Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Monja asesinada tras el discurso de Ratisbona será beatificada el 26 de mayo

Leonella Sgorbati
Unknown | Fair Use
Comparte

El papa Francisco reconoció a sor Leonella Sgorbati como mártir

Una monja que fue asesinada en el alboroto tras la acusación a Benedicto XVI de criticar el islam en un discurso que dio en Ratisbona, Alemania, será beatificada este sábado en Italia.

Sor Leonella Sgorbati fue asesinada el 17 de septiembre de 2016 en Mogadisciu, donde trabajaba en un hospital infantil. Tenía 65 años y llevaba trabajando en África unos treinta y cinco años, cinco de ellos en allí en Somalia.

Fue tiroteada al salir del hospital infantil y en dirección al convento, a pocos metros en la misma calle. Su guardaespaldas y conductor, Mohamed Osman Mahamud (padre de cuatro hijos) también murió.

Aunque la muerte de la monja se produjo como respuesta al discurso de Ratisbona, muchos musulmanes de Somalia condenaron su asesinato, reconociendo el servicio que había dado allí desde 2001.

Según las Hermanas Misioneras de la Consolata, sus últimas palabras fueron: “Los perdono, los perdono, los perdono…”.

El domingo después de su muerte, Benedicto XVI la mencionó en su discurso antes de celebrar el Ángelus de mediodía:

A algunos se les pide a veces el testimonio supremo de la sangre, como sucedió hace pocos días también a la religiosa italiana sor Leonella Sgorbati, que cayó víctima de la violencia. Esta religiosa, que desde hacía muchos años servía a los pobres y a los pequeños en Somalia, murió pronunciando la palabra “perdón”: he aquí el testimonio cristiano más auténtico, signo pacífico de contradicción que demuestra la victoria del amor sobre el odio y sobre el mal.

Somalia estaba envuelta en un conflicto más amplio, con décadas de gobierno inestable, como reconoció la misma hermana Leonella.

“Sé que hay una bala que lleva mi nombre. No sé cuándo llegará, pero mientras no llegue, seguiré [en Somalia]”, dijo sor Sgorbati en una entrevista televisiva en marzo de 2006 en Italia.

Sor Sgorbati fue reconocida como mártir por el papa Francisco en noviembre de 2017.

Ratisbona

Aunque atribuible a una simple malinterpretación, la agitación en torno a las palabras del Papa en Ratisbona se convirtió en uno de los problemas más destacados de su pontificado.

Benedicto XVI hizo varios esfuerzos para aclarar la situación, incluyendo dirigirse a los embajadores en el Vaticano de naciones de mayoría musulmana el 25 de septiembre de 2006, pocos días después de la muerte de sor Leonella.

Transmitió a los diplomáticos que continuaba el trabajo emprendido por Juan Pablo II, firme en el contexto del Concilio Vaticano II:

Deseo vivamente que las relaciones inspiradas en la confianza, que se han entablado entre cristianos y musulmanes desde hace muchos años, no sólo continúen, sino que se desarrollen con espíritu de diálogo sincero y respetuoso, fundado en un conocimiento recíproco cada vez más auténtico que, con alegría, reconozca los valores religiosos comunes y, con lealtad, respete las diferencias.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.