Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La explosiva huelga de camioneros que puso en vilo a Brasil y la región

TRUCKERS
Comparte

Escasez de alimentos, medicamentos y combustibles; una situación que se había transformado en urgente

Emergencia y calamidad pública son tan solo algunos de los conceptos que se instalaron en Brasil en los últimos días a raíz de una crisis vinculada al precio de los combustibles y los camioneros. Esto ha derivado en un escenario de huelga, pero también de desabastecimiento.

En algunas de las grandes ciudades del país sudamericano como San Pablo o Río de Janeiro el escenario desde que comenzó esta paralización ha sido caótico. La situación generó además del bloqueo de rutas un efecto directo a nivel de falta de comida, insumos para hospitales y combustible.

Ante este panorama, el presidente de Brasil, Michel Temer, además de ordenar la intervención de las Fuerzas Armadas para tratar de restablecer el orden, anunció algunas medidas en pos de hacer lugar a algunas de las demandas de los camioneros (entre ellas una baja en el precio de los combustibles).

“Hicimos nuestra parte, las medidas atienden a las reivindicaciones que nos fueron planteadas, quiero manifestar mi confianza en el espíritu de responsabilidad y patriotismo”, expresó Temer en un mensaje televisado.

Sin embargo, a pesar de los anuncios, la huelga continuaba este lunes y la situación seguía agraviándose, a pesar de que también comenzaron a sonar las voces que daban cuenta al fin del conflicto. Centros de estudios sin movimiento, calles paralizadas y una situación que obligaba a una solución rápida.

Por otro lado, los efectos de esta huelga no solo alcanzaron a los propios brasileños en grandes ciudades, sino que también comenzó a hacer ruido en otras zonas de la región, principalmente las fronterizas. Por ejemplo, en ciudades como Rivera, localidad uruguaya al norte del país, o la propia ciudad de Foz de Iguazú (compartida con Argentina y Paraguay) donde se comenzó a detectar un fuerte movimiento en gasolineras y largas filas de personas buscando abastecerse.

 

PROTEST
Fabio Rodrigues Pozzebom/Agência Brasil

“Ellos pueden parar el país”

La crisis generada luego de la decisión de los camioneros también hace recordar el trabajo de la llamada “Pastoral de la Carretera” o Pastoral Rodoviaria, una instancia de acercamiento de la Iglesia hacia los trabajadores del transporte en Brasil. A través de esto es posible desarrollar tareas de misión en autopistas y carreteras. Es común gracias a este acompañamiento, por ejemplo, ver imágenes de celebraciones religiosas arriba de un camión, entre otras.

“La Pastoral tiene el espíritu de llevar a la Iglesia hacia la carretera y mantener la catolicidad en los trabajadores, es decir, crear unión, una vez que la mayoría de los camioneros tienen tradición religiosa, son devotos de Nuestra Señora Aparecida, por ejemplo, y no logran participar en la celebración de la eucaristía por estar trabajando “, expresó a través de un mensaje reciente publicado en el portal de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil el obispo José Carlos Chacorowski, referente en esta área.

Este obispo se ha encargado de manifestar que desea que los camioneros tengan buenas condiciones de vida y hasta hizo referencia a un sentimiento de ellos con respecto a querer acabar con “la corrupción que afecta a los más pobres”.

 “Y esta es una realidad delicada que se crea, mostrando que ellos pueden parar el país”, expresó sobre las paralizaciones de los últimos días.

Pero el obispo también lamentó la cuestión del desabastecimiento causado por los bloqueos de las carreteras y no aprueba las exageraciones, como el uso de la violencia.

Mientras este lunes a última hora comenzaban a sonar voces a favor de una solución desde los propios trabajadores, ojalá vuelva todo a la normalidad de la manera más rápida posible, pues más allá de las legitimidades y la importancia de responder a una situación laboral que tiene vulnerabilidades, el tema estaban golpeando a la sociedad por falta de alimentos y medicamentos, entre otras cosas.

 

Nota de redacción: Con el correr de las horas la Asociación Brasileña de Camioneros (Abcam), principal promotora de la huelga, se mostró a favor de levantar las medidas de fuerza y consideró una “victoria” las medidas adoptadas, algo que generó esperanza con respecto a la gravedad de la situación presentada. 

Tags:
brasil
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.