Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Tengo 16 años y estoy embarazada

PARAMO
Comparte

Marta Páramo, una madre adolescente que cuenta con lo necesario para sacar adelante a su hija y ser feliz

Es otro día más, te preparas, desayunas, tomas los libros y hoy tu preocupación no es si te va mal o no en la prueba de Matemáticas. No, ahora no estás preocupada por tus estudios, no puedes… Porque, pese a tu corta edad, te enfrentas a una prueba mucho más grande, una que va a durar para toda tu vida: otra vida.

Son miles las preguntas que te vienen a la mente: ¿Qué hago con el cole? ¿Y mi futura carrera? ¿Qué dirá mi madre? ¿Y mi padre? ¿Mis hermanos? ¿Mis abuelos? ¿Mis tíos? ¿Mis primos? ¿Y mis amigos? ¿Seré capaz de cuidar a mi bebé, de darle aquello que necesita? ¿Estoy preparada? ¿Cuánto cuesta económicamente mantener un hijo? Y, como no, la pregunta más importante: ¿Seré una buena mamá?

Los datos de la Organización Mundial de la Salud en el 2009 estimaba que cada año dan a luz 16 millones de adolescentes, con edades comprendidas entre los 15 y 19 años. Un 95 % de esos nacimientos se producen en países en vía de desarrollo, lo que representa el 11 % de todos los nacimientos en el mundo.

Las causas pueden ser muchas: falta de información; actitud irresponsable propia de un adolescente; consumo de drogas o alcohol; violencia o abuso sexual; etcétera. Pero más allá de las causas, los que nos gustaría tratar en este artículo es el apoyo psíquico y emocional que necesita una embarazada, y más aún siendo adolescente.

Sea cual fuera el nivel socioeconómico de esta chica, está claro que la primer fuente de apoyo debe provenir de la familia, de los padres. Ciertamente a un padre le costará mucho aceptar la situación que afecta a su hija y, por lo tanto, a su familia, pero es muy importante que la adolescente sienta que en su casa le dan la tranquilidad necesaria en este tsunami que está viviendo.

Tras aceptar la situación, es importante que reciba de su padres el soporte y las orientaciones que necesita las que hace tan solo uno o dos años era una niña. Ahora toca dar seguridad a la hija que en breve amamantará a su bebé, gestado durante los próximos meses en su joven vientre. Dada la corta edad de la madre, los médicos consideran estos embarazos de riesgo, por lo que ofrecer tranquilidad es una imperiosa necesidad, tanto para la madre como para el bebé.

Por otra parte, contar con la aceptación de sus amigos es de suma importancia, especialmente durante la etapa de la adolescencia. Así que el apoyo y la comprensión por parte de amigos contribuye positivamente con el bienestar de la madre. Los amigos tienen que ser otro espacio para contener inseguridades y frustraciones de la madre. Y, por otra parte, ellos recibirán una gran lección de vida.

Es fundamental también que continúe sus estudios. Para ellos los colegios han estar dispuestos para aceptar y a apoyar a estas estudiantes ahora cuentan con una circunstancia muy particular: necesitarán adaptar sus estudios a sus nuevas responsabilidades y recibir facilidades por parte de sus profesores a la hora de realizar los trabajos y exámenes, por ejemplo.

Me acuerdo  de una linda experiencia que tuve en un colegio un poco apartado de la ciudad, dónde su directora preocupada por un curso “especial” nos llamó para que durante una semana diéramos una charla vocacional. ¿Qué tenía de especial este quinto año? En la clase había tres muchachas embarazadas y otra ya había tenido un bebé. La preocupación de estos excelentes docentes era que sus alumnas no continuaran sus estudios, no continuaran con sus sueños. Sabían muy bien que sus vidas habían cambiado, que ahora tenían nuevas responsabilidades, pero no por eso podían dejar de seguir soñando o apostando a un futuro diverso. Quizás lo único que cambiaría serían los tiempos para realizarlo.

¿Y qué pasa cuándo una adolescente no tiene el apoyo de la familia, de sus amigos, ni del colegio?

Seguramente en su zona habrá alguna estructura para apoyarla a ella y a su bebé. Generalmente se puede preguntar en la maternidad o establecimiento dónde se hace los controles. También existen muchas órdenes religiosas que se dedican a atender y brindar apoyo a las mamás solteras.

Lo importante es que lo confíes a alguien y pidas ayuda, tú no estás sola ni tu bebé tampoco…

Y te invito a ver el testimonio de esta joven mamá de 16 años, Marta Paramo:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.