Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

… Y el panadero tenía razón

JACK PHILLIPS
Comparte

La Corte Suprema de EE.UU. falla a favor de un pastelero que se negó, por motivos de conciencia, a cocinar un pastel para una boda entre personas del mismo sexo

La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó ayer lunes que el panadero cristiano que ejerce su oficio en el Estado de Colorado, de nombre Jack Phillips, “no puede ser obligado a hacer un pastel de bodas para un matrimonio entre personas del mismo sexo” cuando la ceremonia viola sus principios religiosos.

La decisión – que ha sido comentada en todos los medios de la Unión Americana – fue de siete miembros de la Corte a favor y dos en contra. Además, revierte el fallo de un tribunal de Colorado contra Phillips, quien en 2012 se negó a hornear un pastel para la pareja gay formada por Charlie Craig y David Mullins [El artesano debía personalizarlo con ilustraciones y diseños relacionados con el matrimonio homosexual, y fue este el motivo de su negativa, no el de venderles un producto, n.d.e.].

La decisión se centró en el fallo inicial contra Phillips de la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, y no tocó la cuestión más amplia de si los profesionales que se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo pueden verse obligados a proporcionar bienes y servicios para esas ceremonias, informó el periódico USA Today.

“El resultado de casos como este en otras circunstancias debe esperar una mayor elaboración en los tribunales”, dijo la opinión de la mayoría de los jueces, señalando la batalla más amplia en la que este caso fue una parte.

“Estas disputas deben resolverse con tolerancia, sin una falta de respeto indebida a las creencias religiosas sinceras, y sin someter a las personas homosexuales a indignidades cuando buscan bienes y servicios en un mercado abierto”, señaló la sentencia de la Corte, elaborada por el juez Anthony Kennedy.

“Las leyes y la Constitución pueden, y en algunos casos deben, proteger a las personas homosexuales y homosexuales en el ejercicio de sus derechos civiles, pero las objeciones religiosas y filosóficas al matrimonio homosexual son puntos de vista protegidos y en algunos casos formas de expresión protegidas”, anotó Kennedy, según el sitio web The Hill.

“Si bien no es excepcional que la ley de Colorado pueda proteger a las personas homosexuales en la adquisición de productos y servicios en los mismos términos y condiciones que se ofrecen a otros miembros del público, la ley debe aplicarse de una manera que sea neutral respecto de la religión”, subrayó Kennedy.

Convicciones religiosas sinceras

El caso presentó elementos difíciles sobre la conciliación adecuada de al menos dos principios. El primero es el de la autoridad de un Estado y sus entidades gubernamentales para proteger los derechos y la dignidad de las personas homosexuales que están o desean estarlo, pero que enfrentan discriminación cuando buscan bienes o servicios.

El segundo es el derecho de todas las personas a ejercer las libertades fundamentales en virtud de la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense, misma que prohíbe la creación de cualquier ley con respecto al establecimiento oficial de una religión, que impida la práctica libre de la misma, que reduzca la libertad de expresión, que vulnere la libertad de prensa, que interfiera con el derecho de reunión pacífica o que prohíba el solicitar una compensación por agravios gubernamentales.

Kennedy dijo que Colorado falló esa prueba. “Cualquiera que sea la confluencia de los principios del discurso y el ejercicio libre en algunos casos, la consideración de la Comisión de Derechos Civiles de Colorado sobre este caso fue inconsistente con la obligación del Estado de neutralidad religiosa. La razón y el motivo del rechazo del panadero se basaron en sus convicciones y creencias religiosas sinceras”.

Kennedy señaló que el caso representa una colisión de derechos, de acuerdo con The Washington Post .”Los precedentes de la Corte dejan en claro que el panadero, en su calidad de propietario de un negocio al servicio del público, podría tener su derecho al libre ejercicio de la religión limitado por las leyes generalmente aplicables”.

Los jueces Stephen Breyer y Elena Kagan votaron junto con la mayoría junto con los jueces Kennedy, Neil Gorsuch, Clarence Thomas y Samuel Alito, así como el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts. Las jueces Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor disintieron.

Phillips había perdido todas las rondas de su larga pelea legal hasta el lunes. Para él la cuestión a debatir no era sobre los clientes, sino sobre la violación de sus propios principios. “No se trata de rechazar a estos clientes, se trata de hacer un pastel para un evento religioso sagrado, que entra en conflicto con mi conciencia”, dijo Phillips, según Fox News.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.