Aleteia

El secreto para vivir: vivir

LIFE
Simona pilolla 2 - Shutterstock
Comparte

La importancia de vivir, presentes en el presente, disfrutando de cada respiro…

Se dice que exceso de pasado provoca depresión y de futuro ansiedad. ¿Y de presente? ¡Felicidad!

Nadie dijo que vivir con los cinco sentidos puestos en el momento fuera sencillo; ese es el gran reto diario, hacerlo, y es muy necesario para realmente disfrutar de este maravilloso regalo, que por algo se llama presente. 

Vivir en el aquí y en el ahora cuesta y mucho porque generalmente estamos llenos de preocupaciones, del qué pasará, del mañana. O bien, de lo que fue o de lo que pudo haber sido.

El pasado ya se fue. El futuro siempre será incierto. Por lo tanto, uno de los secretos para disfrutar de la vida y sentirnos felices y agradecidos con lo que somos y tenemos está en poseer el hoy, en hacer el presente mío, totalmente mío.

Hay que tomar el presente y vivirlo como la única cosa que con certeza poseemos en el momento y hacer valer cada segundo.

Hay que intentar ser positivo y encontrar una luz -por pequeña que sea- en la oscuridad. Es decir, encontrar el sentido a cada cosa que pasemos y abrazar el hoy en su todo dejando fuera esa “actitud ojalatera” que a veces nos invade: “Ojalá las cosas fueran diferentes… Ojalá tuviera más dinero… Ojalá…”

Date cuenta de que cada momento, con sus accidentes o circunstancias, importan.  Date el tiempo no solo para observar la vida, sino para vivirla. No eres solo espectador, sino el personaje principal de ella.

Todo cuenta, todo. Disfruta de cada respiración que tomas, de esa ducha caliente en un día helado.

Si tan solo entendiéramos que la bondad está frente a nosotros todo el tiempo y simplemente nunca la vemos porque estamos llenos de pasado o de futuro, inquietos por cosas que casi nunca están en nuestro control.

La felicidad no depende del cuerpo en el que uno haya nacido o de las circunstancias que estamos viviendo, sino de la actitud de vida que tengamos y de estar presentes disfrutando el aquí y el ahora.

Y para muestra las palabras de Ana Pau que sin duda te darán una lección de vida de cómo vivir el presente con todas sus eventualidades…

El otro día soñé. Soñé que tenía una vida libre de hospitalizaciones, catéteres, dolor, sondas de alimentación, procedimientos dolorosos; que no necesitaba alimentación directamente a mi sangre; no más medicinas fuertes para el dolor; no más convulsiones o experiencias cercanas a la muerte.

Una vida donde puedo caminar cuanto yo quiera sin sentir que me voy a desmayar. Una vida donde no tengo miedo cada noche que me voy a dormir de no despertar al día siguiente.

Una vida donde puedo ser una adolescente normal, donde puedo comer lo que yo quiera. Donde mi sueño de convertirme en oncóloga pediatra no sea casi imposible de alcanzar. Una vida donde no ver sufrir a mis papás, hermanos, familiares y amigas por mí.

Mi sueño es un cuerpo libre de enfermedad, un corazón lleno de alegría y vacío de miedos ni de órganos fallando uno por uno. No más enfermedades progresivas y con mal pronóstico.

¡Ese es el deseo más anhelado de mi corazón! ¡Por ese deseo no voy a dejar de luchar!! ¡Porque sé que se va a cumplir ya sea aquí o en el cielo!

¡Solo tengo que seguir luchando y no perder la esperanza! ¡El chiste está en disfrutar! Sé que mi vida está lejos de ser normal, pero eso no significa que no pueda disfrutar.

¡Aunque todo implique más cuidados, esfuerzo físico, y haya cosas que no pueda hacer la vida vale mucho la pena!”

Así que el secreto para vivir, ¡vivir! Con confianza disfrutando cada segundo y con la certeza de que siempre lo mejor está por venir.

La vida está en el aire, en cada sonrisa que observas, en cada saludo que devuelves, en cada acto de bondad que regalas, en cada historia que compartes.

La vida tiene su propia magia, ¡atrévete a sentirla! Decídete a vivir hoy bien en el presente y a pesar de… Si de alguna manera puedes cambiar tu vida eligiendo ser feliz cambiarás no solo la tuya, sino la de muchos. 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.