¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

5 santos que transmiten alegría y buen humor

COUPLE
Rawpixel.com - Shutterstock
Aliméntate bien. Por la noche evita las cenas pesadas. Así conciliarás el sueño de forma más fácil.
Comparte

El ejemplo de cada uno de ellos te puede ayudar a mantener la sonrisa incluso en los días más difíciles

Si una cualidad no puede faltar en el “equipaje” del cristiano, es la alegría, de la cual el buen humor es espejo, marco de reconocimiento. Lo dicen las angiografías, lo confirman los textos de reflexión espiritual, no muchos en realidad, lo repiten hasta el cansancio los párrocos. “Un cristiano no puede estar triste” (Avvenire, 28 mayo).

El santo -escribe el papa Francisco en la exhortación apostólica Gaudete et exsultate- “es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado”.

 

HAPPY
Photo by Zachary Nelson on Unsplash

La sociedad de la alegría de San Juan Bosco

Se dice que san Juan Bosco era particularmente alegre en los momentos de las pruebas más duras. En El joven cristiano instruido, un manual de formación cristiana, don Bosco, escribió: Dos son los ardides principales de que se vale el demonio para alejar a los jóvenes de la virtud. El primero consiste en persuadirles de que el servicio del Señor exige una vida melancólica y exenta de toda diversión y placer. No es así, queridos jóvenes. Voy a indicaros un plan de vida cristiana que pueda manteneros alegres y contentos, haciéndoos conocer al mismo tiempo cuáles son las verdaderas diversiones y los verdaderos placeres (…). Tal es el objeto de este devocionario; esto es, deciros cómo habéis de servir al Señor sin perder la alegría“.

Por ejemplo, al animar el oratorio don Bosco fundó la “Sociedad de la alegría”, en un intento por organizar juegos, conversar, leer libros que contribuyeran a la alegría de todos. Estaba prohibido todo lo que produjera melancolía, especialmente la desobediencia a la ley del Señor. Quien blasfemaba, pronunciaba el nombre de Dios sin respeto, hacía discursos malos, se tenía que ir de la Sociedad.

HAPPY
Photo by Vince Fleming on Unsplash

Las bromas y la serenidad para todos de Santo Domingo Savio

Para Domingo Savio, santo muchachito, alumno de don Bosco, “nosotros hacemos consistir la santidad en estar muy alegres y cumplir exactamente nuestros deberes”.

En el tiempo libre, Domingo era el animador del juego y de la alegría. Su manera de comportarse, de hablar, hacía bien a todos. Incluso en medio de la alegría, él era amable y educado.

Si uno hablaba, no lo interrumpía. Pero cuando podía, tomaba la conversación. Sabía contar miles de historias alegres, como también discutir de historia y matemáticas. Si la conversación caía bajo, con murmuraciones, hablar mal de alguien, Domingo sabía cómo animarla de nuevo.

Hacía una broma, contaba una historia divertida, y todos se reían y se olvidaban de los discursos malos. El pensamiento de hacer el bien a todos lo acompañaba siempre.

Su serena alegría, su mansa chispa lo volvían querido incluso por los muchachos que de hecho pensaban distinto a él en relación a la oración y la Iglesia. A todo el mundo le gustaba estar con él, y veían en sus sugerencias el interés de un amigo (Don Bosco Land)

HAPPY

La sonrisa de Santo Tomás Moro

Tomás Moro, apóstol del buen humor, alegre incluso en el patíbulo donde fue decapitado, explicaba: “Todo lo que Él quiere, por muy malo que parezca, es en realidad lo mejor “.

La lección es clara: no existe nada que impida una sonrisa, que justifique el pesimismo o el mal humor.

HAPPY
Photo by Tyler Nix on Unsplash

Alegría, oración y actividad en San Felipe Neri

El objetivo central de la espiritualidad de san Felipe Neri se basaba en el trinomio: alegría, oración, actividad. En estas tres palabras se contenía todo el secreto de la santidad que exigía de sus muchachos.

San Felipe tenía una imagen de la fe y de la religión no como una serie de obligaciones y deberes a respetar sino como una ropa que vestir. Y esta ropa era siempre de fiesta y alegría. Quería que sus muchachos fueran alegres y pasaran el tiempo, además de en oración, en buenas recreaciones o en actividades lúdicas

HAPPY
Photo by AJ Colores on Unsplash

El optimismo cristiano según San Josemaría Escrivá

“El optimismo cristiano no es un optimismo dulzón -escribe san Josemaría Escriba de Balaguer, fundador del Opus Dei- ni tampoco una confianza humana en que todo saldrá bien. Es un optimismo que hunde sus raíces en la conciencia de la libertad y en la seguridad del poder de la gracia; un optimismo que lleva a exigirnos a nosotros mismos, a esforzarnos por corresponder en cada instante a las llamadas de Dios”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.