Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo es que el amor a nuestros hijos no los educó en el amor?

FAMILY

Natalia Fedori - Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 05/06/18

El verdadero fin de un proyecto familiar es educar en el amor a través de las virtudes

Vivíamosesforzándonos por realizarnos en muchas cosas, pero sin considerar la profunda verdad de que el principal ámbito de realización personal es la familia, por la estrecha relación que existe entre ser personayser familia.

Por esocreíamos “renovarnos afectivamente”trasun viaje de placer o la compra de un nuevo coche, entre otros lujos y comodidades.

Sindarnos cuenta, mi esposo y yo solo enseñábamos a nuestros hijos aanteponer el bienestar, al bien ser de las personas.

Comenzamos a comprenderlo cuando, tras una penosa operación de mi esposo, justificaron su ausencia en el hospital de mil maneras, sinun verdadero interés por lo que le pasaba o sentía, muylejos de un manifiesto cariño personal, de dejarlo todo y acudir a su lado.

A mi esposo y a mí eso nos causó un profundo dolor. Nos dimos cuenta de que el amor de nuestros hijos no era en sí un don, tal como lo fue el nuestro para ellos.

En solodos cortos e intensos días en un hospital, aprendimos más que en todas las mundanas experiencias por las que me afanaba.

Comparto mi historia.

Don Jorge, un viejo trabajador de confianza de mi padre, muy querido por mi familia, enfermó de gravedad, por lo queacudí a verlo al modesto hospitalen que era atendido pensando en estar un rato con él y su familia, para luego retirarme poniéndome a sus órdenes, con la intención solo de estar pendiente, en cuanto a que eran de limitados recursos económicos.

Solo que al llegar el médico me informó de que moriría en cuestión de pocas horas.

En cuanto me vio, Don Jorge esbozó una amplia sonrisa en su palidísimo rostro, saludándome como con nuevos ánimos: «Gracias Ana por venir, ¿cómo estás?».

Atendiendo a un impulso del corazón, llamé a mi oficina para delegar parte de mi trabajo. Hice lo mismo con mi esposo. Le conté la situación y le dije que me quedaría junto a la familia para hacerles compañíay apoyarles en todo lo quepudiera.

Las horas de agoníase alargaron, entre ratos de inconsciencia yuna lucidez en la que siempre aparecía una leve sonrisa en el rostro del enfermo, para dar las graciaspor todo.

Daba las gracias tras haber podido dar un pequeño y doloroso sorbo de agua o tras haber conseguido tragar a duras penas una pequeñísima porción de alimento. Daba las gracias por haberle cambiado la sábanao de posición a su llagado cuerpo.

Daba siempre las gracias por la más pequeña de las atenciones.

Mientras pudo, me preguntaba si había comido o dormido, con sincero interés y con la integridad y sabiduría de quien habiendo sabido vivir, sabía morir con mucha paz.

Para él, todo seguía siendo un regalo, ya se tratara de dormir un poco, regresar de un coma o una suave caricia.

Cuando ya no pudo hablar, lo hizo entoncesapretando las manos de los que lo atendíamos, y al abandonarlo toda fuerzalo hizo con los ojos. Era su forma de amar hasta el último aliento.

Todos lo sabíamos, sintiendo el doloroso deseo de no apartarnos nunca de él.

Don Jorge vomitaba sangre,se agitaba en su cama y en delirios decía incoherencias. Finalmente entró en un coma profundo sin que nada pudiera hacer que la familia dejara de amarlo con mayor intensidad.

Cuanto más débil se ponía,más crecía su amor hacia él impregnando aquella habitación. Ya en los últimos momentos,cada unode los miembros de su familiasostuvo por turnos delicada y firmemente sus manos entre las suyas, mientras lo abrazaba y besaba.

Cuando presencié el último e intenso abrazo de su esposa, vi con claridad el error que estaba cometiendo en mi familia.

Viendo y sintiendo tan gran amor, ya no pensé en una vida de bienestar, o en una cómoda muerte. Ya no me daría miedo morir delirando osucia,si el amor de los míos era capaz de sobrellevarlo todo.

Había visto encarnado el valor de la familia en un profundosentido de unidad y solidaridad amorosa, de tal forma que me dispuse a cambiar mi vida y la de mi familia.

Ahora ante las preguntas:

  • ¿Si fuera a vivir poco tiempo, qué es lo que haría realmente esencial en mi vida, sobre todo por mi familia?
  • ¿Qué puedo hacer ahorapara fomentar el amor y la unidad entre los míos, sin acudir necesariamente a medios materiales?
  • ¿Cómo sembrar amor donde falta amor para cosechar amor?

Encuentro las respuestas atendiendo las cosas verdaderamente importantes que apuntan al verdadero fin de un proyecto familiar: educar en el amor a través de las virtudes.

Ahora me queda claro que nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto para cambiar la dirección de la vida personal y familiar.

Por Orfa Astorga de Lira, del consultorio matrimonial y familiar de Aleteia

Escríbenos a: consultorio@aleteia.org

Tags:
agradecimientoamordignidad humanaeducaciónenfermedadfamiliamuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.