Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 15 abril |
San Damián de Molokai
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Para qué sigo viviendo?

ZASMUCONA KOBIETA

Jovana Vukotic/Stocksy United

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/05/18

Cada día me despierto con la necesidad de cuidar como un tesoro la esperanza que aviva el fuego de mi alma

Me gusta la mirada de los discípulos en el cenáculo. Miran a María: “Todos ellos perseveraban juntos en la oración en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos”. En la misma habitación: “Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar”. Reunidos allí con miedo: “Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos”.

Tenían miedo de perder la vida. Ya no estaba Jesús a su lado. No sentían su abrazo. Estaban con miedo. Jesús había ascendido ante ellos y no se imaginaban la vida sin Él. El miedo a la soledad. El miedo al fracaso.

Y buscan el refugio de aquel cenáculo que tan bien conocían. Con las puertas cerradas. Pero ahora en oración. Algo ha cambiado. Las apariciones. La presencia constante de Jesús en esos cuarenta días. Las palabras que sostenían sus pasos.

Ya no pueden dudar. Perseveran en oración. Me gusta esa imagen. No están solos. Están unidos. Los unos con los otros. Ninguno se ha ido a su aldea. Todos forman parte de una comunidad.

La comunión del cenáculo me conmueve. Comparten todo. Alegrías y penas. Dolores y esperanzas. Todo forma parte de su camino. No se separan. No buscan cada uno su lugar. Están en el mismo sitio. En ese lugar en el que el eco de las palabras de Jesús permanece vivo. La última cena. Este es mi cuerpo. Y mi sangre. Y poco después el dolor de Getsemaní, la persecución y la muerte. ¡Cómo olvidar tanto dolor!

Ahora sólo tienen que perseverar en oración. ¿Qué esperan? No lo saben. Pero la palabra perseverancia está unida a la esperanza.

Persevero porque espero. Porque quiero que mi vida valga la pena. Quiero que ocurra algo que cambie mi tristeza en alegría plena. Busco un sentido.

Leía el otro día: “Ser hombre implica dirigirse hacia algo o alguien distinto de uno mismo, bien sea realizar un valor, alcanzar un sentido o encontrar a otro ser humano. La preocupación primordial del hombre no es gozar del placer, o evitar el dolor, sino buscarle un sentido a la vida[1].

Lo primero en la vida es encontrar un sentido a lo que hago. Un rumbo. Una meta por la que luchar. Algo que despierte todas las fuerzas de mi corazón. El amor es el que da sentido a mi sufrimiento y a mi entrega.

Juan Pablo II comenta: “El hombre no puede vivir sin amor. Su vida carece de sentido si no se le revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y lo hace propio, si no participa en él vivamente”[2].

Los discípulos ese día se unen para buscar un sentido a sus pasos. Para entender por dónde tienen que ir.

No se aíslan con dolor y angustia. Se animan continuamente. Se aman. Se sostienen los unos a los otros.

María los sostiene. Los mira por la espalda mientras cargan con el peso de sus miedos. Ellos se apoyan los unos en los otros. Miran a María.

Es conmovedor ver su fragilidad y su necesidad de compañía. Se buscan. Se necesitan. María los anima a rezar. Buscan el sentido de tanta lucha. Esperan y confían.

Cuando pierdo la esperanza dejan de tener sentido muchas cosas en mi camino. Mis dolores ya no se justifican. Me aíslo.

Necesito buscar siempre un sentido. Encontrar una razón por la que luchar, por la que sufrir, por la que vivir y morir.

El sentido verdadero me lo da Dios. ¿Para qué me ha dado la vida? Para amar. Yo busco en mi corazón las razones más verdaderas. Las primeras de todas.

Busco dentro de mí el amor recibido. El amor que he dado día tras día. Busco el sentido de mis pasos desde que me levanto. ¿Para qué sigo viviendo?

Cada día me despierto con la necesidad de cuidar como un tesoro la esperanza que aviva el fuego de mi alma.

Dios me necesita alegre y confiado. Muchos me necesitan con esperanza. Todavía no he realizado la misión de mi vida. Quiero vivir siempre con un sentido.

Cada mañana renuevo el sentido de mis pasos. Dar amor a los que no tienen. Cargar las piedras que otros cargan, con ellos, perseverante. Sostener los pasos del que está herido. Abrazar los sueños del que comienza a soñar. Luchar.

Pienso en mis prioridades, en mis sueños, en mis esperanzas: Pero tú, ¿qué estás viviendo dentro de ti? ¿Cuáles son tus prioridades personales, las que tú quieres vivir realmente o que quieres darle un especial énfasis? Lo que quiero ofrecerte es vivir con un sentido personal todo lo que tengas que hacer en un día típico de tu vida a partir de hoy[3].

Ojalá viviera cada día con un sentido. Para esto he venido al mundo. Para esto me da Dios la vida. Cada día. Cada hora. Sueño con ser fiel. Con perseverar en oración junto a María.

[1] Viktor Frankl, El hombre en busca de sentido

[2] Giovanni Cucci SJ, La fuerza que nace de la debilidad

[3] Edgardo Riveros Aedo, Focusing desde el corazón y hacia el corazón

Tags:
espiritu santo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
7
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.