¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Anna quería abortar. Papa Francisco la llama y la convence de que no lo haga

Antoine Mekary | ALETEIA
Comparte

La mujer, divorciada, había quedado embarazada de un hombre que ya tenía familia. El embarazo no deseado empezó a angustiarla...

No quería seguir con el embarazo. Porque el hombre que la había dejado embarazada no iba a reconocer al niño. Ante ella, la única solución que se le ofrecía era el aborto.

Después una llamada, inesperada. Del otro lado del teléfono está el Papa Francisco, que como un buen padre la hace razonar y le explica por qué vale la pena llevar adelante el embarazo. Anna, italiana, recibe en esos días la llamada que cambia para siempre su vida. Acepta el consejo De Francisco y decide no abortar. Un cuento con final feliz.

La petición del hombre

Anna es una mujer divorciada. Cuenta Credere (21 mayo), que tras haber perdido el trabajo, decide trasladarse de Roma a Toscana. Aquí descubre que está embarazada, pero de un hombre que ya tiene una familia. Y no quiere reconocer al niño. Él la presiona, ella es débil, y cede a su pedido: abortar.

Antes de hacerlo, sin embargo, decide escribir una carta a una persona especial. Pone su historia en blanco y negro; en el sobre la dirección es clara: “Santo Padre Papa Francisco, Ciudad de Vaticano, Roma”. Echa al correo la carta sin pensar demasiado. Luego, pocos días después el teléfono comienza a sonar.

“He leído su carta”

En el teléfono aparece un número desconocido, con el prefijo de Roma. Responde y queda petrificada: “Hola Anna, soy el papa Francisco. He leído tu carta. Nosotros cristianos no debemos perder la esperanza, un niño es un don de Dios, un signo de la Providencia”.

“Sus palabras llenaron mi corazón de alegría, cuenta Anna. Me dijo que había sido muy valiente y fuerte por mi hijo”.

En esos largos minutos al teléfono con el papa Francisco, Anna advirtió que su voluntad no es matar la vida que lleva en el vientre. Expresa a Francisco su verdadero deseo, es decir, no interrumpir el embarazo, y luego le dice que tiene la intención de bautizar a ese hijo que llega, pero que tiene miedo de que no sea posible porque es divorciada.

“Que sepas que yo estoy siempre”

El Papa le responde con la sencillez de un auténtico pastor: “Estoy convencido que no tendrás problemas en encontrar a un padre espiritual y luego – añadió – en caso contrario, que sepas que siempre estoy yo”.

Y así concluyó la llamada telefónica que cambió para siempre la vida de Anna.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.