Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Tus empleados están hablando español, cuando deberían estar hablando inglés: Esto es Estados Unidos”

AARON SCHLOSSBERG
Capture viral video
Comparte

Un acto de racismo se vuelve viral

En Estados Unidos viven, actualmente, 56.5 millones de personas que se identifican como hispanos. Y 18 por ciento de los 327 millones de personas que habitan la Unión Americana hablan español. Evidentemente, es el segundo idioma “oficial” del país. Y, por cierto, el primero que llegó de Europa (se tiene noticia que la primera ciudad española, San Agustín, en la Florida, data de 1565).

La ola racista que se ha levantado –sobre toda en contra de mexicanos y centroamericanos— por las duras políticas migratorias y comentarios personales del presidente Donald Trump (ayer mismo dijo que muchos migrantes que llegaban por la frontera sur no eran personas sino eran “como animales”) han multiplicado los incidentes de odio.

El pasado miércoles un hombre, un abogado que los medios estadounidenses han identificado como Aaron Schlossberg, protagonizó un hecho (captado con la cámara de un celular anónimo) que se ha convertido en viral. El sujeto, al escuchar que unos empleados de un restaurante de Manhattan hablaban en español llamó al gerente y le dijo: “Supongo que son indocumentados, así que mi siguiente llamada será al ICE” (el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos).

Los empleados ni siquiera se habían dirigido a él, estaban platicando en español entre ellos y con un cliente, pero eso desató la furia del abogado (cuyo despacho se anuncia con atención y servicios jurídicos en español) quien amenazó al gerente diciéndole: “Tus empleados están hablando español a los clientes, cuando deberían estar hablando inglés. Esto es Estados Unidos”.

Y dando muestras de su fineza, exclamó: “Si tienen los h***** de venir aquí y vivir de mi dinero, yo pago por su bienestar, yo pago para que puedan estar aquí, lo menos que pueden hacer es hablar inglés”. Y más adelante, como si fuera una falta enorme hablar en español, amenazó al gerente y al personal con “darle seguimiento” al tema, en el más puro estilo de los cazadores de judíos en la época del nazismo.

Acto seguido, arremetió contra quien lo estaba grabando y los comensales, empezaron a llamarle “ignorante” y el sujeto se alejó. El gerente del restaurante le dijo al diario New York Daily News que aunque estaba furioso, no quiso responderle al hombre de la misma forma. “Es un cliente, así que tuve que ser profesional y pedirle que se fuese. Eso fue lo que hice”, le dijo al medio neoyorquino.

Según el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en su cuenta de Twitter, “la diversidad de la gente en Nueva York es la que le da fuerza; los 8.6 millones de personas que llaman a este sitio su hogar, hablan cerca de 200 idiomas: ellos son neoyorquinos y todos son bienvenidos”. En la plataforma Change.org una petición exigiendo la inhabilitación del abogado, misma que ha reunido hasta el momento más de 5,000 firmas.

Los actos aislados de odio, como el protagonizado en el restaurante de Manhattan, se han elevado de manera constante desde que en 2017 la administración de Trump se hizo de la Casa Blanca. Y también han aumentado los grupos de odio. El Southern Poverty Law Center documentó 954 grupos de odio activos en Estados Unidos durante 2017. Según esta misma institución, los grupos neonazis crecieron 22 por ciento tan solo el año pasado.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.