¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Supera una meningitis y construye un coche eléctrico con sus manos

PURE
Cortesía Carlos Rodríguez de Santiago
Comparte

Un profesor de Educación Física de instituto de Murcia (España) logra fabricar un automóvil con 300 km de autonomía.

Otro en su lugar se habría puesto a elaborar cupcakes, pero a Carlos Rodríguez de Santiago, Charly de toda la vida, lo de superar la meningitis le dio tal empuje que acaba de presentar en sociedad un coche de los que aparecen en las películas del futuro.

Es un deportivo descapotable y eléctrico con todo lujo de detalles, y ha sido íntegramente fabricado por este señor, que el 15 de septiembre de 2011 fue diagnosticado de una peligrosa meningitis. Superado aquel trance, se decidió por un reto que hoy lo convierte en uno de los hombres singulares del planeta.

Es difícil no asociar a Carlos Rodríguez de Santiago a la figura de Isaac Peral, el inventor del primer submarino militar de la Historia. Aquella nave -el Peral- se exhibe ahora como monumento popular en Cartagena (Murcia, España), muy cerca del Cabo de Palos, donde reside este profesor de Educación Física.

¿Qué cara deben de poner sus alumnos del Instituto de Educación Secundaria Las Salinas del Mar Menor cuando ven que su profe ha creado un “ser” con autonomía de 300 kilómetros y con todas las prestaciones, incluido el nombre en la tapicería? “Se llama Pure -afirma-porque es puro eléctrico, por su pureza, porque no contamina, porque es de líneas clásicas, porque no consume energía contaminante”, explica.

PURE
Cortesía Carlos Rodríguez de Santiago

Charly afirma que siempre intenta “pensar en lo positivo de la vida”. Antes de la meningitis, ya le llamaban la atención los coches, concretamente los kit-car que uno se construye pieza a pieza. El modelo que a mí me gustaba y vendían en Factory 5 costaba 12.000 euros y lo vas haciendo tú”.

“Háztelo tú desde el principio”

Pero una vez superada la enfermedad, se dijo: “Háztelo tú desde el principio”. 

Charly no sabía ingeniería ni mecánica, pero se puso a estudiar. Y ahí está ahora el resultado:

PURE
Cortesía Carlos Rodríguez de Santiago

-¿Qué lección ha aprendido de todo esto? 

Que está muy bien eso de equivocarse, porque te equivocas muchísimo, repites y te empeñas hasta llegar a la cosa que vale la pena. Eso es lo que he hecho yo, que soy muy tonto. Y equivocarme ni me da miedo ni me humilla.

-¿Hay momentos malos?

-Cierto que sí, pero soy corredor de maratón y sé que los últimos 192 metros son los más largos de la carrera. Los últimos 7 kilómetros te los recorres sufriendo. Pero llegar es una gozada.

El siguiente paso con el deportivo está por definir, porque “homologar a título individual un vehículo así en la Unión Europea es muy difícil”. Otra opción sería hacer una serie corta, para lo cual necesita inversores que le cubran 200.000 euros. La tercera, vender el proyecto a un tercero. Y la cuarta, si no hubiese homologación de ningún tipo, “sería pensar que en casa tengo el pisapapeles más caro y grande del mundo”.  El buen humor no le falta.

Casado y con una hija de 5 años, Charly pertenece a una familia de 11 hermanos. Asegura que “eso puede ser lo mejor que te puede pasar. Te animan, te acompañan en la lucha. La familia -habla de los 6 años que ha tardado en construir el automóvil de sus sueños, de la meningitis y de todo- es la mejor ayuda. Nunca nos hemos peleado”. [Tomo nota del último dato, a ver si se me pega algo; lo del coche… mejor lo dejamos].

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.