Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Con este signo vencerás, la batalla de ¿san Constantino?

LABARUM
Comparte

La asombrosa historia de cómo la victoria militar de un emperador pagano cambió para siempre el curso del cristianismo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Era el 312 d. C y Roma era regida por un gobierno tetrárquico impuesto por Diocleciano. Gobernaban dos augustos, uno en la parte oriental del imperio y el otro en la parte occidental, y cada uno era apoyado por un césar que heredaban la jefatura a la muerte de los primeros. El sistema funcionó correctamente hasta la muerte y renuncia de los primeros augustos y cesares: Diocleciano y Maximiano en Oriente; Galerio y Constancio Cloro en Occidente.

Con los puestos vacantes, comenzaron las conspiraciones y traiciones, creándose una serie de conflictos que llevaron a la guerra, sobre todo por la rivalidad de los herederos más poderosos: Constantino, hijo de Constancio Cloro, y Magencio, hijo de Maximiano.

Constantino, después de haber conquistado fácilmente el norte de Italia, se dirigió a la capital y estableció el campamento con sus soldados en la zona llamada Malborgheto. Aunque Constantino era un hábil estratega y tenía grandes guerreros muy bien preparados, estos en cantidad eran muchos menos que las tropas de Magencio. Se dice que Constantino contaba con 40.000 hombres frente a 100.000 de Magencio.

Sin embargo, cuenta la leyenda que el 27 de octubre, Constantino tuvo una visión de la señal de la cruz en la que una voz le dijo en latín: “in hoc signo vinces”, “con este signo vencerás”. Según Eusebio de Cesárea y Lactancio (hagiógrafos de la época), Constantino mando pintar una cruz latina con su parte superior en forma de P, llamada crismón, en todos sus estandartes, en obediencia a la misteriosa voz celestial.

El día 28 Magencio se preparaba para el ataque en la zona del Ponte Milvio, puente que hizo destruir para poder acorralar a las tropas de Constantino al otro lado del río Tíber, y un poco más arriba del río construyó un puente de madera para que sus tropas pudieran pasar y atacar a los soldados de Constantino. Estos, al verlos llegar, se dieron cuenta que sus caballos estaban desprotegidos, así que mataron a los caballos, y los soldados de Magencio cayeron sin escapatoria con sus pesadas armaduras. Los que quedaban quisieron retroceder por el puente provisional, que no soportó tanto peso. Cayeron todos, incluso Magencio, y el río se los llevó.

Esta es una síntesis de la historia, que si se cuenta con detalle es bastante larga y tiene muchas versiones. Pero lo importante es que, desde ese día, cambia la historia del cristianismo, la del imperio y la de la humanidad.

Tras su victoria, Constantino queda como único emperador, y con la promulgación del Edicto de Milán, en el 313 y en agradecimiento a la victoria obtenida bajo la protección de Cristo, establece el cese definitivo de los abusos violentos llevados a cabo contra los cristianos, que comenzó con Nerón, permitiéndoles profesar su fe libremente. No sólo a los cristianos, sirvió también para las demás religiones, permitiendo que cualquier persona pudiese adorar a la divinidad que eligiese.

¿Constantino santo?

Ahora bien, una cosa debe quedar clara: Constantino fue un gran emperador, permitió la libertad religiosa, su madre Santa Elena sí era una devota cristiana bautizada, y él, por su gran amor filial, hizo importantes donaciones a la Iglesia, apoyando la construcción de templos y dando preferencia a los cristianos como colaboradores personales.

Pero Constantino personalmente no profesaba la fe cristiana, y lo podemos ver hoy en el famoso arco de Constantino, que se encuentra en diagonal al majestuoso Coliseo. El neo emperador, después de obtener la victoria en la batalla del Puente Milvio, mandó erigir un arco triunfal, construido en el 315 para celebrarlo. El arco está decorado con imágenes de la victoria con trofeos y sacrificios a dioses como Apolo, Diana, y Hércules, y no posee ningún simbolismo cristiano.

En el 321, Constantino dio instrucciones para que todos, cristianos y no cristianos observaran el “venerable día del sol”, que hacía referencia a la esotérica adoración oriental al sol. El día del Sol (actual domingo) estaba dedicada al Sol Invictus, divinidad pagana que había cobrado especial importancia en el culto imperial. Sólo que los cristianos lo adoptaron como “día del Señor”.

Y tengamos en cuenta otra cosa importante, el emperador era también considerado un dios, y esta es la razón que desde el principio había generado el conflicto con los cristianos, pues se les obligaba a rendir culto y sacrificios al emperador, a lo que se negaron rotundamente ya que adoraban a un solo Dios.

Así que, si Constantino decidía convertirse al cristianismo, perdía en cierta forma su “divinidad” y con ella gran parte de su poder. Por eso se dice que no quiso ser bautizado hasta cerca de su muerte en el 337.

La Iglesia Católica Apostólica Romana, agradece mucho al gran emperador Constantino por todo lo que hizo por los cristianos, tanto es así que muchas veces veremos su imagen en algunas de las grandes basílicas de Roma (en el museo Vaticano hay una entera sala que cuenta la historia, obra magnífica de Rafael; y una espectacular estatua de Bernini a la entrada de la basílica de San Pedro), pero no está dentro de su santoral, nunca fue canonizado.

En cambio la Iglesia Ortodoxa venera a Constantino I como santo y su fiesta es el 21 de mayo. También figura en el calendario luterano de los santos.

 

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.