¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Estos extraordinarios milagros llevaron a santa Rita a la canonización

SAINT,RITA CASCIA
Comparte

La “Santa Patrona de lo Imposible” siempre ha estado asociada con lo milagroso

Santa Rita de Casia fue una mujer humilde y santa que vivió en el siglo XV. Tanto durante su vida como después de su muerte, santa Rita fue una poderosa intercesora, siempre rezando por los más necesitados.

Tras morir de tuberculosis, Rita fue casi de inmediato vinculada a múltiples milagros. Según el escritor Bert Ghezzi, “tres días después, Domenico Angeli, un notario de Casia, registró once milagros que ocurrieron justo tras la muerte de la santa”.

Desde entonces, ha sido ampliamente reconocida como intercesora milagrosa, con innumerables milagros que ocurrieron a través de su intercesión celestial, en especial en causas imposibles.

Sin embargo, no fue hasta el 1900 que Rita fue oficialmente canonizada. Hicieron falta tres milagros increíbles para preparar el camino de su canonización, demostrando que los fieles pueden rezar sin dudarlo a esta poderosa santa. Aquí hay un registro de estos tres milagros, según se notificaron en el decreto oficial de canonización.

El primer milagro consiste en un aroma agradable que emana de los restos del cuerpo de la Santa, cuya existencia está confirmada por muchos testigos de confianza y tradición fiable, de modo que dudar de este hecho sería absurdo; además, no puede darse causa natural a la existencia de este olor, como vemos en la investigación física que ha sido realizada por hombres de la mayor habilidad en estos temas. Es más, este perfume se dispersa de una manera por encima de las leyes habituales de la naturaleza. De ahí que deberíamos convencernos de que esta fragancia tiene su origen en la intervención divina.

Otro milagro le sucedió a Elizabeth Bergamini, una joven con riesgo de perder la visión a causa de la viruela. Sus padres, tras la certidumbre de los médicos de que la enfermedad de la joven era tan grave que la ayuda médica sería inútil, decidieron enviarla al convento de San Agustín en Casia, suplicando con fervor a santa Rita que librara a su hija de la ceguera. Al su llegada al convento, la niña iba vestida con un vestido votivo en honor de santa Rita. Después de cuatro meses, cierto día Elizabeth gritó que podía ver. Junto con las monjas, empezó de inmediato a dar gracias a Dios por provocar este milagro a través de santa Rita.

El tercer milagro le ocurrió a Cosimo Pelligrini, que sufría de gastroenteritis catarral crónica y de una aflicción hemorroidal tan grave que no había esperanzas de recuperación. Un día, al volver de la iglesia se sintió tan débil por un nuevo ataque de su insoportable enfermedad que estaba rayano a la muerte. Los médicos reunidos le ordenaron recibir los últimos Sacramentos, que recibió postrado en la cama con todo pronóstico de estar próxima su muerte, cuando de repente pareció ver a santa Rita en actitud de bienvenida. Acto seguido le regresaron su anterior fortaleza y apetito y en un periodo de tiempo muy corto fue capaz de hacer las labores de un hombre joven, aunque ya era un hombre de edad avanzada, septuagenario.

Aquí tenéis una oración tradicional a santa Rita para su intercesión en causas imposibles.

Oh Santa Patrona de los necesitados, Santa Rita, cuyas plegarias ante el Divino Señor son casi irresistibles, quien por la generosidad en otorgar favores has sido llamada Mediadora de los sin esperanza e incluso de lo Imposible; Santa Rita, tan humilde, tan pura, tan mortificada, tan paciente y de tan compadecido amor por Jesús Crucificado que podrías obtener de Él cualquier cosa que Le pidas. A cuenta de esto recurrimos confiados a ti, esperando, si no siempre alivio, al menos consuelo. Sé favorable a nuestra petición, mostrando el poder de Dios a nombre de este/a suplicante, sé generosa con nosotros, como lo has sido en tantos casos maravillosos, para la más grande gloria de Dios, por la divulgación de tu propia devoción y por el consuelo de aquellos que confían en ti.

Prometemos, si nuestra petición es concedida, glorificar tu nombre, informando del favor concedido, para bendecir y cantar tus alabanzas por siempre. Confiando entonces en los méritos y poder ante el Sagrado Corazón de Jesús, te rogamos: [mencionar petición]. Reza por nosotros, oh Santa Rita, para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo