muchas horas. Poder cambiar de postura, después de un rato de meditación, permite evitare que se produzcan dolores o adormecimientos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo