¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

La historia de inmigración de Padre Pío: Los sacrificios de su padre le llevaron al sacerdocio

GRAZIO,FATHER OF PADRE PIO
Public Domain
Comparte

El santo místico no habría entrado en la vida religiosa si su padre no hubiera ganado dinero extra en EE.UU. y Argentina

Padre Pío nació en una pobre familia campesina en el pueblo de Pietrelcina, Italia. Tenían poco dinero, y sus padres no sabían leer ni escribir. Y sin embargo, los padres del pequeño Francesco (el nombre de nacimiento de padre Pío) tenían grandes esperanzas de que su hijo pudiera seguir un día su llamada al sacerdocio.

De joven, el muchacho relató a sus padres el deseo de ser religioso, y ellos pidieron a la comunidad local de frailes capuchinos que le aceptaran. En ese momento, el pequeño Francesco había realizado solo tres años de escuela, y los frailes le dijeron que necesitaba más si quería ser admitido.

Convencido de que su hijo estaba destinado a ser sacerdote, el padre, Grazio, convirtió en prioridad el ganar el dinero necesario para dar a su hijo una educación adecuada. En lugar de buscar trabajo en los alrededores, Grazio viajó a la “Tierra de las Oportunidades”, los Estados Unidos de América.

Grazio trabajo como obrero en 1898 en Long Island, y en Flushing (Nueva York). Después, en 1910, emigró a la Argentina. Con su trabajo, logró enviar suficiente dinero a casa para pagar a un profesor individual para su hijo, el cual, en 1903, a los 15 años, pudo entrar en el noviciado capuchino, y comenzar así su camino hacia el sacerdocio.

Según cuenta un pariente de la familia, “Cuando [Grazio] volvió a Pietrelcina, la gente le preguntaría, ‘¿dónde encontraste trabajo, dónde estuviste?’ En un pequeño enclave italiano allí en Flushing”. Esta es la razón de que algunos parientes del Padre Pío se trasladaran a Nueva York, creando una relación única entre el popular santo italiano y los Estados Unidos.

En resumen, que uno de los Santos más populares de todos los tiempos pudo ser sacerdote gracias a que su padre fue inmigrante.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.