Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo educar la afectividad de tus hijos con ayuda de estos dibujos animados

Reproducción/Pixar
Comparte

Estar atento a lo que sucede dentro de nosotros y saber cómo reaccionar a sentimientos de rabia, miedo o satisfacción son habilidades decisivas en nuestra vida

Los papás son los primeros responsables de la educación de los hijos, no sólo matriculándolos a la escuela, sino comprometiéndose de forma activa en su desarrollo integral. Uno de los elementos más importantes en ese proceso es el campo de la afectividad, es decir, la manera como entendemos y lidiamos con nuestras emociones. Estar atento a lo que sucede dentro de nosotros y saber cómo reaccionar a sentimientos de rabia, miedo o satisfacción son habilidades decisivas en nuestra vida.

Naturalmente, serviría de poco dar una conferencia a los hijos sobre el tema. Aunque una base teórica sea importante para aclarar el asunto, mucho del proceso educativo pasa también, justamente, por la afectividad. La convivencia, las relaciones, los ejemplos y los productos culturales influencian fuertemente a los niños – y también a nosotros mismos – aunque no nos demos cuenta. Y es ahí que los padres pueden servirse de ese dato para usarlo a su favor y utilizar en la educación afectiva de los niños una de las cosas que más les gusta: las películas de dibujos animados.

  1. Intensa Mente / Del Revés 

Pixar, Walt Disney Pictures

La película de 2015 de Pixar es, sin dudas, la primera opción cuando se piensa en la educación de la afectividad. Sus personajes principales son cinco emociones – alegría, rabia, tristeza, miedo y desagrado – que viven en la mente de Riley, una adolescente que enfrenta los desafíos de cambiar de ciudad y de colegio. En la historia, Intensa Mente presenta, de forma sofisticada, pero accesible, el funcionamiento de la mente y las emociones humanas. Los papás pueden trabajar el contenido de la película en al menos dos niveles dependiendo de la edad del niño.

Los niños menores no logran aún asimilar todo el mensaje de la película sobre las emociones, las memorias y todo lo demás. Pero las características de los personajes – la mirada caída, la frente fruncida, la postura corporal, etc. – los ayudan a comprender la relación entre la emoción sentida, la expresión de esa emoción y su denominación. “La idea de la educación emocional es que el niño reconozca en su cuerpo lo que está sucediendo, porque es ante todo cuerpo y de ahí su dimensión cognitiva”, dice la psicóloga Ana Caroline Bonato de la Cruz. “Por eso, el primer paso de la inteligencia emocional es nombrar el propio sentimiento”.

A partir de los 11 o 12 años, cuando el espectador comienza a identificarse con Riley, ya es posible trabajar de forma más amplia el contenido de la película. Una idea es platicar sobre lo que el adolescente considera que son sus “islas” – en la película, puntos fundamentales de la auto comprensión de la persona – y cuáles las memorias que están en la base de ellas.

  1. Madagascar

MADAGASCAR
DreamWorks Pictures

La película de 2005 de Dreamworks, que cuenta la historia del león Alex, de la cebra Martin, de la hipopótamo Gloria y de la jirafa Melman, es una buena instancia para tratar la amistad y la convivencia con las diferencias. “Cuando un amigo quiere algo y otro quiere otra cosa, ¿qué hacer? ¿Se queda cada uno en su lado de la isla?”, señala Ana Caroline. “Por ejemplo, si el niño dice que se peleó con un amigo de la escuela, los papás le pueden preguntar: ‘Ah, ¿como Alex y Martin? Pero ¿te acuerdas que cuando ellos se enojaron el uno con el otro no sirvió de nada y ellos hicieron las paces?'”

Aunque los niños sean chicos, siempre es una buena opción no subestimar su capacidad de comprensión. “Aunque en ese momento los hijos entiendan poco de lo que los papás están diciendo, los niños suelen sorprendernos. Puede ser que, tiempo después, el niño se refiera a una película para explicar algo que sintió”, afirma la psicóloga.

  1. Frozen – Una Aventura Congelada

FROZEN
Walt Disney Studios Motion Pictures

La historia de Elsa y Ana, que se volvió uno de lo mayores éxitos de Disney, es un buen consejo para comprender cómo lidiamos con miedos y desafíos. Una reacción común del niño a la insistencia de los papás para que supere miedos como dormir solo o hablar con las personas es el aislamiento, encerrarse en sí mismo – como Elsa en la película de 2013 que, al no saber lidiar con sus poderes, se enclaustra en un castillo de hielo.

“Muchas veces el niño se esconde debajo de la cama, no quiere ir a la escuela, etc. ¿Resuelve el miedo? No”, dice Ana Caroline. Una conversación con el niño a partir de la película, según la psicóloga, puede seguir en la siguiente línea: “La princesa Elsa hizo un castillo lindo y maravilloso, pero ¿eso resolvió su problema? No. ¿Qué lo resuelve? Sentarse a hablar con quien quieres – como Ana intenta hacer en la película”, dice.

  1. Valiente / Indomable

BRAVE
Walt Disney Pictures Pixar Animation Studios

Para los hijos que están entrando en la adolescencia, una buena película es Valiente, de Pixar. Lanzada en 2012, la película cuenta la historia de Mérida, una princesa de la Escocia medieval que, al rebelarse contra una matrimonio arreglado, termina discutiendo con su mamá y metiéndola en un gran enredo. En el transcurso de la historia, ambas necesitan repensar la relación para superar el malestar entre madre e hija.

La relación entre Mérida y sus papás puede ayudar a los adolescentes a comprender que los papás también tienen su propia historia, con sus límites y preocupaciones personales. “El adolescente necesita pasar por un proceso de creación de empatía en relación a sus papás”, dice Ana Caroline. “Ellos también se cansan, también se equivocan, también tienen miedos. Antes de ser papás, son personas”, recuerda la psicóloga.

  1. Up: Una aventura de altura

UP
Walt Disney Pictures Pixar Animation Studios

En ese sentido, Up: Una aventura de altura, de 2009, puede servir para trabajar el desarrollo de la empatía con los ancianos, sobre todo los abuelos. La producción de Pixar cuenta la historia de Carl, un viudo un tanto malhumorado que se propone realizar el sueño alimentado por años con su esposa: conocer las Cataratas del paraíso, en América del Sur.

Muchas veces, los niños tienen dificultades para entender y relacionarse con los ancianos – “ellos hablan de lo mismo todo el tiempo”, “son malhumorados”, etc. “La película puede ayudarlos a entender que el anciano tiene una historia por detrás de su manera de ser y que también necesita comprensión y cariño”, dice Ana Caroline.

  1. Lilo y Stitch

LILO
Walt Disney Pictures

El valor de la familia es fundamental en esta película de 2002, que cuenta la historia de un alienígena, Stitch, adoptado por la pequeña Lilo como si fuera un perrito. Ella y su hermana más grande, Nani, perdieron a sus papás en un accidente de coche y la relación entre las dos es uno de los temas centrales de esa película de Disney.

Lilo y Stitch se centra en el concepto hawaiano de ohana, que subraya los lazos y la cooperación entre los miembros de una familia. “Ohana quiere decir familia. Familia quiere decir nunca más abandonar u olvidar”, repiten los personajes de la película. Según Ana Caroline, los papás pueden profundizar esa idea para reforzar los lazos familiares, tanto entre ellos y los hijos como entre los hermanos.

  1. Bichos: Una aventura en miniatura

A BUGS LIFE
Walt Disney Pictures Pixar Animation Studios

Ya han pasado 20 años desde el estreno de Bichos: Una aventura en miniatura, un clásico de Pixar. La película cuenta la historia de una comunidad de hormigas que, gracias a una confusión del protagonista Flik, recurre en ayuda de una troupe de circo formada por diversos insectos para superar la opresión de Hopper y su pandilla de saltamontes.

La producción puede ayudar a los niños a comprender la importancia de oír al otro y de saber trabajar en equipo. “La película subraya cómo cada uno puede contribuir con algo que es diferente, pero que es igualmente importante, y reconocer tanto los talentos de los demás como el propio”, señala Ana Caroline. A partir de la condición de Flik, que tiene dificultades para ser escuchado por los demás, los papás pueden conversar con el niño sobre su relación con los amigos en la escuela, por ejemplo.

  1. Kung Fu Panda

KUNG FU PANDA
DreamWorks Animation

La historia de Po, un panda desarreglado que sueña con ser luchador de Kung fu, inspira en el respeto y la superación de los obstáculos en busca de nuestros sueños. “Él es todo desordenado, destartalado, y se queda atrás frente a los demás luchadores con porte atlético”, recuerda Ana Caroline. “Pero persevera y alcanza su sueño”.

La película de Dreamworks, lanzado en 2008, puede trabajarse en ese sentido. “Tenemos niños muy frustrados, demasiado pronto”, dice la psicóloga. “Forma parte de la educación de la afectividad creer en las propias potencialidades. Para eso es decisivo, como en la película, el apoyo de los papás, que deben evitar comparaciones entre su hijo y otros niños e incentivar que él tenga sueños y haga lo posible por alcanzarlos”.

  1. Cars

CARS
Walt Disney Pictures Pixar Animation Studios

La película de Pixar, de 2006, puede ser definida como la jornada de Rayo McQueen para bajar de su pedestal, dejar de pensar que es el centro de todo y abrirse a nuevas realidades, sobre todo a aquellas que inicialmente considera inferiores. “Él tenía todo, pero no tenía nada”, considera Ana Carolina. “Su ego vanidoso alejaba cualquier posibilidad de amistad”.

Para la psicóloga, la película es útil para que los papás trabajen cuestiones como los preconceptos y prejuicios – “no juzgar un libro por la portada”. Conocer más de certa a Mate y a los demás habitantes de esa subestimada “pequeña ciudad del interior” fue, más tarde, la gran salvación de McQueen, no sólo en su carrera, sino en la búsqueda de amistades felices y leales.

  1. Toy Story 3

TOY STORY
Walt Disney Pictures Pixar Animation Studios

El éxito de Pixar, lanzado en 2010, aborda la fase de transición de la infancia a la adolescencia y por eso es ideal para trabajar las emociones de los pre adolescentes. “La película los ayuda a entender que está todo bien si de vez en cuando ellos aún quieren jugar con cosas más infantiles, a la vez que van entrando a la adolescencia”, destaca Ana Caroline.

“El pre adolescente se queda en medio del repertorio, comparándose todo el tiempo con los otros para ver lo que ya no puede hacer y lo que puede hacer”, afirma la psicóloga. En ese sentido, los papás pueden abordar esa cuestión a partir de Toy Story 3, dejando claro que esa confusión es normal y garantizando que la transición camine de forma serena y provechosa.

Por Sempre Família

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.