Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconA Fondo
line break icon

¿Amos del universo o esclavos de las máquinas?

AI

Shutterstock-Lightspring

Esteban Pittaro - Mariano Asla - publicado el 27/05/18

Temores y esperanzas en torno a la inteligencia artificial

Con frecuencia se escucha decir, y no sin algo de razón, que mucho más preocupante que la inteligencia artificial es la estupidez natural. Si puede aprenderse una lección de la historia es que el mayor enemigo de la humanidad rara vez se escondió fuera de las fronteras de nuestra propia especie humana. Para qué preocuparnos por Terminator, si ya bastante tenemos entre nosotros…

El hecho de alimentar temores ante males todavía inciertos o de tejer ilusorias expectativas sobre un paraíso terrenal tecnológico puede resultar un medio eficaz para hacer buenas ficciones, pero puede también ser un interesante factor de evasión. Con recursos de atención que no son infinitos, el temor de los fantasmagóricos robots o las esperanzas utópicas de que la tecnología solucione mágicamente todos los problemas relevantes, pueden distraer nuestras energías de aplicarse a males reales y urgentes, que requieren de acciones sencillas y de eficacia concreta para combatirlos.

Con todo, los defensores de la tesis de la inteligencia artificial general, como el ingeniero de Google Ray Kurzweil, basan sus pronósticos optimistas en un hecho indiscutible y es que la capacidad de procesar información de los computadores ha venido creciendo desde hace 50 años a un ritmo exponencial. Su vaticinio se acomoda a la ley de Moore, por la cual cada dos años se duplica el número de transitores de un microprocesador. Y aunque algunos teóricos especulan con que factores como la dificultad de seguir achicando los componentes electrónicos sin llegar al ámbito cuántico o límites muy poco o nada elásticos producirán un cuello de botella y, finalmente, un amesetamiento tecnológico, lo cierto es que las computadoras son cada vez más potentes y accesibles.

De un lado y del otro

Pero ¿qué tan lejos se puede llegar en ese camino? ¿Podrán las computadoras alcanzar una forma de inteligencia análoga a la nuestra? ¿Podrán superarnos y dominarnos?

Hay pocos campos del desarrollo tecnológico en los que existe tan poco consenso. A vuelo de pájaro y haciendo una supersimplificación, es posible reconocer especialistas relevantes y voces autorizadas en cada una de las posiciones en disputa.

Del lado de los escépticos, y por razones diferentes, encontramos nombres tan reconocidos como los del matemático del siglo XX Kurt Gödell, el filósofo John Lucas, o el físico más contemporáneo Roger Penrose, quien dijo: “La conciencia solo podrá entenderse y ser replicada por una máquina cuando tengamos una nueva teoría física que vaya más allá de la mecánica cuántica. De momento, la idea de que un robot piense me parece divertida como fantasía de ciencia ficción, pero nada creíble desde el punto de vista de la física contemporánea”.

El célebre filósofo de la mente John Searle, por su parte, se manifiesta más bien agnóstico. ¿Podrá una máquina no biológica llegar a pensar? –No lo sabemos–, afirma, porque hasta ahora la única estructura fehacientemente correlacionada con el pensamiento es el cerebro humano, y como no tenemos ni la más remota idea de cómo lo hace, no sabemos si lo vamos a poder imitar o no. Lo cierto, añade, es que si se lograran máquinas pensantes no sería por un crecimiento en la línea del actual procesamiento sintáctico de la información. Estas máquinas necesitarían hacer algo cualitativamente diverso: generar una subjetividad y dar lugar al plano de la semántica.

En la otra orilla, se encuentran los creyentes, aquellos que entienden que la Inteligencia Artificial fuerte es un hecho que más tarde o más temprano se va a producir. Entre éstos, algunos lo viven con una esperanza cuasi religiosa, postulando que con el advenimiento de esa superinteligencia la especie humana podrá librarse por fin de los límites del cuerpo biológico. Las mentes humanas, cargadas (*uploaded*) en una especie de megacomputador universal, tendrán poderes aumentados y podrán no sufrir y no morir. Un estado de potencia y beatitud sin precedentes: algo así como el paraíso en la tierra. Claro está, que sin humanos como hoy los conocemos. Quizás Ray Kurzweil, quien vaticinó que para 2029 las computadoras tendrán nivel humano de inteligencia, y Ben Goertzel, creador del robot Sophia, sean los exponentes más conspicuos de este horizonte.

No han faltado tampoco ni faltan los temerosos, de espíritu Frankesteiniano, que ven en la Inteligencia Artificial una amenaza a la preeminencia e incluso a la conservación de la especie humana. Elon Tusk, fundador de los coches eléctricos Tesla, y el periodista Jay Tuck han salido a la palestra con algunas declaraciones en ese sentido. Tuck, experto en Defensa, es contundente: nos matará.

Finalmente, algunos creyentes realizan una valoración ambivalente, afirmando, como el filósofo transhumanista Nick Bostrom, que la Inteligencia Artificial puede ser un aliado formidable o un peligro como no hubo otro en la historia. En esa línea podríamos ubicar además al propio Stephen Hawking, sobre todo sobre el final de su vida, quien consciente de los riesgos cree que si es controlada, podría ser positiva.

La batalla más importante

Sobre todas las cosas, estos escenarios de ficción constituyen una excelente oportunidad para reflexionar sobre nosotros mismos. Si entendemos que la tecnología, como sostiene Luciano Floridi, cumple más bien un rol amplificador, veremos que en sí misma no es buena ni mala, ni Dios ni demonio, simplemente un potenciador de lo que somos nosotros mismos.

Por eso, la batalla decisiva difícilmente se pelee en ambientes lejanos y contra enemigos cibernéticos, si antes no se perdió otra batalla más fundamental en nuestros propios corazones. Es en el corazón humano donde se gestan los crímenes abyectos y los actos de amor heroico. Si aceptamos y vivimos con responsabilidad el sitial de privilegio que Dios nos ha concedido, no toleraremos amenazas a la dignidad humana y avanzaremos en genuinos (y factibles) proyectos de florecimiento personal. Proyectos abiertos a la trascendencia.

Tags:
inteligencia artificialneurociencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.