¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Este “ángel de Auschwitz” llegó al campo de concentración porque llamó a Hitler una calamidad

VENERABLE ANGELA MARIA OF THE HEART OF JESUS
Comparte

El papa Francisco reconoce la virtud heroica de la venerable Ángela María del Corazón de Jesús

María Cecilia Autsch nació en Röllecken, Alemania, el 26 de marzo de 1900. Fue la quinta de siete hermanos, por lo que su padre, August, debía trabajar muy duro como maquinista para mantener a su familia. Él y su esposa, Amalia, eran católicos devotos y cultos y se esforzaban diligentemente en transmitir su fe a sus hijos.

La familia tenía poco dinero, así que cuando María cumplió 15 años se fue a trabajar de niñera. Su madre murió en 1921, así que María tenía que seguir trabajando para ayudar a la familia. María siempre supo que estaba siendo llamada al servicio religioso, así que sentía decepción por no poder seguir su vocación. Pero su familia era lo primero, así que puso su futuro en manos de Jesús.

Por fin, el 27 de septiembre de 1933, pudo entrar en el convento de la Orden Trinitaria en Austria. Era la rama española y eran las primeras religiosas en venir a Austria. La misión de las hermanas era ayudar en la seguridad de la liberación de prisioneros cautivos y también trabajar como enfermeras, maestras y ayudando a los pobres y necesitados.

El 4 de julio de 1934, María Cecilia Autsch recibió su hábito junto con el nombre de Ángela María del Sagrado Corazón de Jesús. El 20 de agosto pronunció sus primeros votos. Sus deberes eran gestionar la enfermería escolar, enseñar bordado, cuidar de los enfermos e incluso ayudar con el trabajo de campo. Por fin, el 28 de septiembre de 1938 hizo sus votos finales.

Por entonces, los nazis ya habían invadido Austria y querían adueñarse del monasterio donde vivían las hermanas. Sor Ángela defendió su hogar y argumentó que legalmente era propiedad española y que los nazis no tenían derecho sobre él. Incluso contactó con el cónsul español en Viena. Los nazis, en un intento de mantener sus actividades algo desapercibidas, cedieron. Sin embargo, ya tenían fichada a sor Ángela María.

El 10 de agosto de 1940, el más inocente de los momentos cambió para siempre la vida de sor Ángela. Había ido a comprar leche y se encontró con unas mujeres que conocía. Empezaron a conversar y Ángela les dijo que había escuchado que los aliados habían hundido un buque alemán y que muchos alemanes habían muerto en el desastre. Terminó diciendo que pensaba que “Hitler era una calamidad para Europa”.

Una de aquellas mujeres austriacas era una simpatizante nazi e informó de Ángela a la Gestapo. Encontraron su archivo previo y fue arrestada poco después. Los cargos eran “insultar al líder” y “sedición de la población”. Todos los intentos de sus hermanas religiosas para obtener su liberación fueron simplemente ignorados; la Madre Superiora suplicó por su liberación al jefe de la Gestapo varias veces, en vano. Ni siquiera el cónsul español pudo salvarla.

Sor Ángela María del Corazón de Jesús pasó 17 días en el brutal centro de detención policial en Innsbruck. Luego le asignaron el número de prisionera 4651. Con su nombre sustituido ahora por un número fue enviada, sin juicio, al campo de concentración para mujeres de Ravensbrück.

Fiel a su vocación de hermana trinitaria, Ángela María, en el lugar más horrendo imaginable, se puso a trabajar de inmediato representando a Jesús. Muchos atestiguaron su infatigable esfuerzo por mantener la dignidad humana. Los guardas la golpeaban frecuentemente pero, según informó una reclusa, “su sonrisa y valentía eran un rayo de sol en el infierno más profundo”.

El 16 de agosto de 1942 fue transferida al campo de exterminio de Auschwitz y asignada al departamento médico. Debido a su buen humor constante, su buena disposición altruista y su esfuerzo por aliviar tanta miseria como pudiera, la conocían como “el Ángel de Auschwitz”. Muchos de los otros prisioneros no tenían ni idea de que era una monja católica.

En octubre de 1942, sor Ángela contrajo el tifus. Nunca se recuperó totalmente de la enfermedad y fue ubicada en el hospital de las SS como enfermera. El 23 de diciembre de 1943, empezó un bombardeo y sor Ángela murió al recibir en su pecho un impacto de metralla que le perforó los pulmones.

El 21 de mayo de 2018, el papa Francisco reconoció las “virtudes heroicas” de la Sierva de Dios Ángela María del Corazón de Jesús. Ahora lleva el título de “Venerable” y continúa la causa para su beatificación.

Venerable Ángela María del Corazón de Jesús, reza por todos nosotros.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.